Opinión: Venezuela y la justa y audaz conclusión de Carter

por  Nicanor León Cotayo

Opinión: Venezuela y la justa y audaz conclusión de Carter



El ex presidente de los Estados Unidos James Carter desinfló  en gran medida los globos de mentiras fabricados por Washington contra el proceso electoral que tiene lugar en Venezuela.

Su experiencia abarca la participación en más de 90 comicios en el planeta, algo que quizás le llevó el miércoles a decir que el venezolano “es el mejor del mundo.”.

Lo hizo durante una actividad en la fundación que preside en Atlanta, donde elogió a Caracas por su sistema automatizado de votación que también arroja una boleta física y facilita la verificación de los resultados.

Hace seis años, cuando Hugo Chávez ganó por segunda vez las elecciones presidenciales, Carter declaró a la prensa que ocupó la delantera “limpiamente y con imparcialidad”.

Pero al referirse a los comicios en Estados Unidos subrayó que han apuntalado una “corrupción financiera” estimulada por resoluciones a favor del dinero privado hacia candidatos.

En 2010 se adoptó en Washington una decisión que catalogó como inconstitucional los límites impuestos a las donaciones anónimas para organizaciones políticas.

Ahora mismo se estima oficialmente que, hasta el día de las elecciones en noviembre, solo Obama y Mitt Romney en su puja por la presidencia gastarán unos 1 600 millones de dólares.

La ley electoral venezolana impone a los partidos políticos  no aceptar fondos de organismos públicos, así como tampoco de  empresas extranjeras o con su casa matriz en el exterior.

Esto último fue vulnerado recientemente cuando un video mostró a uno de los hombres más próximos al candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, recibiendo dinero procedente del exterior para su campaña.

No es la primera vez que James Carter pone en duda la credibilidad de las elecciones que se llevan a cabo en Estados Unidos, pero baste el ejemplo de lo sucedido en el 2 000 para sintetizarlo.

La victoria de George W. Bush en la Florida era decisiva para llegar a la Casa Blanca, y en aras de lograrlo desplegaron allí las más enjundiosas tretas del hampa política.

Un periodista del diario británico The Guardian, Greg Palast, ofreció una amplia muestra en su libro The Best Democracy Can Buy (la mejor democracia que el dinero puede comprar), un verdadero testimonio de horror.

Desde su presentación en marzo de 2 003 la obra fue calificada por The New York Times como un “best seller” donde Palast demuestra, entre otras cosas, que dos años antes de los comicios trasladaron a suelo floridano a unas 7 000 personas procedentes de Texas y les otorgaron el derecho a votar.

Conocedor de los hechos, el 10 de enero de 2 001 al ser entrevistado por una emisora radial de Miami, el ex presidente James Carter dijo sentirse “desconcertado y avergonzado” con lo sucedido en la Florida.

Por eso, junto a otros numerosos casos, tuvo sobradas razones para afirmar en Atlanta que el proceso electoral de Venezuela es “el mejor del mundo”.

En ese contexto se recuerda a Cuba, porque desde hace más de medio siglo la propaganda de Washington martilla y martilla la idea de que en esta no se efectúan elecciones democráticas.

Ahora tienen bastante taller con sus denodados esfuerzos para remendar la muy apolismada imagen de su hombre en Venezuela, Henrique Capriles.

 

Vistas: 34

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución