Por Roberto Torres (robertot) /martes 31 de agosto del 2010.

Por primera vez en 51 años de Revolución, la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre inició una romería de año y medio por la isla con un mensaje de reconciliación en una misa televisada, a tono con un histórico diálogo entre el Gobierno y la Iglesia; así lo describe un cable de AFP fechado en La Habana y publicado por el Nuevo Herald el 10 de agosto.

Como mi infancia transcurrió cerca de donde apareció la Patrona de Cuba en la Bahía de Nipe allá por el 1612 ante tres pescadores sorprendidos por una tormenta, me siento en el deber de comentar la información en cuestión y aportar nuevos alementos.

No es este el primer peregrinaje; probablemente es uno de los más importantes de cuantos le antecedieron, pues por ejemplo hace varios años ese ídolo estuvo en Holguín y fue todo un acontecimiento para la comunidad católica local.

Un poquito de historia no vendría mal. Allá por el año 1958, en plena dictadura de Fulgencio Batista, presencié en Antilla la procesión de la Virgen un 8 de septiembre; lo recuerdo bien porque al otro día llovió y "rompieron" los carnavales, antecedidos por una verbena igualmente tradicional.

Durante el recorrido alrededor del parque central de esa ciudad marítima, cientos de personas acompañaban a La Milagrosa, como también le llaman y no faltaron las que le hicieron todo tipo de promesas desde dejarle el pelo largo a su hijo varón o caminar descalzo en ciertos lugares, con tal de qu esta le concediera una petición. Era, en verdad, un espectáculo sobrio, lleno de adoración y muy propio de aquellos días tristes del país.

El peregrinaje se iniciaba en una ermita situada muy próxima a la bahía, donde se dice que los tres pescadores vieron su imagen. Luego estuvo cierto tiempo en una casa y finalmente fue trasladada para El Cobre, en Santiago de Cuba, por razones que aún desconozco.

Hay tradiciones, costumbres y leyendas que se pierden en el tiempo, pero esta es una de las más perdurables. No niego que las procesiones en cuestión antes y después del 59 tuviesen un carácter conciliatorio entre la Iglesia y el Estado, pero con el paso de los años el pueblo las asumió como parte de su cultura.

En otros tiempos hubo distanciamiento por razones asociadas a los cambios operados en Cuba y el modo en que el catolicismo los enfrentaba. En el libro Fidel y la Religión, escrito por Frai Betto, teólogo brasileño, hay abundate información sobre el tema.

A diferencia de lo que algunos afirman, en Cuba todo el mundo es libre de profesar la religión que estime. Tan es así que cuando alguien inscribe a su niño en la escuela o recibe un servicio de salud no se le pregunta si tiene o no creencia religiosa; basta conque sea ciudadano cubano.

La información de EFE que dio origen a estos apuntes aporta datos históricos de interés como por ejemplo la coronación de la Virgen por el Papa Juan Pablo II en su visita pastoral a Cuba y la fecha de terminación de este recorrido, al cabo del cual retornará al santuario en El Cobre.

Vistas: 9

Etiquetas: A

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución