¿Qué depara el presente y el futuro de la infancia?

El Día Internacional de la Infancia, que se celebra hoy, sorprende a millones de niños en el mundo sin escuelas, con sus familias masacradas por las guerras imperialistas de Estados Unidos y sus aliados, y una esperanza de vida amenazada por la extrema pobreza.

Es una realidad que tiende a empeorarse con el reforzamiento de la crisis económica mundial que tiene como blanco a las familias de bajos ingresos y dentro de ellas lógicamente están las niñas y niños.

La infancia de un poco más de solvencia económica de países ricos comienzan a sentir los estragos de las desigualdades que se entronizan por la reducción de los presupuestos sociales para cumplir con los más elementales derechos del ser humano: la salud y la educación.

Las noticias que llegan de diferentes lugares del planeta son escalofriantes. Por ejemplo en Houla, ciudad Siria al centro del país, perdieron la vida recientemente más de 90 civiles, incluidos niños. Con toda justeza Jihad Makdesi, voceo del Ministerio de Exteriores y Emigrados de la nación dijo que no podían “mercadear con la sangre de nuestros hijos, al igual que no se puede justificar el uso de armas por más excusas polìticas que haya”.

Nada más hay que mirar los ojos asombrados de niños escolares en las fotos mostradas por la prensa internacional para saber la crueldad de fuerzas israelíes que atacaron el colegio de la localidad de Qalqiliya en el este de Cisjordania.

En España en lugar de abrirse paso un futuro esperanzador para la infancia es todo lo contrario, cerca de dos millones doscientos mil niñas y niños viven por debajo del umbral de la pobreza. No lo dice Cuba. Lo señala el informe: “La infancia en España 2012-2012. El impacto de la crisis en los niños”, presentado por UNICEF.

El desempleo marca el panorama de hogares con niños en la nación ibérica y el empeoramiento de las condiciones de vida, que según medios internacionales de prensa, pueden afectar la calidad de la alimentación, la convivencia y las relaciones entre padres e hijos.

Cuba en 1953 tenía apenas 6,5 millones de habitantes y más de medio millón de infantes sin escuelas, un millón de analfabetos, la enseñanza media llegaba solo a la mitad de la población escolar.

Ese gran problema denunciado por Fidel Castro, junto a otros en salud, viviendas y la tierra, en el histórico alegato; “La historia me absolverá” durante el juicio de los hechos por el Asalto al Cuartel Moncada, quedó resuelto con las transformaciones revolucionarias en los primeros años del triunfo de la Revolución con la garantía de la enseñanza gratuita desde los primeros años de vida hasta las universidades.

En Cuba la educación preescolar ocupa un lugar preferente por la alta incidencia en el desarrollo de la personalidad de las niñas y niños, mientras para asegurar el acceso a ese nivel de enseñanza el Estado ha empleado valiosos recursos financieros y materiales para construir círculos infantiles o guarderías que sobrepasan los más de mil funcionando.

Ese subsistema no se limita a los niños y niñas matriculados en los círculos infantiles al entrar en vigor en el período 1992-1993 la modalidad de vías no formales de educación preescolar conocida por: “Educa a tu hijo”.

¿Ventajas de ese programa? Preparar a la familia para lograr el desarrollo integral de los niños y niñas de cero a seis años, tránsito que permite un nivel de desarrollo de habilidades físicas para enfrentar con éxito el aprendizaje escolar.

En cualquier ámbito de la vida social la Revolución cubana se ocupa de sus hijos, a los niños no los desampara y tengo presente lo dicho por Fidel Castro el 4 de enero del 2002 en la inauguración de la escuela especial para niños autistas “Dora Alonso”.

“Si bien el sistema de desarrollo de la educación en Cuba alcanza una elevada prioridad con gastos superiores al 19% del presupuesto del Estado, dentro de ese propio régimen de atención la educación especial acapara un incremento mayor y más en la formación y desarrollo profesional con una elevada sensibilidad”.

Vistas: 13

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución