Por razones de trabajo participé en diferentes caminatas de las que se realizan cada año para reeditar la que hiciera el Che frente a sus 300 combatientes desde la Universidad Central de las Villas hasta la ciudad de Santa Clara aquella mañana del 28 de diciembre de 1958, sin embargo, nunca vi tanta masividad y entusiasmo como en la que realizamos en la tarde de este 8 de octubre en que conmemoramos el 45 aniversario del asesinato del Guerrillero Inolvidable.

Ubicado en lugar privilegiado para filmar el recorrido disfruté de la alegría contagiosa de la muchachada, sus gritos, consignas, canciones, bromas, saltos y más.

Se trataba de estudiantes Universitarios y jóvenes en general que se incorporaban. Pude apreciar  turistas extranjeros en cuyos rostros se notaba extrañeza, observando: varios policías miraban sonrientes el espectáculo. Si, porque lo era, y para quien no sea testigo de estos episodios en Cuba puede dudar !Cuanto  hubiera alegrado mi viejo espíritu haber tenido aquí a Camila Vallejo de nuevo ¡

 Cambié impresiones con dos españolas a las que les dije: Lo que les dice El País no siempre es cierto. Una de ellas, profesora que no ejerce como tal, me respondió: Ya no leemos El País, sólo nos habla de los problemas que hay en Cuba, Colombia o Venezuela y de los nuestros no. Tomaron la identificación de mi blog personal, quizás lo lean allá en la Madre Patria y comenten.

En medio de la algarabía de aquella muchachada entusiasta, pero muy disciplinada, escuché los acordes que recordaban la diana mambisa, lo cual enardecía y entusiasmaba más a los impetuosos jóvenes.

Es claro que personas de otras latitudes vean esto y se asombren: caminar varios kilómetros con lluvia anunciada, gastar  zapatos, padecer un poquito de sed quizás, sudar, etc, a cambio de nada. No es a cambio de nada, se trata de recordar al Che, de andar por donde él anduvo en medio de bombardeos y otras  vicisitudes justo el día que se cumplen 45 años de que fuera capturado herido por hombres al servicio de las peores causas.

Los Jóvenes que caminaban esta tarde lo hacían por el Che, por las causas nobles que él defendió, por las que dio la vida. Ante la alegría y responsabilidad con que marcharon nuestros muchachos, pienso que si, que Che tenía razón cuando nos escribió el 16 de abril de 1967:

En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ese, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.

Para júbilo y tranquilidad mía vi, lo aseguro, muchos oídos receptivos. 

Vistas: 53

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Ramiro Alvarez el octubre 10, 2012 a las 3:25am

que suerte tienen algunos¡¡¡, nosotros celebramos desde España con mucho entusiasmo ésta triste conmemoración, pero tan positiva en ideales, permanentes y justos.

 

VIVA LA REVOLUCIÓN CUBANA¡¡¡

 

VIVA EL CHE¡¡