El ejército rebelde entra a La Habana, el dictador Batista huye. Se abre una nueva etapa en la historia que marcaría a varias generaciones de luchadores en Latinoamérica y el
mundo.

"En todo, el tiempo es un factor importante, la Revolución no se podrá hacer en un día, pero tengan la seguridad de que la Revolución la haremos, tengan la seguridad de que
por primera vez, de verdad, la República será enteramente libre y el
Pueblo tendrá lo que merece."

COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ, 2 DE ENERO DE 1959

ue no importan que vengan aviones mercenarios tripulados por criminales de guerra
y amparados por intereses poderosos del gobierno norteamericano, porque aquí hay un Pueblo...
que no piensen los que envían los aviones, que no piensen aquellos que tripulan los aviones, que vamos a postrarnos de rodillas...
De rodillas una vez y una vez inclinaremos nuestras frentes, y será el día
que lleguemos a la tierra cubana, que guarda veinte mil cubanos, para
decirles:
¡Hermanos , la Revolución está hecha, vuestra sangre no salió en balde !" COMANDANTE CAMILO CIENFUEGOS GORRIARÁN, 26 DE OCTUBRE DE 1959

"LA TÁCTICA DEL CHE EN SANTA CLARA (fragmento)

Nelson García Santos


CINCO DÍAS QUE HICIERON HISTORIA

El Comandante Ernesto Che Guevara concibió la Toma de Santa Clara en estrecha coordinación con las demás fuerzas revolucionarias. Para ello, el 27 de diciembre, se reunió con los principales jefes y oficiales del
Movimiento 26 de Julio y del Directorio Revolucionario, en el hotel Las
Tullerías, en Placetas. Allí fueron discutidos y aprobados los planes
para el inicio de las hostilidades.
Los pelotones de combatientes rebeldes agrupaban a unos 400 hombres, todos armados fundamentalmente
con armas ligeras, mientras que la tiranía contaba con alrededor de
3.000 efectivos, la mayoría de los cuales se atrincheró en cuarteles y
lugares altos y protegidos, y disponían del apoyo de unidades blindadas y
la aviación.
El Che entró en la ciudad por el nordeste desde Placetas y por caminos intrincados llegó el 28 de diciembre hasta la
Universidad Central de Las Villas, donde estableció inicialmente su
comandancia.
Entre ese día y el 1ro, tras los combates, fueron tomadas la Planta Eléctrica, la Audiencia, la Cárcel, el Escuadrón 31,
la Estación de Policía, y el Puesto de Vigilancia de Carretera. Además,
se produjo el descarrilamiento y toma del tren blindado, compuesto por
18 coches, y más de 400 hombres entre soldados y oficiales,
principalmente del cuerpo de ingenieros.
El último reducto en rendirse fue el regimiento Leoncio Vidal en horas del mediodía. Había
concluido la batalla donde, quizás, brilló más el genio militar del Che.
De inmediato los revolucionarios ocuparon el armamento existente en la
instalación militar y, con posterioridad, se organizó la tropa que
permanecería en la provincia, y la que al mando del Che marcharía hacia
La Habana.
Antes de partir, el Comandante Guevara dirigió al pueblo de la antigua provincia de Las Villas, un mensaje en el cual destacaba
la importancia de la campaña en la región, agradecía el apoyo blindado
en la lucha y hacía una exhortación para que mantuviera el mismo
espíritu revolucionario en la obra que se avecinaba."

(Fuente: Oficina de Asuntos Históricos del Partido en Villa Clara)

"YAGUAJAY, LA GRAN VICTORIA DE CAMILO

María Delys Cruz Palenzuela


Camilo, cumpliendo orientaciones precisas de Fidel, había elaborado un plan de operaciones en la zona norte de Las Villas que concluía con la toma de Yaguajay, último reducto de la soldadesca
batistiana, y uno de los más fuertemente guarnecidos de la provincia
central.
El cerco de Yaguajay comenzó la mañana del 21 de diciembre de 1958, de manera simultánea en torno al cuartel y al poblado,
mientras que los combates se iniciaron a partir de las primeras horas
del día 24, y se prolongaron hasta el atardecer del 31, cuando se
produjo la rendición.
En Yaguajay el Ejército Rebelde contó en principio con unos 80 hombres bien armados a los que se sumó el pelotón
de Pinares, de ahí que contaran con unos 160 a 170 hombres, incluidos
los que portaban simples escopetas u otras armas de pequeño calibre.
El día 21 las fuerzas del enemigo estaban integradas por 350 soldados,
policías y chivatos armados con Garands, Springfield, ametralladoras
calibre 30, Brownings, bazucas y morteros de 81 milímetros.
Sobre aquel histórico acontecimiento escribió Camilo en su informe a Fidel:
Como el jefe de las tropas enemigas el 24 de diciembre no aceptaba la
rendición, se mantuvo el combate hasta el 31 en que se recibieron un
mortero de 81 mm y una bazuca, además, estaba en camino una avioneta. El
enemigo fue sometido a un fuerte ataque de mortero y bazuca y al
encontrarse en pésimas condiciones, como a las 4 de la tarde, sacaron
banderas blancas y enviaron a dos oficiales a parlamentar con nosotros. A
los mismos les dijimos que
únicamente con el jefe de las tropas del cuartel, capitán Wong Le, estábamos dispuestos a conversar. Al
entrevistarnos con Le, nos pidió un auto para sacar a numerosos heridos
que había en el cuartel, a lo que nos negamos, diciéndole que había un
solo camino, la rendición de él y de su tropa, haciéndoles ver que si no
aceptaba esta última oportunidad esa misma tarde lo destruíamos
completamente, que si no le habíamos derrumbado el cuartel sobre sus
cabezas era porque estábamos economizando obuses de mortero para el
ataque al regimiento de Santa Clara. Le hicimos ver el estado de ánimo
de todos sus hombres y que no estaban dispuestos a seguir luchando.
Después de unos minutos de reflexión, aceptó la rendición incondicional..."

"CUBA AMANECE SIN BATISTA

Cuba amanece sin Batista en el primer día del año. Mientras el dictador aterriza en Santo Domingo y pide refugio a su colega Trujillo, en La Habana los verdugos huyen, sálvese quien pueda, en estampida.
Earl Smith, embajador norteamericano, comprueba, horrorizado, que las calles
han sido invadidas por la chusma y por unos cuantos guerrilleros
sucios, peludos, descalzos, igualitos a la pandilla de Dillinger, que
bailan guaguancó marcando a tiros el compás.

"SÓLO NOS HEMOS GANADO EL DERECHO A COMENZAR",

dice Fidel, que llega en lo alto de un tanque desde la sierra Maestra. Ante un gentío que hierve, explica que es no más que un principio todo esto que parece un final. Mientras habla, las palomas
descansan en sus hombros.
Está sin cultivar la mitad de la tierra. Dicen las estadísticas que el año pasado ha sido el más próspero de la
historia de Cuba; pero los campesinos, que no saben leer estadísticas ni
ninguna otra cosa, no lo han notado para nada. Desde ahora, otro gallo
cantará: para que cante, la reforma agraria y la alfabetización son,
como en la sierra, las tareas más urgentes. Y antes, la liquidación de
este ejército de carniceros. Los más feroces van al paredón. El
torturador llamado Rompehuesos se desmaya cada vez que el pelotón
apunta. Lo tienen que amarrar a un poste."

Eduardo Galeano


Vistas: 12568

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución