Vísperas del natalicio de Martí noticias de Gerardo y Antonio

Entre los habitantes de la Mayor de Las Antillas resultan familiares los nombres de Gerardo y Antonio, dos de los Cinco antiterroristas presos injustamente en cárceles norteamericanas. Hace días no escuchaba hablar del primero sobre el que la “justicia” de Estados Unidos descarga todo su odio polìtico hacia la Revolución Cubana.

Una amiga solidaria de Francia, Jacquelline Roussie, identificada plenamente con la causa de los Cinco, hizo llegar al doctor Ulises Sosa Salinas, médico de profesión y poeta camagüeyano, un mensaje de Gerardo Hernández Nordelo.

La Roussie es muy conocida en el espacio alternativo kaosenlared.net por su agudeza discursiva y cartas enviadas al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, denunciando a los verdaderos terroristas con nombres y apellidos y que gozan de libertad en esa “democrática” nación, “baluarte” de los derechos humanos. El documento llegado a la redacción de Adelante dice:

Amigo,

Recibí hoy mismo una carta de Gerardo.

Me dice hablando de usted:

“El poema que nos dedicó es muy hernoso. Por favor, dele las gracias de mi parte, y dígale que le enviamos fuerte abrazo revolucionario.

También me habían gustado mucho los dos últimos que usted me había enviado, sobre todo, “no ha pasado el tiempo”, que enseguida de lo copié a Adriana”.

En qué cerebro cabe que a un hombre con esa sensibilidad que desborda humanismo se le pueda atribuir cargos como los imputados, con desmedidas sentencias de dos cadenas perpetuas, sin que afloraran las más mínimas pruebas. La verdadera justicia --más temprano que tarde-- se abrirá paso tras los muros del silencio levantado en la sociedad norteamericana.

Mientras, Antonio Guerrero difunde hoy uno de los 18 poemas escritos cuando estaba en una celda de aislamiento en Oklahoma, esperando el regreso a Florence después de la resentencia de Miami de octubre del 2009.

El primer poema fue escrito en las pocas hojas de papel que pudo conseguir, con unos diminutos lápices, pero con la entereza, la ternura y la fe en un mundo mejor posible de siempre. He aquí el de hace un año, elaborado vísperas del natalicio 157 de José Martí

Miércoles, 27 de enero de 2010

Cuando cierran

Cuando cierran la puerta de hierro

silbadores vientos de huracán

encima se me echan y me apagan

el candil, parpadeando en mis manos.

La celda se vuelve una laguna

en la que yacen palomas muertas

y por mí trepa su olor a espanto

como si las sombras me embistieran.

Con mi inofensivo corazón

desgarro el silencio congelado,

adelgazo ausencias prolongadas

hasta que la larga noche pasa

y todas las tinieblas se esfuman

envueltas en la luz matutina.





 

 

 











Vistas: 9

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución