Estuve una semana lejos de internet, lejos de la televisión, de mi trabajo, de la gente de todos los días, amigos, familia, conocidos; compartiendo encierro voluntario con esa otra parte de mi siempre presente, la que me permite mantenerme informado de lo que pasa en mi país y el mundo, esa parte de mi que ha sido constante en la última década, que ha formado mi carácter y mi habilidad para trabajar en equipo, la red de comunicadores de Juventud Sandinista, desearía haber escrito la fecha y momento en que me integre a este movimiento pero como muchas cosas que iniciamos siendo aun  muy jóvenes jamás espere que  se convertiría en parte de mi identidad, actualmente soy el miembro activo más antiguo de la red , todo un honor  a mis veintisiete años, haber conocido y compartido con mucha de la gente más creativa  que conoceré en mi vida, gente de todo este bello territorio Nicaragüense que han dejado su marca en mi historia, gracias a la red aprendí a apreciar el carácter tenas y contestatario de los leoneses, la capacidad de auto convocarse de los managuas, la creatividad y sinceridad de los Estelianos, la rapidez de pensamiento de masayas y granadinos, en fin podría hacer todo un discurso sobre lo que he aprendido de la gente de cada región del país; ya a manera personal la red me ha permitido ser útil al Chontales que me adopto de niño y recuperar contacto y amistades con la gente de Boaco con quienes jugué descalzo en el barrio tierra blanca, donde por esas cosas extrañas que tiene la vida nos enamoramos entre juegos y sonrisas del valiente oficio de la comunicación.

Durante la semana en Jinotepe, Carazo tuve la oportunidad de compartir con viejos y nuevos amigos a quienes normalmente solo veo en el facebook o en la televisión, algunos los escucho en radio,  es meritorio confesar que compartir con esta nueva generación de la red emociona, tuve oportunidad de hablar mucho pero se me quedaron tantas cosas importantes por decir, como lo orgulloso que me siento de ser parte de este proyecto revolucionario, de la evolución política e ideológica de los jóvenes de la red, de lo mucho que me hubiese gustado ser más joven en esta etapa y a la vez lo orgulloso que estoy de haberme mantenido fiel durante el neoliberalismo, valió la pena, de lo mucho que me gustaría que aquellos que encendieron la mecha vieran hoy los resultados, de las ganas de con todos mis amigos de la red, seguir cambiando Nicaragua.

Recordar que alguna vez todo esto fue un sueño, y que hoy es una realidad, reafirma la posición de respaldar al Comandante Daniel, para que este cambio positivo continúe, para que las nuevas generaciones tengan más y mejores oportunidades.

Vistas: 13

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución