Un siniestro apellido

Ayer fue 27 de septiembre. Ese mismo día, del año 1975, fueron fusilados, tras un Consejo de Guerra, cinco militantes antifascistas. Tres eran del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP): José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz, ninguno superaba los 30 años de edad. Los otros dos eran miembros de ETA: Juan Paredes Manot "Txiki" (no era vasco de origen, había nacido en Extremadura), de 21 años, y Ángel Otaegui, de 33.

 
José Antonio Sáenz de Santamaría (foto) fue el general de la guardia civil, que dirigió los preparativos de las ejecuciones. Una vez finalizado su "trabajo" se marchó a su casa y allí le haría cariñitos y mimos a Soraya su hija de 4 años, actual vicepresidenta de gobierno.
Hay que ver como afina el régimen a la hora de eligir y aupar al Ejecutivo, a los gestores de sus políticas anti obreras.

Vistas: 27

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución