Una nueva derrota para los nazis en Alemania

Isaac Salinas es militante de En Lucha.

Tomado de En Lucha

 

Por Isaac Salinas

plakat19klein.jpg

Esa es la crónica de la jornada del 19 de febrero. En esta ocasión, solo fueron capaces de movilizar a Dresde a un total de unos 2.000 nazis, que fueron anulados gracias a los bloqueos de unos 20.000 manifestantes antifascistas. Todo ello a pesar del gran despliegue policial que había de permitir el desfile nazi.

Para comparar: En 2009, 7.000 nazis pudieron manifestarse en Dresde. El año pasado, se juntaron cerca de 6.000 nazis, pero en esa ocasión ya no pudieron manifestarse ante el eficaz bloqueo de unas 12.000 personas.

Vemos que el éxito de la convocatoria antifascista de este año supera con creces el éxito del año pasado, cuando por primera vez se logró impedir el acto nazi. El pasado 19 de febrero había 10 antifascistas por cada nazi. La clave: muchos más ciudadanos y ciudadanas de Dresde participaron esta vez en los bloqueos. Además, la alianza Dresden-Nazifrei (Dresde libre de nazis) movilizó desde todas partes de Alemania. Muchos más autobuses llenos de antifascistas llegaron a Dresde que el año pasado. También el espectro político de quienes han participado este año en los bloqueos se ha ampliado significativamente. Ante esto, está claro que, antes de volver a intentarlo el año que viene, los nazis se lo tendrán que pensar dos veces.

El 19 de febrero hubo violencia, pero por parte de la policía. Intentaron por todos los medios permitir la mani nazi. Ya de buena mañana, intervinieron con cañones de agua, porras y gases lacrimógenos contra los antifascistas. El Tribunal Administrativo de Dresde previó la necesidad de separar a los nazis de los contramanifestantes por medio del río Elba, que atraviesa la ciudad de Dresde. El tribunal permitió tres mítines nazis en el lado de la Ciudad Vieja. Al mismo tiempo, se prohibieron todas las actividades anti-nazis al otro lado del río Elba, en la parte nueva de la ciudad.

Lo logrado por la alianza Dresden-Nazifrei ya en el 2010 es muy ilustrativo de cómo hay que organizar la lucha antifascista. La cadena humana formada por miles de personas de Dresde en la Ciudad Vieja (por donde habían de desfilar los nazis) y los 12.000 manifestantes que bloquearon la parte nueva de la ciudad hicieron inútiles los intentos de la policía por garantizar el ‘derecho’ de los nazis a manifestarse. La desproporción entre nazis y antifascistas obligó a las ‘fuerzas del orden’ a acceder a la desconvocatoria de la mani nazi, al no poder dispersar a los contramanifestantes. Todo transcurrió pacíficamente.

Este año, de nuevo este concepto de bloqueos antinazis ha dado sus frutos. Solo la participación de más de 20.000 personas pudo garantizar el éxito. Tan pronto como la policía desalojaba un bloqueo, se organizaba en otro lugar uno nuevo. Incluso cuando la policía intentaba organizar rutas alternativas para que los nazis pudieran manifestarse, eran bloqueados de nuevo. La estrategia de la policía se ha visto socavada por la determinación de las masas combinada con una amplia movilización y el apoyo de algunas celebridades.

De nuevo el papel del partido Die Linke ha sido muy destacable. Este año ha movilizado mejor que el año pasado. Han participado agrupaciones de todas partes de Alemania, y ha tenido una buena visibilidad. Muchos diputados federales y estatales han desempeñado un buen papel a la hora de contener la brutalidad policial.

La experiencia de Dresde solo puede servirnos para ratificarnos en la necesidad de seguir construyendo y ampliando espacios de coordinación de la lucha antifascista como Unitat Contra el Feixisme i el Racisme en Catalunya, especialmente con el objetivo de plantar cara al partido fascista Plataforma per Catalunya de cara a la campaña por las elecciones municipales de mayo.


Vistas: 15

Etiquetas: MEMORIA

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución