...mejor así, que no un rebaño de borregos sometidos al cálculo de los ordenadores de los intereses; por eso, que nadie se avergüence de decir, que nadie se avergüence de gritar: ¡¡Soñamos!!

*Memoria Histórica

“Soñamos siempre y lo esperamos todo, hemos aprendido el arte de esperar, el arte de esperar en noches interminables de impotencia,

sabemos esperar y lo esperamos todo, todo, y lo queremos todo, queremos lo imposible para llegar a lo posible... Si ens diuen VOLEM MASSA

Es clar que sí!, volem massa, més, tot.”

Y, al oírlo me quedé ahí traspuesta soñando como mujer; era la voz de Lluis Llach... a otros les traspuso aún más y más, vinculando sueño con materia humana les hizo recordar a Lenin!, a lo que Lenin escribiera en el 'Qué hacer'... sí, hay que soñar y, mientras Lenin ahí, respondiendo a la pregunta de si los marxistas tienen derecho a soñar; entre tanto y tanto Llach siguió soñando y citándonos a Pisarev:

“...Mis sueños pueden rebasar el curso natural de los acontecimientos o bien pueden desviarse a un lado, a donde el curso natural de los acontecimientos no puede llegar jamás. En el primer caso, los sueños no producen ningún daño, incluso pueden sostener y reforzar las energías del trabajador... En sueños de esta índole, no hay nada que deforme o paralice la fuerza del trabajo. Muy al contrario. Si el hombre estuviese privado de la capacidad de soñar así, si no pudiese de vez en cuando adelantarse y contemplar con su imaginación el cuadro enteramente acabado de la obra que se bosqueja en sus manos, no puedo figurarme qué móviles obligarían al hombre a emprender y llevar hasta su término vastas y penosas empresas en el terreno de las artes, de las ciencias y de la vida práctica. El desacuerdo entre los sueños o la realidad no produce daño alguno siempre que la persona que sueña crea seriamente en su sueño, se fije atentamente en la vida, compare sus observaciones con sus castillos en el aire y en general trabaje escrupulosamente, en la realización de sus fantasías. Cuando existe contacto entre los sueños y la vida, todo va bien.”

¡Qué pocas veces la farsa “transición democrática” ha sido denunciada con tanta claridad por un artista!, esa gran empresa de despolitización y alienación en que está empeñado el capitalismo maldito, como en la obra maestra de Lluis Llach “Somniem”. Todo ahí, como cuadro picassiano: el pesimismo, la sensación de impotencia, el tan raído por traído y llevado “desencanto” aparece en la obra en toda su dimensión corruptora, como “slogans” publicitarios de esa descompuesta y alienante, intoxicada campaña que planeó a detalle la oligarquía financiera sobre la cima del poder y orquestó a voces parte del siglo XX por islas y Península; bombos y platillos se dispararon al compás del costado colaboracionista enfangado en el lodo del capitalismo, resistiendo a su lado como malditos de ayer y hoy, siglo XXI, para que se pierda toda esperanza, en el fin de la opresión, toda confianza, en la lucha por la libertad, toda ilusión, en el socialismo. Empeñados, desde la muerte del dictador, en una sorda, profunda, descabellada zapa de los ideales revolucionarios que surgieron y flotaron a raudales sin desfallecer desde la imposición del dictador en 1939 hasta su muerte en 1975.

En su obra Lluis Llach, como auténtico artista popular, sabe que no hay que culpar a los que sufren los efectos de ese veneno vertido sobre la población día a día por todos los medios de que el poder actual dispone, sino a los envenenadores; sobre ellos vuelca su furia -escenario que comparto- con mayor motivo cuando la víctima resiste... por eso es la suya, canción de denuncia por antonomasia. Punta de lanza directa a la conciencia, siempre esperada. Un artista de la talla intelectual de Lluis Llach, no se limita nunca a la denuncia, no se limita a constatar; se rebela contra la simple constatación. Su canción manifiesto, es acto político, en la justa línea del impulso revolucionario.

Durante las negras noches del franquismo que tanto marcaron a quién las intentó vivir respirando en dignidad y entereza, luchando, peleando un espacio transitable entre noches interminables de impotencia, Lluis Llach, se unió al clamor popular mayoritario, empezó a soñar y a invitar a todos a este sueño impulsor de luchas liberadoras. Hoy, donde lo fundamental sigue estando por conquistar, desde su País Catalá de seguro, Llach sigue soñando así nos lo comunica su vasta y deslumbrante obra; que las noches negras de la rabia angustiosa no han acabado y, por supuesto, que con la monarquía todo está aún por conseguir y que la lucha, como fenómeno de liberación, no debe parar aunque lo ordene a fuerza de golpes y rejas el gran ordenador de intereses y, pretenda imponerlo el poder oligarca a través de una intencionada llamada, “oposición”, amasijo descompuesto de colaboracionistas disfrazados de “posibilitas”. Que no te intimiden, que no te encadenen en su prepotencia, no hay nada más penoso que ver a un pueblo doblegado, nada más penoso que una juventud arrastrándose ante quién la imposibilita de toda voluntad emancipadora:

Comprender qué significa lo atroz, no negar su existencia, afrontar sin perjuicios la realidad (Hannah Arendt.)

Bien vale la pena ese salto cualitativo a nivel de música, teatro, cultura, vida en general abandone de una vez por todas el envoltorio formalista -hipocresía sucia de la burguesía- estético de 'democracia' muerto y, surja de las artes cultura, lucha: “¡Somniem!”. Como fuente de vida, aventura, ensalce espíritus rebeldes que persigan hilos de historia, existencia, revoluciones: broten caracolas libres; esplendor de arcoiris y mariposas enarbolan el ser sobre el no ser marginal y alienado. Una cuarta pared abrazada, conciencia` Obra de historias donde se funde verdad con belleza y surge la esperanza a través del artefacto literario como cataratas de Iguazú o Niágara... Y, la metaficción se desnuda e impone a la tradición amorfa donde no existen tonos de voz diferentes ni vibraciones ni colores ni aromas ni sentires internos e intensos, ni secuencias libres ni series abiertas ni dinámicas ni mecanismos a activar y proyectar sobre el vacío perfecto y valor imaginario. La búsqueda, tu búsqueda, la del músico, actor, poeta... Ese buen augurio, como artefacto revolucionario o la inspiración de las musas al inicio de una obra, ese canto que se inicia desde lo más profundo de la inspiración... Y, canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquileo; cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes (Ilíada.)... Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio ¡Oh diosa, hija de Zeus!, cuéntanos aunque no sea más que una parte de tales cosas (Odisea.) Mientras, la fusión de la sabia entre realidad y fantasía, entran en escena ¡Meta!, exponente emblemático de lucha y, “el teatro dentro del teatro” se desarrolla, sale a flote, crea Hamlet y surge Shakespeare entre nosotros dentro del fenómeno “modernidad”: teatro-meta-lucha, siempre lucha de contrarios por donde la vida se filtra y brotan las cuatro estaciones para el resurgir de Vivaldi!

... La idea de que el mundo es un teatro y también de que el teatro es un mundo brota como metateatro -soy yo, ¿acaso no me reconocen?, dice desde un rincón de la escena mundial Luigi Pirandello imponiendo “Seis personajes en busca de un autor” <...en resumen, aquellos seis personajes que suben al escenario al principio de la comedia. O bien uno u otro, pero con frecuencia uno desautorizando al otro, empezaban a contarme sus tristes asuntos, cada uno gritando sus razones, aventándome en la cara sus descontroladas pasiones, casi del mismo modo como ahora lo hacen en la comedia con el desdichado director. ¿Qué autor podrá contar alguna vez cómo y por qué un personaje nació en su fantasía? El misterio de la creación artística es el mismo misterio del nacimiento.> -Pirandellooo... ¡“La vida un sueño”!, grita Calderón de la Barca y las fronteras se abren y las aduanas revientan y “el mundo es ansí” como describió Pío Baroja.

El “Pequeño organón para el teatro” de Bertold se acercó a nosotros de la mano del propio Brecht… Desistamos pues -para decepción general quizá- de nuestro propósito de emigrar de la esfera de lo placentero y anunciemos -para decepción general más aún- nuestra decisión de establecernos definitivamente en esta esfera. Tratemos al teatro como un lugar de diversión -así corresponde enfocar a una estética- y procuremos descubrir que tipo de entretenimiento nos conviene más.

-¡Anoche tuve un sueño!, cuenta mi vecina Talía a la que he invitado a compartir un 'refrigerio' y Aiert -el menudo de 4 años, héroe que se enfrentó a Azkuna y quiso pegar con cello la Casa de Cultura 'Kukutxa'- interrumpe de pronto entre nosotras alegre ,fogoso y grita voz en alto

-¡tuve un sueño, tuve un sueño! Y, si... ¡Hoy tuve un sueño feliz!.

NOTA

(Para 'Episodios Nacionales', hoy “culebrones”)

SIGLO XXI

“la España de la crisis democrática” mantiene el latifundio:

Dos empresas de la duquesa de Alba han percibido ilegalmente, durante los últimos cuatro años, subvenciones a la explotación para distintos cultivos por importe de 6,9 millones de euros. Éstas dos sociedades 'beneficiadas con dinero público' mantienen al mismo tiempo 'importantes deudas con Hacienda'... ¿no es acaso este, un hecho prohibido por la ley, ya que no pueden recibir ayudas quienes mantengan deudas con el fisco?.

La empresa de la “dama” de origen anglosajón, Cayetana de Alba, que han obtenido las ayudas más grandes es Euroexplotaciones Agrarias, que recibió 5,3 millones de euros entre el 2000 y el 2003. La segunda sociedad beneficiada por las subvenciones es Eurotécnica Agraria, que recibió más de 1,6 millones de euros durante los ejercicios del 2001 y el 2002.

Hoy, el abanico “democrático español” tiene más de 5 millones de desempleados y otros tantos de 'fugas de impuestos' que forman parte de los actuales Episodios Nacionales de “España Democrática” pliegues voluminosos de ese abanico “nacional” que bien hubiera descrito el descendiente de vascos y canarios, el gran literato Pérez Galdós:

¡¡5 millones de seres humanos!!

Cada uno con su historia de impotencias como cuadros de la época negra goyescos o de picasso, también Valle Inclán jugaría hoy un gran papel de denuncia con su dominio del esperpento:

¡¡Puñalada trapera el boletín oficial!!

¡A la lucha, a la huelga!

FINALES DEL SIGLO XIX

“La España latifundista” pagaba a la mujer la mitad de lo que ganaba un hombre desempeñando el mismo trabajo, ésto unido a las dificultades para recibir una educación adecuada; históricamente hasta nuestros días, vigente, en muchos sectores de la población marginada. Aún hoy, nos encontramos con la discriminación sufrida en los trabajos como segregación laboral y discriminación salarial; primando de forma alarmante, por encima de la profesionalidad cada vez más descabellada, en época de 'crisis', un determinado prototipo físico amoldable y con manga, enchufe, contacto...

Ya en los comienzos del siglo XX, los datos sobre la mujer son escalofriantes, un 71% de ellas fueron forzadas al analfabetismo no sabiendo leer ni escribir. En 1930, la situación poco a poco dio un vuelco, avanzando al calor de las luchas obreras con un 47,5% aún, marginada de la enseñanza. Pocas mujeres llegaban a la universidad y, a pesar de que a finales de los años 20 la mujer empezó a formar parte de ésta en cuanto a estudios, en la práctica, una vez de licenciarse no ejercía su carrera... El frío y la nieve a nivel del mar regresan. El tiempo vuelve a recrudecerse, según “Euskalmet” a través de Radio Pirata, se espera de forma eminente la reacción de las Azores para enlazar en Vals meteorológico con el anticiclón euro-siberiano, lo que generará un flujo fértil entre los seres del Norte, Sur, Este, y Oeste del mundo. Al loro!, Europa se vuelca y persiste en inyectar nueva energía bélica imperialista sobre Irán, Siria, Corea del Norte... dicen obedecer ordenes de su Tío Sam. Y, según plataforma de otro mundo es posible, se avecina aire frío, muy frío sobre la esperanza en derechos humanos, alerta!!!

...ESPERÁIS DEMASIADOOO, se oye una voz acechando entre bambalinas tras una máscara a la que Llach contesta:

¡Está claro que sí, y no nos da vergüenza alguna ser esclavos de la esperanza!.

QUERÉIS DEMASIADOOO:

¡Está claro que sí, es nuestro derecho rabioso, y aún más nuestro deber!. EXIGÍÍÍSSS:

¡Está claro que sí, apasionadamente o con tristeza... Y aun así, y aun así, mejor así, mejor un pueblo que se mueve aunque, a veces, precipitadamente, aunque, a veces, demasiado prudente, aunque, a veces, bruto, bajo, rastrero, aunque, a veces, sublime, mejor así, con toda su condición humana, extraña y sencilla; mejor así, que no un rebaño de borregos sometidos al cálculo de los ordenadores de los intereses; por eso, que nadie se avergüence de decir, que nadie se avergüence de gritar: ¡¡Soñamos!!

*Obra donde se funde verdad con belleza y surge la esperanza.

[Impulso en la antesala de la huelga general... ante la nostalgia de la maravillosa música de ese gran compositor que junto con José Alfonso “Zeca” (Portugal), han sido auténticos creadores, genios de la música popular]

Maité Campillo (actriz)

Vistas: 16

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución