Por Roberto Torres de la Torre

Desde la publicación en noviembre del 2010 del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social, los enemigos de la Revolución la arremeten contra esta estrategia anticrisis mediante la actualización del modelo económico cubano.

“En bocas cerradas no entran moscas”, así debieron quedarse quienes desoyeron al proceso popular de discusión de dichos lineamientos, que luego se sometieron a la aprobación del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba en abril del 2012.

Nuevamente enriquecido por los delegados a ese evento, el texto final comprendió 313 Lineamientos, cuya implementación en la práctica se monitorea por el Partido y Gobierno para que no sean “letras muertas” como nos alerta el presidente Raúl Castro Ruz.

A partir del Congreso, transcurrirán unos 5 años para consolidar los resultados de este esfuerzo integral para perfeccionar nuestro modelo económico. “No habrá resultados espectaculares”-advierte el Partido, pero de forma gradual los iremos palpando.

Entretanto, los detractores de dentro y fuera del país afirman que las medidas instrumentadas por la Revolución Cubana son muy lentas, no dan resultados, etc, etc.

Sin embargo, el primer semestre del 2012 concluyó con una situación económica favorable, entre otras razones, porque el Producto Interno Bruto creció en el 2,1 %, casi el doble de lo alcanzado entre enero y junio del anterior año.

Por supuesto que aún nos falta mucho por avanzar, pero la balanza comercial de las importaciones y exportaciones también tuvo una inclinación positiva en esa primera mitad del 2012.

La táctica es la de caminar con firmeza ahora para no tener que retroceder después. Pensamos en grande, con la vista puesta en el futuro, mientras en otros países ni siquiera avizoran la salida de la crisis económica, financiera y medioambiental.

Así pues, avanzamos al ritmo que los cubanos hemos decidido por libre albedrío y sin imposiciones externas. Preferimos ir con pasos discretos, incluso hasta lentos, pero irreversibles. Nuestro Socialismo no tiene marcha atrás;...!acaben de entenderlo y aceptarlo!

No correremos, pero tampoco nos detendremos. Sabemos que es una lucha nada fácil y nos enfrentaremos a fusilánimes, a detractores y enemigos de la Revolución. ¡Triunfaremos, que no quepa la menor duda!.

Así, al decir del refranero popular, bien vale aquello de... “sin prisa, pero sin pausa” o quizás este otro: “Vísteme despacio que estoy de prisa”, o dicho en otras palabras: Hacer bien las cosas, sin importar mucho el tiempo empleado, para no tener que rectificarlas luego.

Vistas: 16

Etiquetas: Al, cubanos., de, los, ritmo

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución