La ferviente determinación de Venezuela por mantener al único presidente que es realmente merecedor del amor de un pueblo, y que sin lugar a dudas proviene de nuestras estirpes bolivarianas, se puso de manifiesto este pasado Domingo 7 de Octubre. Sin embargo, existe entre esos números un mensaje bien importante, que debe servir de ejemplo para las naciones que quieran imitar, o por lo menos seguir nuestra determinación de ser libres. Se trata de la incertidumbre de saber, si en realidad el candidato opositor, tenia asegurados estos mas de seis millones de votos con lo cual este, ante las cámaras del mundo se sintió realizado. para mi y otros mas como yo, fue claro que este no contaba con ese numero de votantes. su expresión lo delato, haciendo ver el asombro con que tomo la noticia. Ya que estaba clarito el plan que venia seguido de los resultados electorales. Pero lo que el no sabe, es que alrededor de casi dos millones de personas simplemente no votaron a favor de el, sino que al comandante le fue enviado un mensaje atravez del voto castigo. Muchos militantes y trabajadores, votaron con los dientes apretados en contra de los que vestidos de rojo; le abrogan al pueblo derechos, que según el presidente Chavez, son logros de esta revolución. Pero que a lo largo de esta fila de enquistados y saboteadores de oficio, que van desde la asamblea nacional, hasta los previos del partido de gobierno (PSUV) y aguas abajo; han vuelto a dirimir sus mañas cuarto-republicanas, sobre el socialismo. El cual el cual se encuentra infestado de oportunistas que encontraron la brecha por medio de las comunas a las cuales también le tienen puestas las manos en caso de una eventualidad que los execre de sus parcelas políticas. Ahora bien, todo este descontento popular es reflejado sin lugar a dudas en los numeritos que favorecieron al majunche. Despertando curiosidad en quienes como mi persona, no le daban un tope de cuatro millones a un candidato que no le daba por los pies al nuestro. El compromiso con el pueblo, que tiene ahora el comandante, es convencernos de dos cosas, uno: que esos candidatos recién nombrados, hagan lo que tienen que hacer. Y dos: que la ineficacia a la cual se refería en la campaña, sea atacada contundente-mente, los castigos sean realmente ejemplares, y por el amor de dios, no se equivoque al castigar; no vaya a ser que lo haga a quien no debe, y los equivocados se rían nuevamente de el y de su pueblo. Y esto lo decimos con toda la propiedad del caso, ya que hemos visto la burla de cerca y de manos de quienes le envían estadísticas fantasmas, siendo dirigentes del polémico partido de gobierno.

Vistas: 35

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución