La tarde noche del 27 de Diciembre del 2012 ha quedado grabada de forma indeleble en mi memoria: en esa ocasión dialogué con Cristina Fernández, presidenta de Argentina, luego de haberla escuchado desde muy de cerca, en el Salón de las Mujeres argentinas del Bicentenario donde se producía una acto en que ella inauguraba obras de gran impacto social.
Entré al salón, repleto ya, cerca de las 6 de la tarde, mi expectación crecía, ubicado en un lugar privilegiado por el protocolo, cerca del  diputado Cabandié, con el que departí brevemente, y otras destacadas personalidades de la vida argentina por un único mérito: ser cubano y cristinista.
Los minutos no eran de 60 segundos. Sentía una conmoción  creciente cada vez que se abría la puerta lateral y alguien entraba o salía. Personas con sus móviles, dando y recibiendo instrucciones, indicaciones por el audio local para nosotros, diálogos breves entre los asistentes. Entran los miembros del gabinete y se ubican en el lugar previsto. Se acerca Cristina, pensé.

Cerca de las 7 de la noche, entró, deslumbrante la Presidenta, vestida de negro por el luto que guarda por dentro y por fuera, recibió nuestra ovación con sencillez. Increíblemente quedé tranquilo como si fuera… una cubana, una amiga, la mujer que tenía al alcance de la mano.

Durante su discurso de casi una hora, el último de 2012, exhibió sus dotes de excepcional  oradora, su capacidad comunicativa, su sentido del humor y una ironía finísima, por ejemplo, cuando habló de los modernos camiones para combatir el fuego, capaces de transitar en la niebla, en medio del humo intenso pues tienen equipos para ver, expresó: yo necesitaría de esos para combatir algunos fuegos también, reímos y aplaudimos.

Habló de los saqueos y las inundaciones, hechos  de  que fui testigo cerca de Rosario, del programa “Conectar igualdad” que ya suma casi 3.000.000 de computadoras para los estudiantes.

Cristina hizo un análisis comprensible para los allí presentes y los millones de personas que seguían el discurso en vivo a través de varias televisoras, como Telesur, sobre el abismo fiscal que se produciría y del que sería victima el mundo si entraban en vigor determinadas leyes de restricción fiscal en USA, pues el 21% del PBI mundial es producto de la actividad económica de esa nación.

Hay un momento dramático en su discurso: cuando  gritos de una mujer la interrumpen, cubano de Cuba, sentí temor, ¿sabotaje? ¿Agresión? ¿Qué ha pasado? Cerca de mí había una dama a la que vi horrorizada. La Señora Presidenta, con una ecuanimidad envidiable, se limitó a preguntar desde el estrado: ¿qué pasó? No pude oír la respuesta. Un médico, dijo ella, y mandó a Ballesteros de inmediato. La presidenta descendió, se acercó al enfermo, escuchó el diagnóstico, se acercó al estrado, y dijo: Lipotimia, me dijo Mussi, a mí también me da, pero yo no me desmayo. Ya sé, pensé, que tú no desmayas, Él está contigo. Quedaban emociones para mí.

Al final del acto fui conducido ante la Presidenta, le expresé que era cubano de Santa Clara, lo que le provocó una hermosa expresión de asombro que un fotógrafo solidario y ocasional captó con mi cámara obsequio de Esteban Gómez. Le tomé o me tomó las manos, le agradecí que el Che de Korda estuviera en tan destacado lugar en la Casa Presidencial, la invité a visitar Santa Clara, me dijo que iría… no recuerdo nada más.

Confieso con absoluta sinceridad que esos minutos han sido los más trascendentes de mi casi septuagenaria vida. Las fotos presidirán “La casa del mate” que fundaré este año en Santa Clara.

Al ver mi foto con Cristina, mis hijos desde Santa Clara, emocionados me dijeron: viejo nos pusiste demasiado alta la barra… les respondí que si yo había podido dar el mejor salto en mi vida, ellos podrían también.

Hoy supe del viaje de Cristina a mi Cuba, la que se quiere más cuando se está fuera de ella. Sé que la Presidenta tiene poco tiempo. Si fuera a Santa Clara, el Che la recibiría orgulloso, pero en cualquier parte de Cuba que esté sentirá el amor de los cubanos. La alegría de verla, y nuestro compromiso con ella.
A Adriana Lauro, le agradeceré siempre por haber hecho posible la redacción de esta nota, a los hermanos que me invitaron, a Cuba también el agradecimiento eterno por esta visita.

Para  mí,  Martin, Gonzalo, Alex, Natalia, Aníbal, Esteban, Marcelo Monzón que me acompañó a la casa Presidencial, Gabi, entre otras personas no son extranjeros: son mis hermanos. Ahora incluyo, además, personas entrañables de Casa Rosada.

Cristina Fernández es una promesa para Latinoamérica y el Caribe, estas mujeres que conducen pueblos merecen apoyo, admiración, respeto. Y enemigos leales.

Vistas: 107

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Amparo María Ballester López el abril 15, 2013 a las 1:23pm

Arístides:

Leí sobre la Casa del mate en Santa clara (http://iguazunoticias.com/v2011beta/2013/04/cubanos-con-apoyo-argen...) ¿Dónde estará ubicada?

Saludos

Comentario de oscar rubén verón el enero 13, 2013 a las 12:08pm

Amigo Arístides: Felicitaciones, por el Encuentro, tal lo dijeron tus hijos la vara la pusite muy alta, y sin dudar la visita y la charla con la presidenta Cristina fue el principal acontecimiento. Pero quiero destacar que tu trabajo incansable en mi País, de Difusión, de charlas, de ricos debates, sobre el Che, la Revolución y las Obras de vuestro Pueblo, fueron lo que pusieron esa vara tan alta, que nos llena de orgullo, como Amigo, como Miembro del grupo Blogueros y Corresponsales de la Revolución y así quiero transmitir a todos los Miembros ese encomia-ble trabajo, que has concretado en los más diversos foros.

Tu visita a la sede de nuestro Espacio Guevarista "Navegando con el Che", de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), el compartir el asado en el Dique Flotante y en el Barco las enseñanzas que nos dejaste han calado hondo, permitiéndonos adquirir mayores conocimientos de vuestra gesta y tomando mayor cariño y compromiso con vuestro Pueblo.  Vivimos la emoción que te embargó cuando subiste a la Lancha hidrográfica “Domingo Sanchez”, que fue con la cual trasladamos el Primer Monumento a Ernesto Che Guevara, desde el Puerto de buenos Aires al puerto de la Ciudad de Rosario, en los 80 años de su Nacimiento.

Luego a pesar del cansancio lógico de un mes en Argentina, de muchísimo trabajo y de un día agotador, Nos reunimos con el Comité Argentino por la Libertad de los 5, (los 5 Héroes Cubanos) ,  y departiste como si recién hubiese comenzado la jornada, desgranando historias y vivencias fortaleciendo y poniendo en valor la tarea del Comité.

“La Casa del Mate”, proyecto valioso para los Argentinos, cuenta con todo el Apoyo de nuestro Espacio, y será desde su puesta en marcha lugar obligado para todos los que visitemos la Ciudad del Che, y en el próximo Encuentro que participaras en ATE y en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), los compañeros lo tomaran de la misma forma y Compromiso.

Un fuerte abrazo militante de miles de brazos que cada día abrazan más fuerte la causa del Pueblo Cubano. Oscar Rubén Verón

 

Comentario de Arístides Rondón Velázquez el enero 12, 2013 a las 3:26pm

En breve gran inauguración de LA CASA DEL MATE, con Arístides estrechando la mano de Cristina, pero estando de local y nada menos que en Santa Clara...... Desde Argentina todo el apoyo para que se concrete el proyecto, acompañando humildemente con lo que esté a nuestro alcance.

El grupo de los Negros....