Se agotan las esperanzas. (#Cuba)

Por Daniela Montano.

 El 2012 ha sido un año lleno de tropiezos para los sectores más extremistas del ¨ exilio cubano ¨, y cada vez resulta más desenfocada y fuera de contexto  la línea política que proyectan para Cuba.

Me gustaría comenzar analizando  la secuencia de sus frustraciones, por la visita del Papa Benedicto XVI. A pesar de los planes de sabotaje organizados por el Directorio Democrático Cubano, del presupuesto que canalizó  el Sr. Ibrahim Bosh para que se ocuparan las iglesias, de la flotilla en las costas cubanas y las presiones de los  directivos del Consejo Por la Libertad de Cuba; para impedir que el arzobispo Wenski, organizara los vuelos de la peregrinación, por solo citar algunos ejemplos; la visita resultó exitosa y las relaciones Iglesia –Estado, se afianzaron mucho más.

Se sucedieron en abril y mayo embates mediáticos a raíz de las visitas a EE.UU. del Cardenal Jaime Ortega y posteriormente de Josefina Vidal, Eusebio Leal y Mariela Castro. Como parte del ¨tira y jala¨ que caracteriza a la Administración en  la aprobación de  acciones con relación a Cuba, producto de las presiones de Miami, esta  vez les tocó morderse la lengua al Senador Bob Menéndez y al Sr. Mauricio Claver (presidente del PAC Cuba Democracy); pues finalmente el Departamento de Estado aprobó las visas y tanto las presentaciones de Mariela en San Francisco como las  conferencias de Leal  en Washington y New York, tuvieron una estupenda acogida por el público estadounidense. De igual modo quedaron defraudados los integrantes de Raíces de Esperanza, dado que el Cardenal Ortega, les ratificó que no cedería a presiones y que mantendría el diálogo con el gobierno cubano.

Podría seguir enumerando los intentos fallidos del Congresista David Rivera y el senador Marco Rubio, por promover leyes contra la Isla, obstaculizar el intercambio people to people, y otro rosario de campañas y eventos que dan ¨ contenido¨ a la sistemática política de hostilidad hacia la Isla. Voy a centrarme en dos sucesos más recientes, que a mi entender ilustran de manera fehaciente, las incongruencias de la derecha cubano –americana con los intereses reales de los cubanos (los cubanos de verdad, ya sean de aquí o de allá).

Lo primero es que apostaron a que una vez que terminara el mandato de Chávez (por supuesto esperaban que perdiera las elecciones), nos sumergiríamos en una crisis total, volveríamos a estar como en los años más difíciles del período especial, creándose  una situación de caos que acarrearía el descalabro de la Revolución. Hicieron de todo para apoyar la oposición venezolana, incluso intentaron promover que no se reconociera la legitimidad de las elecciones, pero como se dice en buen cubano ¨ se quedaron con las ganas ¨. Y amén  de lo que hubiera podido pasar, porque a los efectos de las pruebas, Cuba a pasado por una buena cantidad de ellas y ha salido airosa; Venezuela dio una clase magistral de democracia y tenemos Chávez para rato.

Con esta victoria y la consiguiente prolongación de los acuerdos de cooperación entre ambos países, se agota la última esperanza de la extrema derecha estadounidense de asfixiar a Cuba. Si se añade al escenario, los fructíferos nexos con China, Viet Nam, Brasil y la Federación Rusa, entre otros, así como  la aplicación sistemática de medidas para construir un nuevo modelo económico, con efectos ya palpables en nuestra sociedad, definitivamente los sueños de vencernos por  hambre y desesperación, continúan siendo eso, sueños, nostalgia de propósitos nunca culminados.

Y el último ¨ cubo de agua fría ¨ ha sido sin dudas la actualización de la política migratoria cubana, que como dijera Sarah Stephens, Directora del Centro para la Democracia en las Américas; ¨… no solo da a los cubanos una mayor autonomía, también les ofrece la promesa de una economía más vibrante, con un mayor envío de remesas desde el exterior y más participación de cubanos en salidas y entradas… ¨

Voceros del Gobierno han declarado que la política hacia Cuba es inamovible.  Más allá de cualquier irracional interés de mantener las políticas a contrapelo de intereses incluso económicos y de seguridad nacional de EE.UU., estas medidas conllevan a revaluar hasta donde  la Ley de Ajuste Cubano, le reporta a EE.UU., a su Gobierno,  un rédito político, hasta que punto será conveniente  para EE.UU. incitar a los cubanos a la emigración ilegal mediante la política pies secos – pies mojados, seguirá siendo rentable el negocio de llamar refugiados políticos a los cubanos,  que ahora pueden salir y regresar cuando quieran del país…? ¿Quién impide ahora el reencuentro de la familia cubana, se harán realidad las 20 000 visas?

¿Reanalizaran la política o seguirá siendo esta pura complacencia con la extrema derecha de Miami?

Desembarazarse de viejos casacas y progresivamente desmontar políticas anacrónicas es tarea del  Gobierno de EE.UU.

A los ciudadanos norteamericanos les toca preguntarse ¿Cómo  queda la Declaración Universal de los Derechos Humanos para los ciudadanos estadounidenses, que siguen sin poder viajar a Cuba?

Creo que estas preguntas quedan como tarea para la próxima administración, cualquiera que sea el Partido que llegue a la Casa Blanca, porque más allá de los ¨performance¨ de campaña; los intereses nacionales son bipartidistas

Vistas: 6

Etiquetas: RESISTIR

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución