Participar como iguales en un futuro que ya es presente*

Participar como iguales en un futuro que ya es presente*

Iroel Sánchez

Panel internacional en el III Encuentro de Blogueros de Brasil. Foto: @BinahIre

Una encuesta realizada por la empresa Unisys muestra que el 74% de los estadounidenses piensa que la seguridad de las redes y computadoras del gobierno contra los ‘hackers’ es lo más importante que debe tener en cuenta quien gane las elecciones presidenciales en Estados Unidos este año, el segundo lugar entre las inquietudes de los norteamericanos lo ocupa la protección contra ciberataques y atentados a las redes de energía eléctrica, instalaciones de suministro de agua y sistemas de transporte, que aunque nunca han ocurrido son evocados por la ficción audiovisual y las declaraciones de los políticos.

El terrorismo de bombas y ataques suicidas, en nombre del cual EE.UU. ha sostenido guerras en Iraq y Afganistán, ejecuta extrajudicialmente a enemigos, y opera cárceles secretas donde se tortura a personas detenidas sin cargos, está en el tercer lugar en las preocupaciones de los ciudadanos norteamericanos.

Esta percepción muestra la efectividad con que la industria mediática ha logrado la construcción de un nuevo enemigo en las mentes de los estadounidenses que han sido preparados para aceptar legislaciones y acciones que v..., ya aprobada por la Cámara de Representantes el pasado 27 de abril. A nivel global, el G-8 en su reunión de Francia colocó el control de internet en la agenda de los dominadores del mundo.

A pesar de las desigualdades y exclusiones que mantienen en el planeta a más de 1500 millones de personas sin acceso a la electricidad, internet es un elemento central en el mundo contemporáneo y ha transformado la vida económica, social, política y cultural, multiplicando practicamente al infinito las posibilidades de expresión más allá de los medios de comunicación, especialmente con el crecimiento de la blogosfera, convirtiéndose en una gran oportunidad para las mayorías marginadas por las agendas de los grandes medios.

Un llamado de varias organizaciones de la sociedad civil del Tercer... que tuvo lugar en Ginebra el pasado 18 de mayo denuncia que lo que fue en sus inicios un espacio público global caracterizado por la multiplicidad de posibilidades ofrecida por millones de sitios digitales, pudiera estar evolucionando hacia ser apreciado por las mayorías como un reducido número de servicios web aparentemente muy abarcadores de todas nuestras necesidades como Google, Facebook, Amazon… que conforman cada vez más lo que las personas perciben como internet. Bajo esa capa -dominada por quienes ya controlan casi todos los poderes fuera de la red- estaría la gran diversidad disponible pero mucho menos accedida por el grueso de los usuarios. Se denuncia también que un grupo de empresas norteamericanas tienen un control creciente de la red y sus usuarios, de conjunto con el gobierno de Estados Unidos, donde radican los principales servidores y nodos de internet. El gobierno estadounidense ha rechazado la democratización de la supervisión del servidor raíz de internet y del sistema de dominios, manteniendo su control sobre ambos aspectos, en contra de lo que reclaman numerosos países que han propuesto transferir la llamada gobernanza de internet a un organismo representativo multilateral bajo control de la ONU. Este es un asunto del que los medios hablan poco pero que resulta clave para preservar el carácter inclusivo y democrático de la red, frente a aquellos que pretenden convertirla en un elemento más de su dominación.

Por otra parte, la utilización de internet con fines militares que hace el Pentágono va acompañada de la persecución jurídica y la demonización mediática de cualquier disidencia. Preso y silenciado el soldado Bradley Manning, Julian Assange, otrora héroe de la libertad de expresión para la prensa occidental, ha tenido que aliarse a un canal de televisión ruso para realizar una serie de entrevistas a líderes maldecidos por Estados Unidos de la que la mayoría de los grandes medios de comunicación, que antes reflejaban cada una de sus palabras, no han querido enterarse. La frase con que el presidente Rafael Correa concluyó esta semana su diálogo con el fundador de Wikileaks resulta harto elocuente: “Bienvenido al Club de los perseguidos, Julian”. 

Provenir de un país que ocupa un lugar destacadísimo en ese “Club de los perseguidos” me obliga a compartir con ustedes esta información difundida antier por la agencia Reuters:

“La sucursal en Panamá de la compañía Ericsson, el fabricante número uno del mundo de equipos de redes móviles, tendrá que pagar una multa de $ 1.75 millones al Departamento de Comercio de EE.UU. por violar las restricciones de exportación de EE.UU. contra Cuba, de acuerdo con una resolución obtenida por Reuters.

“La sanción, que fue anunciada el jueves, pero aún no se ha puesto a disposición pública, mostró que la sucursal de la empresa en Panamá opera un “esquema” en virtud del cual envió equipos rotos de Cuba a los EE.UU. para ser reparados.

“Bajo presión del gobierno de EEUU, Ericsson de Panamá reveló voluntariamente las violaciones tras una investigación del Departamento de Comercio, con el cual la compañía llegó a al acuerdo de pagar la multa.

“Ericsson de Panamá “sabía que las exportaciones de los Estados Unidos a Cuba eran ilegales, ya que había sido informado por la empresa matriz de la restricción impuesta a Cuba por los Estados Unidos”, dijo el acuerdo. El acuerdo fue firmado la semana pasada, y aprobado por un funcionario del Departamento de Comercio el jueves.

“El portavoz de Ericsson, Federico Hallstan, dijo desde la sede corporativa en Suecia, que “este no era el procedimiento estándar de Ericsson” y que “hemos cambiado nuestros procesos.”

“Los tres empleados que supuestamente habían hecho negociaciones con Cuba fueron despedidos después de que el plan fue descubierto por la compañía, dijo.”

Lamentablemente, este tipo de acciones son muy frecuentes y no siempre llegan a la gran prensa. Mi país –con el objetivo de mantenerlo bajo un injusto asedio que ya dura cincuenta años- está en la lista de estados patrocinadores del terrorismo que todos los años publica el gobierno norteamericano y algunos medios de comunicación y funcionarios de la Administración  Bush han llegado a acusarlo de manera delirante de organizar ciberataques contra infraestructuras críticas de los Estados Unidos. Con ese pretexto –un absurdo mediático que convierte víctimas en victimarios- , vender tecnología asociada a las telecomunicaciones a Cuba es una acción de alto riesgo para cualquier empresa. En la red somos eso que Eduardo Galeano describió como “país prohibido” al encontrar el cartel de “Forbidden country” como respuesta a una solicitud realizada al conectarse desde un hotel de La Habana. Otro ilustre visitante, Ignacio Ramonet, describía el pasado diciembre una experiencia similar con el efecto del bloqueo norteamericano sobre el acceso a internet desde la Isla: “cuesta una fortuna y además, es prehistórico, porque hoy día internet de banda ancha permite recibir una película inmediatamente, se puede ver en directo una película, mientras que aquí cargar un texto ya tarda mucho tiempo, cargar una fotografía puede tardar muchísimo…”. Un problema que no existe, sin embargo, para el puñado de personas que reciben tecnología de punta y dinero de Estados Unidos para implementar su política de “cambio de régimen” en Cuba, ellos pueden subir fácilmente un video de una hora a YouTube, dotados por los avanzados medios que les facilitan sus patrocinadores y son proyectados por los grandes medios de comunicación como “luchadores por la libertad” pero la realidad es que son cómplices de un brutal ejercicio de censura contra todo un país.

Ignorada o demonizada por la gran prensa, con las limitaciones tecnológicas existentes en la Isla, utilizando las redes que poseen universidades,  instituciones culturales, científicas y de salud, ha surgido en Cuba una auténtica blogosfera nacional, que celebró el pasado mes su primer encuentro al que acudieron de modo presencial más de sesenta blogueros y muchos más de manera virtual. Este evento –transmitido en vivo a través de las redes sociales- fue una modesta expresión del desarrollo natural del uso de internet en Cuba por intelectuales, científicos, estudiantes universitarios, periodistas, entre otros.  Un resultado de la evolución ocurrida desde que a mediados de la década de 1990 surgió Infomed -una red para brindar servicios a más de cien mil trabajadores de la salud que busca compartir el conocimiento con sentido humanista para salvar vidas- se han venido desarrollando entre nosotros experiencias que han permitido un uso social de Internet, aunque aún este resulta muy insuficiente para un país de alto desarrollo del capital humano como lo es Cuba. En esa línea se inscribe EcuRed, una enciclopedia colaborativa en la web en cuyo desarrollo participo y que en menos de dos años ya acumula más de 88 000 artículos y 12 000 colaboradores cubanos.

Al comentar los dos primeros dos años de su blog, uno de los más visitados en la Isla, el trovador Silvio Rodríguez, recordaba que al iniciar su bitácora entre los ataques recurrentes estaba la ..., que los de Cuba no teníamos acceso a internet, recordaba el nacimiento de Infomed y agregaba:

“Hoy por hoy, además de otras redes, unos cuantos centros de estudio y universidades cubanas tienen acceso a Internet, a través de WiFi gratuito. Entre ellos, la Escuela Nacional de Arte.

“Hace muy poco hubo un primer encuentro de blogueros cubanos, logro que muestra un ciberespacio con nuestra identidad. Es de esperar que la Nación no pare de incrementar las posibilidades de nuestro mundo virtual; también espero que cada vez menos los magnates de la Internet dejen de sacarnos el cartelito de “no se puede porque Ud. vive en un país bloqueado”.

“Ojalá se pongan –nos pongamos– las pilas y barramos las sombras de la guerra fría.”

La noticia que acabo de leerles sobre la empresa Ericsson muestra cómo las sombras de la guerra fría nos siguen acosando. Lo ocurrido en la Cumbre de Cartagena de Indias, en la que Estados Unidos quedó aislado frente a América Latina en su obsesión por mantener su irracional política de guerra fría hacia Cuba, ratifica la importancia creciente de espacios como CELAC y UNASUR, desde los que deberíamos tratar de impulsar alternativas tecnológicas que garanticen nuestra soberanía como latinoamericanos también en la red, con espacios y soportes propios. La dignidad con que la presidenta brasileña reclamó en Cartagena, ante el jefe del imperio, ser tratados como iguales, impactará en la historia sólo si es traducida en acciones que garanticen su concreción en el tiempo.

Frente a los intentos por marginarnos, los perseguidos, los vilipendiados –como diría el Comandante Che Guevara- debemos unirnos también en la red y desde los gobiernos progresistas surgidos en la región –víctimas todos de las mismas conjuras mediáticas- propiciar acciones para que nuestros pueblos se apropien de internet. De ello dependerá en gran medida nuestro porvenir, de ser capaces de crear las condiciones para participar como iguales en un futuro que ya es presente, o -por el contrario- resignarnos  sólo a ser consumidores de lo que ordenen los que ya llevan siglos decidiendo por nosotros.

Muchas gracias

*Intervención en el III Encuentro de Blogueros de Brasil. Salvador de Bahía, 26 de mayo

Vistas: 14

Etiquetas: SOCIOCIBERESPACIO

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución