Mantendré a Grecia en la eurozona
Alexis Tsipras Αλέξης Τσίπρας
Traducido por Manuel Talens

Para que no quede duda alguna, afirmo que mi movimiento –Syriza– se ha comprometido a mantener a Grecia en la eurozona.


Alexis Tsipras, por oursoula

El presidente Barack Obama estaba en lo cierto cuando el pasado viernes dijo: “Ahora vamos a hacer todo lo posible para crecer, incluso a costa de congelar un plan a largo plazo para que la deuda y los déficits se estabilicen y empiecen a disminuir de forma constante”. Eso mismo se aplica a mi país. Hoy, más que nunca, existe la convicción de que a Grecia debe dársele una oportunidad para que se adentre en una senda de crecimiento real y acceda a un nuevo futuro.

Estoy firmemente convencido de que el próximo domingo el pueblo de la Republica Helena nos va a otorgar un claro mandato democrático, con el cual tomaremos medidas inmediatas para poner fin al corrupto e ineficiente sistema político y regulatorio de Grecia, que ha asolado nuestra economía en las últimas décadas. El pueblo griego también espera de nosotros que evitemos la actual crisis humanitaria del país.
Syriza es el único movimiento político de la Grecia actual que puede ofrecer estabilidad económica, social y política a nuestro país. A corto plazo, la estabilización de Grecia beneficiará a la eurozona en un momento crítico de la evolución de la moneda única. Si no cambiamos nuestro camino, la austeridad amenaza con forzar la salida del euro con una certeza todavía mayor.
Sólo Syriza puede garantizar la estabilidad griega, porque no cargamos sobre nuestras espaldas el bagaje político de los partidos tradicionales, que han llevado a Grecia al borde de la ruina. Ésa es la razón por la que los votantes respaldan nuestro compromiso de impedir que nuestro país se hunda en el precipicio de la destrucción. Vamos a situar a Grecia por un nuevo camino de crecimiento mediante un gobierno transparente. Una Grecia renovada contribuirá a los nuevos cimientos de una Europa más cercana, más unificada. Lo que ha ocurrido en España el pasado fin de semana confirma que la crisis es paneuropea y que la forma en que se la ha manejado hasta ahora ha sido completamente ineficaz.
El pueblo de Grecia desea reemplazar el fallido Memorando de entendimiento (que se firmó en marzo con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional) por un “plan nacional de reconstrucción y crecimiento”. Esto es necesario tanto para evitar una crisis humanitaria en Grecia como para salvar la moneda común.
Los problemas fiscales sistémicos de Grecia son, en gran medida, un problema de escasos ingresos públicos. La multitud de concesiones y exenciones fiscales que administraciones anteriores otorgaron a intereses especiales, junto con una baja tasa impositiva sobre los ingresos personales y el capital, explican buena parte del problema. Lo mismo sucede con el método altamente ineficaz de recaudación de impuestos.
Según Eurostat, Grecia está un 4% por debajo de la media de ingresos públicos de la eurozona como porcentaje del producto interior bruto (PIB). El bipartidismo político ha ignorado durante décadas la urgente necesidad de una reforma fiscal efectiva, pues centró sus esfuerzos recaudatorios en la única fuente agotable del impuesto sobre la renta: la de las familias de ingresos medianos y bajos.


Tsipras en Berlín, por Kostas Koufougiorgos: "Buenos días, señores. Me llamo Tsipras y estoy buscando aliados alemanes para mis ideas de reformas..."

Con nuestro plan de reconstrucción y crecimiento nos hemos comprometido a poner en marcha un programa de estabilización fiscal pragmático y socialmente justo. La estructura de este programa consiste en lo siguiente: 1) Estabilización del gasto público en aproximadamente el 44 por ciento del PIB y reorientación de dicho gasto para asegurar que se utilice bien; 2) Aumento de los ingresos de impuestos directos hasta los niveles medios europeos (más de un 4 por ciento del PIB) a lo largo un período de cuatro años y 3) Reforma del régimen fiscal con el fin de identificar la riqueza y los ingresos de todos los ciudadanos y de distribuir equitativamente la carga impositiva.
La ausencia de transparencia financiera sigue siendo la norma en el país, incluso ahora que los bancos griegos están recapitalizados con préstamos de la troika (la UE, el FMI y el BCE). Nos comprometemos a garantizar que los bancos viables se recapitalicen con transparencia y de manera absolutamente compatible con el interés público. Ésa es la única forma de asegurar que la totalidad del sistema financiero recupere la estabilidad.
Arthur Miller dejó escrito que “podemos decir que una era ha llegado a su fin cuando sus ilusiones básicas se han agotado”. La ilusión básica del buen gobierno griego bajo el antiguo régimen del bipartidismo se ha agotado. Ahora es totalmente incapaz de garantizar el retorno de nuestro país al crecimiento y su plena participación en la eurozona. El próximo domingo situaremos a Grecia en una nueva era de crecimiento y prosperidad.
Esa nueva era comienza el lunes.

Gracias a: Tlaxcala Fuente: http://www.ft.com/cms/s/0/4c44a296-b3b3-11e1-a3db-00144feabdc0.html... Fecha de publicación del artículo original: 12/06/2012 URL de esta página en Tlaxcala: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=7509

Vistas: 13

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución