Negocios, privatizaciones y amiguismos, crónica del saqueo del estado español

La estafa de crisis capitalista que sufrimos viene generando situaciones nunca vistas en la realidad de esta pequeña parte de la Tierra. Un ejemplo clarificador lo tenemos en Catalunya, donde a partir del próximo curso escolar las/os niñas/os que lleven la comida a sus colegios en tupper tendrán que pagar 3 euros para poder usar el comedor. El presidente títere del imperio Mariano Rajoy deambula por sus escondites, de vez en cuando da la cara y asoma su hocico para avisarnos del total rescate de su España monárquica corroída y corrompida por tantos robos y saqueos. Mientras tanto miles de carteristas de cuello alto trafican sobre la dignidad y el bienestar de millones de personas, que ignoran la verdadera magnitud de sus operaciones siniestras.

La táctica es clara para esta tropa de atorrantes que lo único que pretenden es ENRIQUECERSE sobre nuestras miserias, desnudar, desprestigiar lo público, dejarlo en la ruina y demostrar que no funciona, que lo mejor es privatizar servicios esenciales patrimonio de toda la ciudadanía. De esta forma el sector privado se puede apropiar, entre otras “mamandurrias”, de hospitales, de medios terapéuticos y de toda una sanidad que ha costado enormes sacrificios y luchas populares durante cientos de años.

Amparados en sus recortes, reformas y otros abusos de poder se están dando citas para resonancias y otras pruebas médicas para dentro de muchos meses, obligando a quienes pueden pagárselo a irse a la sanidad privada. Consiguiendo beneficiar a un largo listado de empresas como Capio Sanidad, la entidad de gestión sanitaria a la que van a regalar a través de su privatización cuatro hospitales públicos de la Comunidad de Castilla La Mancha, presidida por la dirigente del PP, María Dolores de Cospedal. Por supuesto con la excusa de que no son rentables, que la solución es que queden en manos de accionistas millonarios en algunos casos familiares de cargos públicos vinculados al partido del gobierno. Precisamente en Capio tiene muchas acciones el exvicepresidente segundo del gobierno de Aznar y máximo responsable del batacazo de Bankia, Rodrigo Rato. ¡Qué inocente coincidencia verdad!

La lista de despropósitos y “negocietes” sería muy larga de contar y podríamos seguir por el propio marido de Cospedal y su “vinculación” con la gestión de hospitales. Los curiosos lazos empresariales de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y muchos más casos y tramas de otros personajes de la derechona, pero mejor dejarlo aquí para no hacer cansina esta reflexión desde la tormenta.

Estos pequeños y “anecdóticos” ejemplos perviven dentro de una inmensa red o constelación familiar del saqueo de todo lo público, sucede en el país del ensueño y la pasta fácil para cuatro sinvergüenzas, refleja la estrategia para cargarse el sistema universal, público y gratuito de la sanidad que tenemos, para entregarlo a coste cero a unas siniestras compañías dispuestas a todo, hasta de matarnos por falta de asistencia médica, para hacerse de oro caiga quien caiga a costa de nuestra salud y del bienestar futuro de millones de ciudadanas/os.

Una pandilla de mangantes a la que algunas/os llaman dirigentes políticos, que tienen la caradura y la poca vergüenza de pedirnos austeridad y de culparnos de esta mierda de crisis capitalista. La estrategia perfecta para acabar con derechos civiles, constitucionales y laborales, despedir masivamente a trabajadoras/es y degradar las condiciones de trabajo, recortar las pensiones, subir el IVA en productos básicos fundamentales, generar los mayores índices de desempleo de la historia, criminalizar a las/os empleadas/os públicas/os, subir las tasas de matrícula y vetar las universidades a las/os hijas/os de la clase obrera, terminar con la generalidad de los servicios sociales, con la protección de la seguridad social, con la dependencia y mil tropelías más que no cabrían en este artículo. En definitiva se trata de arruinar el estado y entregarlo al poder financiero internacional, acabar con todo para consolidar ese gobierno mundial altamente autoritario, donde la clase trabajadora seamos esclavas/os a precio de saldo, sufrimiento y muerte.

George Orwell se está quedando corto en el revelador contenido de su obra maestra 1984. El funesto plan del capitalismo va más allá de todo lo que podamos imaginar. En el estado español lo estamos comprobando y sufriendo con las políticas ultrareaccionarias del gobierno del PP, en Grecia lo paga su pueblo con miseria y suicidios. Las millones de personas que viven en el mundo empobrecido, las que mueren de hambre y sed ya conocían el verdadero rostro asesino del neoliberalismo.

Ahora nos toca a quienes creíamos vivir en el cuento de hadas de lo que llaman estado del bienestar. Tenemos que despertar, salir a las calles, romperle la crisma al sistema y acabar con unos gobernantes fascistas y ladrones, una casta diabólica que se ampara en la democracia para esquilmar y robar.

Es posible el cambio y está en nosotras/os que somos el 99% contra un 1% de corruptos delincuentes, una mafia que tenemos que desalojar de sus lujosos despachos, palacios y poltronas saliendo a las calles en cada convocatoria, en cada movilización social, en la construcción revolucionaria de una verdadera democracia real y participativa, donde la prioridad sean las personas y no los bancos y las grandes fortunas.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Vistas: 22

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución