MISIÓN: DESESTABILIZAR

 Lic. Martha Lidia Ferreira                                                            

  

Es imprescindible, luego de mi denuncia a las denominadas ONGs, a algunas en particular denominadas "fantasmas" (conocidas, curiosamente, por mucha gente), cuyos objetivos son claramente injerencistas, en todos nuestros países, en lo que hace al recorte de la soberanía y capacidad real de autodeterminación, tanto en políticas internas como externas, avanzar sobre el tema, con ánimo de reflexionar en base al sentido común.

Vale decir no es un tema sólo de debate de intelectuales, un foro de reflexión, sino una imperiosa necesidad de profundizar nuestras “quintas columnas”, nuestros cánceres queriendo pasar al carácter de metástasis. Es difícil, pero absolutamente real, que poseemos enemigos fuera pero, como en viejas batallas, el hecho de socavar, desde adentro, facilita la invasión. Lo vemos a diario y corroboramos la clarísima intención, en varios países.

Este no es, de forma alguna un tema nuevo, ni recientemente denunciado, ni será el último, para pena de nuestros pueblos y sus Gobiernos electos, donde siempre se esconde, manipulando, la siniestra mano del Imperialismo. Nosotros ponemos los cuerpos, en la resistencia, luchas intestinas, debacle de las monedas y comercio, desprestigio de personas, conflictos creados, desestabilización que sólo importa a quien está agazapado, escondido, esperando el momento de aprovechar, cualquier circunstancia, para montarse en algo que le reditúe a sus intereses neocolonialistas.

Quién azuza el conflicto, quién lo alimenta hasta que salta como una marea incontrolable, más de una vez sin demasiada o ninguna organización, sin objetivos políticos claros, sobre falacias “compradas” al enemigo, al cual no logran identificar?

Sin embargo, los réditos son los que van a las arcas de ese enemigo de todos; el que desea poner al frente un cipayo que gobierne en su nombre, según su concepción de democracia, justicia, cultura de dominación y vasallaje, de exterminio físico, emocional, cultural. No debemos permitirlo.

La paz, esa pobrecita que pareciera está sólo en el imaginario, en la palabra sin contenido, porque los pueblos no arriban a ella para su desarrollo, en su soberana forma, en su tiempo y espacio, electa sin condicionamiento alguno, pareciera imposible. Esa paz, no sería reconocida por nadie en el mundo, es un estadío de la humanidad hacia donde caminamos sólo buscándola. Debemos insistir en ello, día a día.

Las Bases Militares, la Escuela de las América, la “ayuda” a las FFAA y pueblos, las ONGs, como CADAL y otras tantas, tiene el costo de nuestra propia vida, forma de vivirla, desculturización y alienación del pensamiento. Incapacitados para el análisis, donde pensar está prohibido, de una forma u otra, vamos haciendo camino al andar… con el enemigo? Seguimos “pagando el precio” impuesto?

Existe la libertad? No, si siempre estamos resistiendo a todo lo que nos intenta acallar, buceando entre la sobre información, resolviendo varios conflictos a la vez, provocados artificialmente, condicionamientos externos de todo tipo que nos impiden la hermandad de los pueblos y unidad de Gobiernos con fines colectivos e individuales. Diría, sin temor a equivocarme, que movernos dentro de esa órbita de condicionamientos, pretendiendo avanzar, está muy lejos de llamarse de forma tal.

Debemos ponernos a la altura de las circunstancias para contrainformar, investigar los hechos, denunciar, reflexionar, usando el sentido común (el menos común de los sentidos – desplazado por el facilismo) para no continuar sumando al enemigo.

Sólo nos resta nuestra dignidad y aumentar la capacidad de denegar lo fácil y transitar el largo y tortuoso camino de aclarar origen, hechos y consecuencias, y a quién sirven esos resultados, no esperado por nadie, más que por el enemigo, a cada paso, pisando fuerte en nuestros pasados y con clara idea de futuro en todas las áreas. El Planeta, las distintas especies que lo pueblan, el hombre devenido en un hambriento mutante del hombre más indefenso, la carencia de valores, esa impúdica forma de estigmatizar y demonizar TODO lo que es diferente.

Modestamente considero nuestros inalienables derechos, conquistados con años de lucha, son hoy un deber ético a defender. Defenderlos del facilismo del dinero que el Imperio nos quita, en recursos naturales y mano de obra barata, y nos entrega luego en pequeñas limosnas que compran voluntades a quienes primero lumpenizaron, quitaron su conciencia. Lo hacen directamente con “ayudas”, ONGs non santas, por cierto, no investigadas en esos objetivos “tan humanitarios”.

El que pretende vivir de ellas, para luego pretender hacer con ello lo que su supuesta firme ideología le dicte, sabe duerme con un enemigo que se lo desayunará antes de que despierte del todo.

Cómo hacer? No esperar nada sino de nosotros mismos y lo que nuestro trabajo nos da. Existe un margen tristemente difuso entre lo que yo me gano y aquello más fácil: se llama corrupción de la conciencia, de la ética, de los valores. Uno no se corrompe un poquitín, simplemente se corrompe nomás. Y, cuando ello sucede no hay vuelta atrás, el personalismo lo guiará in eternum a defender lo individualmente ganado, de una forma u otra.

“Es un monstruo grande y pisa fuerte, toda la pobre inocencia de la gente”: ni tan pobres y mucho menos inocentes!

Simón Bolívar: "A la sombra de la ignorancia trabaja el crimen."

 

Vistas: 226

Etiquetas: REFLEXIÓN

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de José Valle Valdés el marzo 8, 2012 a las 9:49am

Estupendo. Saludos

Comentario de Delfina Mosquera Morales el marzo 7, 2012 a las 7:11pm

A la sombra de la ignorancia trabaja el crimen, cierto Martha, de modo que sus reflexiones son palabra de orden, para denunciar las falacias y artimañas de los enemigos de la Revolución.

Comentario de Manuel David Orrio del Rosario el marzo 7, 2012 a las 5:35pm
Mencionas CADAL, se las trae esa organización;la infiltré en Cuba,se cómo son
Comentario de Norelys Morales el marzo 7, 2012 a las 11:23am

Cuando el mensaje alienante prepara el campo para el ataque imperial, no importa dónde ni cómo, qué hacer, cómo hacer, cómo no permitir que la brújula se desoriente. La más infalibe de las respuestas es,  una y otra vez, pegar el oído a la tierra como aquellos originarios, para saber que las caballerías vuelven y volverán, porque no nos resignaremos a perder ante la destrucción de valores, de pueblos, de humanidad en suma. Gracias Martha Lidia. Trataremos de seguir el ejemplo de batallar desde el pensamiento por un mundo mejor y posible.

Comentario de Fernando Doylet Auson el marzo 6, 2012 a las 3:56pm

En el Ecuador se ha establecido un proceso de 'regularizacion' de las ONGs para evitar que por medio de ellas financien los actos de desestabilizacion, como se explica en http://asso.in/url/7v7 ,,,este proceso podria ser adoptado por otros gobiernos soberanos, o por lo menos estudiado para crear uno mejor.

Comentario de Cándido Maimot Laffita el marzo 6, 2012 a las 3:28pm

Agradecerte Martha Lidia por esta importante reflexión sobre la cual todos los blogueros comprometidos con la Revolución deben de opinar, para que el silencio no siga siendo la respuesta a las intrigas mediáticas.Un mindo nuevo sí es posible!

Comentario de Delfina Mosquera Morales el marzo 6, 2012 a las 12:41pm

Cierto que los pueblos han de instruirse, reproduzco las palabras de José Mrtí, el más universal de los cubanos, "Saber leer es saber andar", "Ser cultos para ser libres"