Los que mienten, los que pagan y los que nunca olvidan

Cuando leo lo que escribe Yoanis Sanches y escuché la noticia del ingeniero iraquí Rafid Ahmed Alwan al Janabi, quien admitió en una entrevista con el diario británico The Guardian, haber mentido para provocar la caída de Sadam Husein. me vino a la mente una tonada que dice “así en el mundo los hay, que una ley sola obedecen, la ley del que vive más, aunque traicionen toda la especie” y que cantaba el trovador cubano Virulo.
Las “confesiones” sobre la existencia de armas químicas y biológicas en Irak, fueron utilizadas por los EEUU, en su campaña de demonización contra ese país, a fin de conseguir el respaldo de la ONU para la invasión a Irak en el 2003,

Todos nos acordamos del discurso de Collin Powell, entonces Secretario de Estado en las Naciones Unidas, el 5 de febrero de 2003, cuando citó información de inteligencia sobre el programa de armas biológicas de Saddam Hussein en Irak, obtenidas por un desertor, cuyo nombre en código era "Curveball", refiriéndose al señor Rafid Ahmed Alwan al Janabi. Ahora el ex secretario de estado dice estar indignado con la CIA por haberle brindado información falsa. Sin embargo yo creo que el señor Powell sabía de lo irreal de esa información , y no hizo más que jugar le papel que le asignaron en una guerra por petróleo y no por la libertad de nadie.
El imperialismo nunca se ha detenido ante ninguna consideración ética para alcanzar sus propósitos mezquinos y de rapiña. Todo el mundo sabia, ese febrero del 2003, que la CIA inventaba excusas para asegurar la invasión, tenían de referente todos los actos de doblez anterior. La famosa declaración de la enfermera kuwaití; quien dijo entre lágrimas, haber visto a los soldados de Irak asesinar bebes en un hospital de Kuwait. Luego resulto que la tal enfermera, era una joven que jamás había estado en el país árabe cuando la invasión, y que todo fue el resultado de un montaje hecho por una agencia de publicidad.
Un país como EEUU, que sustenta su conducta en la mentira y la manipulación no puede ser creíble para nadie. Una persona medianamente informada, con dos dedos de frente, tiene ante si los elementos precisos para desconfiar de cualquier información que provenga de ese gobierno y los medios de prensa que le siven. Absolutamente predecible y repetitivo, el poder imperial ha usado y utiliza aun, una y otra vez traidores y apartidas sin escrúpulos para demonizar a los que deben ser sometidos. Lo hacen ahora continuamente, contra Irán y su supuesto desarrollo nuclear, ha estado mintiendo constantemente, para conseguir la destrucción del ALBA, y la unidad de los pueblos de América Latina.
Con Cuba, se ha ensañado especialmente el falaz imperio, utilizando mercenarios y sujetos sin alma, capaces de mentir descaradamente, hablando de crímenes que nunca se han cometido, solo con el propósito de destruir la Revolución y satanizar a los líderes cubanos. Paga miles de dólares a los llamados ciberdisidentes como Yoanis Sanches quienes se ocupan de echar humo a los ojos del mundo con el fin de que su propia patria sea arrasada como la fue Iraq. Esos sujetos, Yoanis, Rafi Ahmed y otros como ellos, no les importan las consecuencias de sus actos. El desertor iraquí, quien hizo la suyo para que murieran cientos de miles de sus compatriotas, dice no estar arrepentido de nada.
Por eso no se puede perder un minuto para denunciar a los criminales y a sus cómplices, aunque les den crédito en los medios informativos del poder, los llenen de premios, les paguen millones, los hagan célebres. Los pueblos hacen justicia, los pueblos no olvidan, eso es algo que debían saber los que alimentan su egoísmo con la sangre de sus semejantes.

Vistas: 93

Etiquetas: Cuba, EEUU

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Martha Lidia Ferreira Fernández el febrero 18, 2011 a las 8:09am
Podrán cortar todas las flores, pero no acabarán con la primavera... Mi confianza en los pueblos, y desconfianza absoluta en el Imperio, hacen que sepa, a ciencia cierta, estos seres abominables, pagarán de cualquier forma, de todas las formas, el daño que causan. Sus "patrones" no los cobijarán cuando el pueblo los acorrale y aisle para abandonar su impunidad. Y, el pueblo, no descansará hasta que esto suceda. Gracias por compartir !