YVKE Mundial / AVN – Mientras la ONU condena a Libia, Israel desencadena un masivo bombardeo contra la Franja de Gaza, región palestina que se encuentra en crisis humanitaria debido al bloqueo que le impone Tel Aviv.

La incursión militar contra el enclave costero se produjo anoche y un portavoz del Ejército hebreo reconoció que el ataque fue el mayor desde la invasión a Gaza, entre finales de 2008 y principios de 2009, que produjo 1.400 palestinos muertos y 5.000 heridos.

Autoridades del Movimiento de Resistencia Islámica Hamas, que gobierna la franja desde 2007, valoraron la serie de bombardeos como parte de una “escalada” en la que las fuerzas israelíes han operado con creciente agresividad en las últimas horas. 

En la jornada de ayer, una patrulla de militares hebreos entró en Gaza con el pretexto de perseguir a milicianos de la resistencia y causaron destrozos en esa zona.

Desde Tel Aviv justificaron los bombardeos como una respuesta al disparo de cohetes artesanales, por parte de grupos armados islamistas, contra las regiones israelíes de Beer Sheva y otras en el oeste del desierto de Negev.

Miembros de las Brigadas Al-Qassam, brazo armado de la organización Jihad Islámica, confirmaron que atacaron a un grupo de tanques y buldozers de Israel, que se preparaban para arrasar terrenos en áreas de la frontera.

Por su parte, combatientes de las Brigadas Abu Ali Mustafá, ala militar del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), indicaron que en la madrugada también lanzaron tres obuses de mortero contra una base militar israelí, en Nahal Oz, y dos más contra una infraestructura al este de Az Zaytoun.

Estas acciones son parte de la resistencia a la ocupación israelí de territorios palestinos, a la política de asentamientos y al bloqueo recrudecido contra Gaza en casi cuatro años, explicó un miembro de la organización.

Por otra parte, unos 5.000 palestinos se manifestaron este jueves en Naplusa, al norte de la ciudad de Cisjordania, en rechazo al veto de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a una resolución contra el plan de expansión israelí en territorios ocupados.

Los manifestantes agitaban banderas palestinas y pancartas en las que criticaba a la administración del presidente Barack Obama y llamaba a la unidad entre Al Fath, que dirige la Autoridad Nacional Palestina (ANP), y Hamas.

El 18 de febrero pasado, Estados Unidos utilizó su veto en el Consejo de Seguridad para proteger nuevamente a Tel Aviv, frente al rechazo internacional a su política de promover asentamientos en tierras palestinas.

En la votación del organismo de la ONU, los otros 14 miembros se pronunciaron a favor de la resolución presentada por la ANP y otros países árabes.