Vilma Espín siempre estará en el recuerdo de todas las cubanas y las féminas estarán eternamente agradecidas; su desaparición el  18 de junio de 2007 marcó en cada una de las federadas en la Isla de Cuba.

Desde  la creación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) el 23 de agosto de 1960 por su fundador Fidel Castro Ruz, y el posterior desarrollo de la organización  hoy se agrupan más de cuatro millones de las mujeres en el pequeño Caimán.

Entre las prioridades siempre estuvo la defensa de la Revolución, la emancipación de la mujer,  luchar por la  igualdad de género, y la familia como  eslabón fundamental en una sociedad como la nuestra.

Vilma, fuiste ejemplo en la lucha revolucionaria  en tu Santiago de Cuba, y en la organización que tantos años lideraste.

Las mujeres que  integran la organización  siguen tu legado;  muchos  en el mundo saben lo que hiciste por el bienestar de las cubanas, por la familia, por las niñas y los  niños en cada rinconcito de la Isla por intricado que fuera.

La fuerza laboral en Cuba cuenta  con más del 66% de técnicos y profesionales del sexo femenino,  en los cargos de dirección  está presente la mujer por su capacidad, y en los principales sectores, organismos y entidades.

Cuba es ejemplo en el mundo, la FMC que tú guiaste  supera las mil 600 dirigentes profesionales que buscan las mejores alternativas a las problemáticas de la mujer, que van desde lo laboral y la educación de los hijos.

Siempre tuvisteis  la preocupación que la mujer cubana fuera ganando espacio en la sociedad y lograr la equidad de género y  derecho;  fuiste ejemplo para las internacionalistas que  aman esta Revolución y ponen bien alto el nombre de Cuba en muchos países del mundo.

 Por eso Vilma  en el 52 aniversario de la organización y por siempre estarás  entre nosotras.

 

 

Vistas: 9

Etiquetas: 52, ANIV, CLARA, CUBA, ESPIN, FMC, VILLA, VIMA

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución