Uribe abandona la presidencia prestando un último favor a Estados Unidos

Después de intentar evitar este momento de todas las maneras posibles, Uribe no ha tenido más remedio que dejar el poder en Colombia. Acosado por una justicia que tiene procesados a más de 60 diputados de su bloque por narcoterrorismo y parapolítica, que tiene a varios familiares de su mismo apellido enfangados en los mismos lodazales y que le salpica a él mismo, ahora es probable que al principal sicario de Estados Unidos en la región le espere un negro panorama.


No es el único caso al que tendrá que enfrentarse, la compra de votos para repetir un mandato que la constitución colombiana no preveía en ningún modo ha vuelto amenazante a la palestra; pero quizá lo peor de todo sea la colaboración de sus servicios de inteligencia con los paramilitares para asesinar a dirigentes sindicales, a periodistas o a líderes de la oposición; o los alrededor de dos mil falsos positivos asesinados por el ejército para disfrazarlos de guerrilleros de las FARC; o los más de 30.000 desaparecidos que aún se encuentran tirados por las cunetas de Colombia; o quizá las investigaciones internacionales por la mayor fosa común de toda Latinoamérica hallada en una zona controlada por su ejército...


Pero el legado de Uribe también es el legado del paro, de la pobreza, de la desigualdad, de lasbases militares norteamericanas para amenazar a toda la región, de los ataques militares a los países vecinos, del apoyo al golpe de estado en Honduras, o los cuatro millones de desplazados por los paramilitares y el robo de tierras (5 o 6 millones de hectáreas) con la complicidad del gobierno, de la penetración del militarismo israelí en la zona. Podríamos decir que incluso el del aislamiento diplomático, pocos son los países del continente que mantienen buenas relaciones con el genocida Uribe.


Quizá por su trayectoria ha sido nombrado por la ONU como miembro de la comisión que investigará el asalto militar «en defensa propia» perpetrado por el Estado de Israel contra la flotilla humanitaria que se dirigía hacia la cárcel de Gaza a aliviar el criminal embargo. Es obvio que las garras del sionismo son bastante poderosas, pero situar a un terrorista genocida a investigar a otros terroristas genocidas es una broma de mal gusto. Más le valdría ponerse a investigar los centenares de fosas comunes impunes de su país o haber facilitado que se investigara cuando se dedicó sistemáticamente a impedirlo en los 8 años de su infame mandato.


Por eso la denuncia que Colombia ha presentado contra Venezuela y contra Hugo Chávez por su supuesto apoyo a las FARC suena como una burda cortina de humo para encubrir un triste legado presidencial en el día de su retirada del poder. Medios afines a EEUU cargarán hoy contra Chávez en vez de hacer un balance en clave de derechos humanos o en clave social y económica, algo que es mejor esconder bien hondo antes de su marcha a tenor de sus infaustos resultados. Las pruebas que tienen contra Venezuela son absolutamente ridículas, unas fotos satélite y unas imágenes de hombres de paisano y sin armas comiendo plácidamente en un lugar inconcreto de la selva. Pero es que además, Uribe dice tenerlas desde 2006 ¿por qué ha esperado tanto antes de presentar la denuncia ante la Corte Penal Internacional? ¿cómo ha podido permitir tanto tiempo esta situación?


Si hubiera algo de justicia y ecuanimidad, Uribe debería pasar el resto de su vida entre rejas pagando por los crímenes cometidos en sus dos legislaturas. Lo peor es que nada de esto sucederá, en todo caso todo es susceptible de empeorar tras la llegada de Santos al poder, su fiel ministro de defensa elegido en segunda vuelta (por menos del 30% de los electores) ante la indiferencia de la mayoría de un pueblo harto de vivir en situación continuada de miseria, desigualdad, violencia y latrocinio.

Vistas: 3

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución