Última oportunidad ¿para quién?

ELSON CONCEPCIÓN PÉREZ
elson.cp@granma.cip.cu

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha vuelto a la carga contra Irán. "A Teherán se le acaba el tiempo. Esta es su última oportunidad", dijo la señora Clinton esta semana, aunque en realidad ha sido el discurso de ella y del presidente Obama desde el año 2009 cuando arreciaron las amenazas bélicas contra la nación persa.

Pero esta vez es necesario analizar un matiz nuevo en esa diatriba. Es año electoral en Estados Unidos y Barack Obama tiene que poner un especial cuidado y no apresurarse en una decisión, ya sea de guerra o de acuerdo pacífico, porque una u otra acción puede ser aprovechada por los republicanos a su favor para hacer saber a los votantes que, o Barack Obama ha sido muy débil y no ha atacado a Irán, o, si lo hace, ha sido muy irresponsable por apresurarse a llevar a sus soldados a otra contienda.

Y, aunque republicanos y demócratas han utilizado indistintamente la mentira para justificar sus guerras, ocupar la silla en la Casa Blanca —condición solo para multimillonarios, sean del color que sean—, es un apetitoso deseo para quien quiere no quedarse atrás y hacerse de otro periodo en la presidencia.

Ahora, entre los días 13 y 14 de abril, debe haber una reunión, que primero fue convocada para Estambul, Turquía, y luego para Bagdad, Iraq, con el objetivo de que el llamado sexteto de mediadores en el tema nuclear iraní —Reino Unido, Alemania, China, Rusia, Estados Unidos y Francia— vuelva a oír las exigencias y amenazas de Washington, la aplicación de nuevas sanciones y la satanización del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyah.

No se puede obviar que hace solo una semana, en el propio Estambul, se reunieron los llamados integrantes del grupo de "amigos" de Siria, para torpedear abiertamente las gestiones y acuerdos logrados por el enviado especial de la ONU, Kofi Annan, respecto al cese del conflicto en ese país árabe.

En estas reuniones y negociaciones se advierte, con más claridad que nunca, que el peligro es cada vez mayor, por cuanto Estados Unidos se ha encargado de volar en pedazos el poco prestigio que le pudiera quedar al Consejo de Seguridad de la ONU; boicotea el trabajo de sus mecanismos a favor de la paz, y arrastra tras de sí tanto al secretario general de la propia ONU, como a la Unión Europea, convertida en una verdadera segundona de lo que ordenan el Pentágono y la Casa Blanca.

El otro aspecto del problema que se le presenta a Obama es el de Israel, que ha amenazado con lanzar oleadas de bombardeos contra Irán y hasta se habla de acuerdos "secretos" con Azerbaiyán, país fronterizo con Irán, con el fin de utilizar sus aeropuertos para reabastecer las naves aéreas israelíes que participen en el peligroso operativo.

Contener a los israelíes es otro dilema en año de elecciones para el actual inquilino de la Casa Blanca. Si Tel Aviv lanza bombas y cohetes contra instalaciones iraníes, todo parece indicar que el estallido de una tercera guerra mundial se apresuraría, y de qué manera. Obama tendría que pagar por tal descabellada decisión.

Pero también, si logra "aguantar" a Israel para que no use las armas contra la nación persa, su "debilidad" lo puede convertir en presa para los dardos que contra él y su administración lancen los republicanos e incluso personajes de su propio gobierno, vísperas de los comicios presidenciales.

Para el jefe del Pentágono, Leon Panetta, de lo que se trata es de la falta de recursos para emprender la guerra contra Irán, ya que —según él— los republicanos bloquean las propuestas financieras de los demócratas.

De todas formas, ya Washington fabricó y tiene dispuesto para usar contra Irán el Penetrador de Artillería Masiva (MOP, por sus siglas en inglés), una bomba de 13,6 toneladas contra blancos subterráneos ya enviada a la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos de Whiteman, en Misuri, la cual fue diseñada para ser lanzada desde los bombarderos B-2.

Es oportuno volver a recordar que Estados Unidos aún tiene abiertos varios frentes de guerra en el Oriente Medio, y las cifras multimillonarias de su costo recaen directamente sobre los contribuyentes norteamericanos, golpeados por una de las peores crisis económicas que ha vivido ese país.

Mientras, en Moscú, el experto ruso Leonid Ivaschov, presidente de la Academia de Problemas Geopolíticos, denunció ante la Cámara Baja del Parlamento que el Pentágono prepara en la actualidad una fuerte agresión armada contra Irán y en caso de que Israel participe, podría hacer uso del arma nuclear.

Entonces una vez más, la Casa Blanca, con el gran poder mediático a su servicio, utilizará como justificación la mentira, como lo hizo en Iraq, Afganistán, Libia y actualmente contra Siria.

Se trata de un asunto tan espinoso y peligroso que aunque Hillary Clinton y el presidente Obama hablan de una "última oportunidad" para Irán, mejor sería que reflexionaran, ellos y todo el mundo, en cuanto a que una guerra contra Irán puede llevar al planeta a su última oportunidad de vida.

Por eso, esa conflagración hay que evitarla, sea como sea.

Vistas: 17

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución