Racismo y barbarie en los medios de comunicación españoles

El diario El País en su portada del 16 de julio de 2006 indicaba en un titular: "Los grupos terroristas islamistas aumentan su proselitismo en España", y a continuación, basándose en declaraciones de la policía lanzaba este mensaje:
A la vez, la policía recalca "el incremento de la actividad entre la población paquistaní, con cierto apoyo y cobertura, de la financiación del terrorismo, observada en las distintas investigaciones que se mantienen activas". Y agrega que eso "no hace sino constatar la amenaza y riesgo latente que dicha comunidad representa para el mundo occidental y, por lo tanto, para España".
Y se quedan tan anchos, dejando el mensaje de que la comunidad paquistaní es un peligro para el mundo occidental y España, sin explicar correctamente esta supuesta información, diferenciando lo que determinadas personas puedan hacer respecto a toda una comunicad. La afirmación hecha en el periódico no puede ser más racista y más  acusadora. Pascual Serrano comenta con sentido: Sustituyamos la palabra paquistaní por judía e imaginémoslo en Alemania en 1933.(1) 
El País, como otros medios de comunicación españoles, es una fuente continua de contradicciones, porque estos medios han estado apoyando de forma decidida, y descarada, a los islamistas radicales que han arrasado Libia y que ahora están atacando Siria. No hay más que ver la siguiente falsificación de la realidad siria y el apoyo dado a los "rebeldes sirios" (en realidad extremistas islámicos vinculados al terrorismo, la mayoría de ellos extranjeros y buena parte pertenecientes a Al Qaeda)2, 3, 4, 5, 6, 7:
Las dimensiones de la guerra civil siria y su insoportable asimetría hacen inaplazable una intervención exterior que vaya más allá del envío de armas a los rebeldes por Turquía y Catar o de la ayuda menor de la CIA autorizada por un ambiguo Obama. Como toda fuerza de origen popular, los insurgentes sirios, pese a su arrojo, carecen del armamento y la disciplina necesarios para derrotar a un Ejército pertrechado y con licencia para aniquilar a sus compatriotas. La parálisis occidental, alimentada por los riesgos a corto plazo, ha acentuado las dimensiones del horror. Estados Unidos en particular, tras casi un año de estériles iniciativas diplomáticas, certificadas ayer con la renuncia de Kofi Annan, debe ponerse al frente de ese esfuerzo y establecer una cooperación formal con el Ejército Libre de Siria.
Los llamados "insurgentes sirios" no son sino principalmente mercenarios islamistas venidos desde el exterior y pagados, formados y armados también desde el exterior, por EE.UU. y sus aliados en Europa y por las dictaduras del Golfo: Arabia, Catar o Bahréin;  solo  tienen en Siria el apoyo de una pequeña fracción sunita siria muy fanatizada. La mayoría de la población siria los rechaza, por eso están siendo derrotados una y otra vez, pese al abundante armamento sofisticado que tienen. Un cosa es la opinión que tengan los sirios de su gobierno, que ellos tendrán que decidir, y otra muy diferente apoyar a lo que no son otra cosa que terroristas fanáticos armados y pagados desde el extranjero, que van a destruir si pueden la tolerancia en el país, especialmente contra los que no se someten a su religión y dictados, como ha sucedido con la persecución a cristianos.10
Las contradicciones son llamativas en uno y otro caso, en el primero se acusa a toda una comunidad, la paquistaní, de ser un peligro para occidente, y en el segundo caso, en una editorial, se apoya a los extremistas y encima se pide una ayuda  militar en favor de ellos, como ya se hizo en Libia. El motivo del cambio de discurso, de esta contradicción, no está sino en los intereses económicos. En el primer caso no les agrada que lleguen más inmigrantes y en el segundo quieren quitar como sea al gobierno sirio, que no obedece los dictados de las grandes corporaciones occidentales y que apoya a otro enemigo, Irán, además de tener una de las reservas más importantes de gas del mundo y de ser un lugar privilegiado para el paso de oleoductos y gaseoductos desde Asia Central o Oriente Medio.
El País y otros medios falsifican lo que ocurre en Siria como ya hicieron lo mismo en Libia, cuando indicaron que el 21 de febrero de 2011: “Gadafi saca los bombarderos para reprimir la revuelta”.Bien, nada de esto ocurrió, como lo comprobaron los testigos presenciales y las observaciones por satélite,8,9 y lo que tuvimos después fue un bombardeo muy real y extremadamente brutal de la OTAN, que pudo matar hasta 50.000 civiles, además del ataque despiadado de los islamistas que arrasaron, violaron y mataron todo lo que pudieron, pero esto ya no se mostró, sino que  se ocultó por parte de los diarios o las televisiones todo lo que se pudo. Los medios de comunicación aquí, en Libia, también mostraron su carácter racista contra las personas de raza negra, que muchas de ellas llevaban viviendo durante generaciones en este país y otras solo estaban trabajando allí. Los calificaron como mercenarios y contra ellos fue el odio y las matanzas pepetradas por los extremistas.11
Otro centro de ataque de los medios de comunicación corporativos de España han sido los dirigentes lationamericanos, pero específicamente aquellos que no se someten a las órdenes de las corporaciones españolas como: Repsol, BBVA, Santander, Endesa,etc. Así La Tribuna el 13 de septiembre de 2007 decía  lo siguiente sobre Nestor Kirchner, Cristina Kirschner, Hugo Chávez, Daniel Ortega,Evo Morales y Rafael Correa:
El Dioni de la Pampa y su esbelta esposa, el´gorila rojo de Caracas´, el incestuoso de Managua y los nuevos incas de Bolivia y Ecuador.1
Observando esto, vemos hasta que punto llegan estos medios, no hay límite a la descalificación y al racismo. Contra Hugo Chávez las campañas de ataque han sido intensas y continuas. Por ejemplo, la cadena La Sexta no solo aprovecha para ensañarse con él durante sus "informativos" sino que también lo hace en programas supuestamente lúdicos como El intermedio, así este espacio, en agosto de 2011, riduculizaba al gobierno venezolano y además banalizaba con el brutal ataque de islamistas radicales y de la OTAN contra la población libia.12 ABC  también seguía esta línea de atacar a los dirigentes de Sudamérica, tras la decisión soberana de Argentina de no permitir a la transnacional Repsol seguir explotando los recursos de Argentina, indicando en su portada: "Kristian Kirchner amenaza a España". La presidenta argentina en modo alguno amenazaba a España o a sus intereses, ya que Repsol está principalmente en manos extranjeras y apenas paga un 25% de impuestos aquí, pero esto ABC no lo quiso contar.
En este tratamiento desigual y descalificativo tenemos también el caso de Tele 5, el 20 de julio de 2006, durante la invasión israelí del Líbano, esto decían: "los soldados israelíes y los terroristas de Hezbolláh".1 Los invasores son soldados y los defensores terroristas, ya por definición, independientemente de las circunstancias y los hechos.
Respecto al racismo, el diario El Día de Tenerife decía lo siguiente ante la inmigración:
Canarias sufre una invasión de africanos de raza negra pura -salvo caso de  sida o enfermedades contagiosas-, la cual, como todo el mundo sabe, prima sobre la blanca en caso de mezclarse
Nadie puede saber hoy si dentro de unos años en Santa Cruz y en Tenerife seremos étnicamente europeos, africanos o sudamericanos.
Se está poniendo en peligro el bienestar de la  población mayoritaria del archipiélago, es decir, la raza blanca y de origen europeo  (20.5.2006)13
 Estos comentarios son aberrantes y muestran un racismo profundamente arraigado, y al que los medios contribuyen de forma muy importante.
En relación al tratamiento de la violencia y de las guerras, Pascual Serrano, que ha estudiado bien la parcialidad y también frivolidad con la que actúan  estos medios llamados de comunicación, comenta lo siguiente:
Del mismo modo que se hipertrofia la necesidad de los cuerpos de seguridad en nuestra sociedad, en los medios se relativizan y banalizan las guerras en las que nuestras tropas están implicadas.
Todos recordamos las imágenes de la primera guerra del Golfo repleta de fuegos artificiales de los misiles. También eran asombrosas algunas entrevistas emitidas en nuestros medios con especialistas que nos relataban las cualidades técnicas de un tanque o un bombardero con absoluta impasibilidad. Era como si un electricista explicase cómo ha mejorado el funcionamiento de la silla eléctrica. Nos parecería tremendamente frívolo.1
Cómo se puede banalizar o incluso adular algo que provocará la muerte por doquier y la destrucción de todo  lo que alcance, es difícil de entender para una menta sana y racional. 
Los grandes medios de comunicación, los medios corporativos, están haciendo un enorme daño a la sociedad, por su barbarie, por su racismo y xenofobia, por su falta de piedad y de justicia, por su falta de información con rigor, y en definitiva como consecuencia de su falta de independencia periodística.
1. Pascual Serrano. Medios Violentos.El Viejo Topo. 2008.
2. Thierry Meyssan, Ejército Sirio Libre: ¿revolucionarios o contras?, Red Voltaire 26.7.2012.
                          http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153423

4.  Mahdi Darius Nazemroaya. Libya: Human rights impostors used to spawn NATO’s fraudulent war.  http://www.voltairenet.org/Lybia-Human-rights-impostors-used

5. Suha Mustafa. Kossayr: así empezó todo. http://www.voltairenet.org/Kossayr-asi-empezo-todo
6.  Michel Chossudovsky. Syria: NATO next "humanitarian" war?
7.  Tony Cartalucci. Ending Syria´s violence
8.  LibreRed. Los medios occidentales mienten para justificar la intervención militar estadounidense. 2.3.2011.
9.    Russia Today. Airstrikes in Libya did not take place –Russian military. March 2011. 
10. Pepe Escobar. Confirmado la mayoría de los "rebeldes sirios" son contras mercenarios extranjeros. Red Voltaire. 2.8.2012.

13. Irene Maeso. Desinformación y miedo a lo desconocido. Periodismo preventivo. Catarata. 2007.

Mikel Itulain.
 http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/

Vistas: 56

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución