Marisol Bolaño Ten: “En estas elecciones en Cuba, no estaré con mi voto físico, pero siempre estaré con mi voto moral”


“Ahora que escucho desde tierras lejanas las noticias del proceso eleccionario de delegados a las asambleas municipales del Poder Popular recuerdo como si fuera ahora la  primera vez que voté en el reparto Agramonte, de Camagüey tras cumplir los 16 años de edad el 9 de octubre de 1996”, afirmó la master en enfermería Marisol Bolaño Ten.

“Voté por mi Cuba, por nuestra Cuba, por esa Cuba que es como una madre orgullosa que nos contempla, como lo dice Perucho Figueredo en nuestro Himno Nacional;  la madre que cuidamos y defenderemos con uñas y dientes de ser necesario”, agregó esta agramontina graduada del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Camaguey.

“No entendía en toda su magnitud el significado de las palabras del Himno Nacional, pero mi primera maestra Alma (ya fallecida), nos explicaba con esmero su significado, ahora que estoy en tierras lejanas cumpliendo una misión internacionalista y lo entiendo más que nunca”.

Marisol Bolaño Ten se encuentra prestando su valioso y humanitario como enfermera intensivista servicio en el Estado de Vargas, Área de Servicio Integral Comunitario de Camurichico, en la República Bolivariana de Venezuela, en representación del colectivo de la agramontino Policlínica “Tula Aguilera”.

“Cuando escuchas tu Himno en tierras lejanas sientes que se te llena el pecho con deseos de cantarlo lo más fuerte posible para que todos escuchen que ese es el tuyo, que ese es el mas bello, para que comprendan por qué luchamos y defendemos nuestra Cuba.

“Recuerdo cuando era niña y miraba con envidia a mis hermanos mayores que vestían sus uniformes el día de las elecciones en Cuba para custodiar las urna, recuerdo pedir a mi mí que yo también quería ir, incluso ensayaba el famoso VOTO que los pioneros decíamos al unísono para ratificar que se había realizado un acto voluntario… Crecí, y pude custodiar mi primera urna y no solo eso, luego de un tiempo pude ejercer mi primer voto voluntario a los 16 años.

“Tomé mi carné de identidad en las manos y fui una de las primeras ese día en el colegio electoral de calle Cupey, esquina D, del reparto Agramonte, en Camagüey. Allí estaban los pioneros, que como yo una vez custodié mi urna, ahora lo hacían ellos que dentro de pocos años estarían como yo realizando mi derecho al voto.

“En estas elecciones, no estaré con mi voto físico, pero siempre estaré con mi voto moral  porque estoy cumpliendo una misión internacionalista en la hermana republica de Venezuela, pero en Cuba, en mi bella Cuba están mis frutos.

“Mi hijo Daniel asistirá por vez primera como elector por las FAR desde el ITM en La Habana, mientras que mi pequeña Daniela custodia las urnas en el mismo colegio electoral en el que yo ejercí por vez primera mi voto como fiel defensora de los derechos de los cubanos en mi legendarios reparto Agramonte, mientras que yo hincho mis pulmones para entonar mis notas del Himno Nacional… que la Patria os contempla orgullosa…”

Vistas: 26

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución