Los Héroes Cautivos: El Terror del Imperio… Una historia desde una perspectiva histórica

Por Lázaro David Najarro Pujol

Gualdo Hidalgo es un cubano  que marchó con su padre a EE.UU antes del triunfo de la Revolución, pero siempre mantuvo su vínculo con la Patria y con el proyecto social propuesto a partir del 1 de enero de 1959. Cuando solo tenía 7 años de edad, huyó con su padre, que estaba en peligro de morir porque solía viajar a la zona donde operaba la guerrilla de Fidel Castro.

Hidalgo, director ejecutivo de la editorial Latin Heritage Foundation tiene en proceso de edición final su libro: Los Héroes Cautivos: El Terror del Imperio, que saldrá a la luz aproximadamente.

Es un libro que sale en un momento decisivo en la batalla por la liberación de los antiterroristas cubanos ¿Con qué perspectiva la escribió?

Cuenta la historia de Los Cinco Héroes. Es una historia desde una perspectiva histórica, lo cual implica que aborda, en cierta y necesaria medida, la historia de la Revolución Cubana, su naturaleza popular, su esencia. Una Revolución de los humildes y para los humildes, inevitablemente desencadenaría el ataque brutal para destruirla por parte de los grandes intereses. No hay que olvidar que la acción militar de mayor envergadura contra la Revolución, la invasión de Playa Girón, fue planeada y ejecutada por el gobierno norteamericano, a cuyos efectos la CIA reclutó a cubanos residentes en Estados Unidos.

De modo que el libro aborda toda una serie de acciones violentas –hoy se les llama “terroristas”- desde el mismo inicio de la revolución hasta los tiempos actuales.

Combina la descripción de acciones y el análisis de tipo ideológico, político y filosófico.

Es desde esta perspectiva que se aborda el caso de Los Cinco. Durante los años 60, por ejemplo, cientos de miles de campesinos, de milicianos, a todo lo largo de la isla defendían un sueño, el asalto al cielo y a la libertad por los ignorados durante el curso de la historia.

 Y si ayer cientos de miles defendían el derecho a libertad de todo un pueblo, en la actualidad les correspondió a cinco hombres el realizar esa titánica labor. Desde esta perspectiva se describe el caso de Los Cinco.

 

¿Por qué usted considera que los Cinco antiterroristas cubanos son héroes?

Porque son cinco hombres que han sido condenados por defender los derechos de todos los condenados de la Tierra, la condenación  histórica impuesta por dictado imperial a millones de habitantes de America Latina, Asia y África –“parias en sus propias tierras”- y a los millones que viven en condiciones paupérrimas –paradójicamente, en los mismos países ricos de Estados Unidos y Europa.

¿Los ciudadanos norteamericanos saben ellos fueron detenidos porque el gobierno cubano alertó a la Casa Blanca de actos terroristas que llevarían a cabo grupos de la mafia cubana-americana radicada en EEUU en la que podían morir personas inocentes tanto de la isla como de los propios Estados Unidos?

La mayoría del pueblo norteamericano ignora eso. Al pueblo norteamericano lo mantienen en la más completa ignorancia. Los medios de comunicación estadounidense simplemente se limitan a seguir las reglas del juego, no escritas, pero reglas que todos siguen fielmente.

Todos están pendientes de las señales de Washington. Ningún medio de prensa norteamericano desata por propia iniciativa una campaña contra nada. Se limitan a la misma rutina de siempre, con sus espacios habituales.

Por supuesto, cualquier periodista puede entender que existe un problema acuciante que requiere atención. Pero nadie toma la iniciativa, como se supone que ocurra en una “prensa occidental libre” se haga.

Ahora bien, si Washington empieza el ataque, todos los medios lo secundan en cuestión de segundos. Se desencadena la parafernalia universal acerca de un país al cual hay que atacar para “liberarlo” pero del cual nadie hablaba y nada se sabía.

Incuestionablemente, hay un juego y ciertas reglas. Si conoces el juego y conoces las reglas, puedes hacer lo que quieras; juegas con ellos como ellos juegan con todo el mundo.

Hay que tener también una internalización clara de la esencia del sistema capitalista, máxime en su fase monopolística.

La esencia del capitalismo es comprar y vender. La mercancía es la esencia clave del sistema.

El capitalismo – y todas sus manifestaciones, incluida la comunicación social-, ya lleva más quinientos años de existencia. Eso se ha tornado en mecanismos reflejos. La mayor parte de la población, manipulada durante siglos, actúa como autómatas.

El sistema, el juego y sus reglas, así como las mentalidades, existen desde hace muchos siglos.

En virtud de lo anterior, el pueblo norteamericano podría en cuestión de meses conocer completamente a Los Cinco.

No por medio de comunicados de prensa basados en declaraciones de principios sino publicando obras, videos, canciones que se pondrían a la venta en USA y Europa, básicamente, y que serian divulgados ampliamente por los medios de comunicación, y que a millones de norteamericanos les interesaría adquirir.

Así, simplemente, se inundaría el mercado con símbolos, canciones, y conduciría a algo similar de lo que pasó con Nelson Mandela.

Es indudable que el gobierno cubano, los periodistas, los activistas y los cientos de miles de personas que en todas partes del mundo expresan su solidaridad y reclaman la liberación de los Los Cinco, han desarrollado una extraordinaria labor.

Esa intensa labor básicamente se ha desarrollado en la esfera política, y miles de norteamericanos, sensibilizados, interesados y preocupados por los problemas políticos y las injusticias sociales, tienen pleno conocimiento de Los Cinco.

Al gran pueblo norteamericano, a los 300 millones de norteamericanos no se llega por medio de campañas de denuncias de carácter legal y político porque al pueblo norteamericano no le interesa la política. Ellos desconfían de los políticos, no creen en ellos. A los americanos no les interesa la política por la sencilla razón de que durante muchísimo tiempo han sido defraudados, engañados sistemáticamente, por los políticos norteamericanos. ¿Por qué tú crees que el pueblo americano, en su gran mayoría, no vota en las elecciones? ¿Por que tú crees que el gobierno estadounidense, un país que domina el campo de la tecnología informática, omite informar acerca de americanos que vota en una campana presidencial? Sencillamente porque la mayoría del pueblo no vota porque no confía en los políticos.

Es la sencilla razón por la cal a los americanos no se llega con mensajes ni propaganda centrada en injusticias políticas.

Al gran pueblo americano se llega del mismo modo que se llego con Nelson Mandela: cuando los artistas, los cantantes, los creadores de todo tipo se sumen a la campana por Los Cinco de modo masivo.

El pueblo americano no conoce a Los Cinco por la misma razón que no conoce de los numerosos suicidios de norteamericanos al perder sus casas – parte esencial del sueño americano (The American Dream)- por culpa de Wall Street, que jugó y perdió el dinero del pueblo especulando en el mercado financiero con la misma irresponsabilidad que alguien juega apostando en un casino con dinero ajeno.

La prensa americana silencia esos casos.

El pueblo no conoce a Norman Rousseau quien se suicidó de un balazo cuando el banco americano le quito su casa. Su esposa se lamentaba: “Es horrible. Perdí a mi esposo, mi casa, mis peritos, mis muebles…Lo he perdido todo, sin razón alguna”.

El pueblo tampoco conoce a la madre que se suicido dejando una nota a su esposo e hijos: “Ahora cobren mi seguro de vida y paguen la casa. No la pierdan, no se queden desamparados viviendo en la calle”.

También desconocen a la anciana, quien sabiendo que venía el sheriff a quitarle la casa, se sentó en un alance, puso un disco con su canción preferida, y se enveneno, dejando la puerta de la casa abierta. Cuando el sheriff llegó, encontró a la anciana muerta en su sillón con el fondo musical de su canción favorita. 

Cuando las manos de los círculos del poder, trátese del gobierno o los bancos, estén machadas con injusticias y sangre, esos casos son silenciados por la gran prensa norteamericana.

Estados Unidos plantea que combate el terrorismo y desató una guerra con el pretexto de combatir el terrorismo, mientras en esa nación los terroristas se pasean libremente por las calles, como un claro ejemplo de hipocresía al gobierno norteamericano que por la boca condena a terroristas pero en los hechos protege la libertad del asesino Posada Carriles. ¿Cuál es su punto de vista ante esa actitud de la gran potencia? ¿Detrás de esa supuesta campaña que se esconde?

Tú pregunta respecto al “combate contra el terrorismo” de Estados Unidos, y el unísono y estrepitoso cacareo de las potencias occidentales en torno a esa política, te la respondo categóricamente con las palabras de Shakespeare referidas a la vida: “…es un cuento narrado por un idiota, lleno de sonido y furia que nada significa”.

Un tonto de capirote lo simplificaría rápidamente en un hipotético dilema: ¿Buscan terroristas o petróleo?

La política norteamericana está repleta de mitos e incongruencias de todo tipo. Actualmente, a Washington se le acredita el combate contra el terrorismo, del mismo modo que en décadas pasadas al presidente John F Kennedy se le otorgaron meritos por su lucha contra la mafia, una lucha muy rara e incomprensible si se tiene en cuenta que Kennedy contrató a notorios jefes mafiosos para que asesinaran a Fidel Castro.

En los últimos años, el Laboratorio de Lenguaje de la CIA creó dos términos: Disidencia y Terrorismo.

Tales términos describen actitudes y acciones que han existido desde el mismo origen de la humanidad.

El disentir es inherente al ser humano. Ni tus hijos, ni tus vecinos, ni tus mejores amigos van a estar siempre de acuerdo contigo. Los ateos por ejemplo, disienten hasta de Dios. Y, por supuesto, están los que disienten de Bush, de Obama, de cualquiera.

El recurso a la violencia, por otro lado, ha existido por los siglos de los siglos.

La inconsecuencia y duplicidad moral y política, el doble estándar de Washington, consiste en que, para los efectos operativos y los objetivos para los cuales esos términos fueron creados, “disidentes” son los que disienten de los que no son aliados de Washington, y, terrorista, cualquiera que ponga una bomba en cualquier lugar del mundo pero no milite en sus filas.

Recuerdo la anécdota de un líder de una organización en el exilio,  a quien la prensa cubana, en particular el periódico Granma, lo acusa de ser un connotado terrorista, y quien al ser interpelado por un dirigente nacional americano acerca de tal reputación, le respondió: “No, chequeen bien eso. Debe haber una confusión. Yo no fui el que tiró las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki”.

El atentado criminal contra Las Torres Gemelas que costó la vida a miles de ciudadanos inocentes sirvió como eje propagandístico para “guerras contra el terrorismo’, cuyos objetivs reales son de control político y económico.

Paradójicamente, tras la alerta máxima declarada en USA tras el acto terrorista contra el World Trade Center, el único avión autorizado a sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos fue el que conducía a los numerosos parientes de Osama Bin Laden. Curiosamente, en 1979, cuando se funda la compañía Arbusto Energy, Salem Bin Laden, el multimillonario hermano mayor de Osama Bin Laden es uno de los que invierte su capital en la compañía. “Arbusto” significa Bush en inglés y, lógicamente, el propietario era George W Bush. En 1976, Gerald Ford nombró a George Bush director de la CIA. Cuando la guerra en Afganistán contra las tropas soviéticas, Osama Bin Laden combate contra los soviéticos comandando los mujahedin en planes coordinados por la CIA.

Cuando en 1986 estalla el escándalo Irán –Contras, cuando el presidente Reagan provee secretamente armas a Irán - violando un embargo, como el impuesto a Cuba- para lograr la liberación de los rehenes y financiar la guerra de los “contras” contra el gobierno Sandinista, Reagan comparece ante la TV americana y niega rotundamente lo innegable. Curiosamente, empiezan a fallecer los principales protagonistas y testigos.

Luis Posada Carriles es uno de los poquísimos protagonistas que ha logrado sobrevivir.

En 1988, Saled Bin Laden, tras regresar de una reunión con Bush, muere al estrellarse su avión. Estados Unidos, sin comunicación con Irán durante el secuestro de los rehenes norteamericanos, encomienda a Saled que viaje a Ginebra para establecer los contactos con los iraníes y comenzar las negociaciones.

Robert McFarlane, el Consejero Nacional de Seguridad, logra sobrevivir a una sobredosis de valium el 9 de febrero de 1987.

William Joseph Casey, el director de la CIA, horas antes de su programada comparecencia ante el Congreso para explicar el escándalo Irán-Contras, sufre un ataque que lo deja sin habla y fallece de cáncer cerebral en 1987.

Al General Manuel Noriega, amigo personal de Casey, y a quien Casey visitaba con frecuencia, 25 000 marines desembarcan en Panamá para buscarlo y lo condenan a 45 años de prisión. A solicitud de Washington, Noriega le daba asistencia militar a la Contra nicaragüense.

El Coronel James Sabow, tercer oficial a cargo de la Base Naval de la Marina El Toro, se suicida. El Coronel Sabo se oponía a que aviones llevando drogas volando desde Centroamérica aterrizaran en El Toro.

Gary Webb, periodista de investigación estadounidense ganador del Premio Pulitzer, se suicida de dos disparos a la cabeza. Webb escribió la serie de artículos la "Alianza oscura", mas tarde publicados en un libro, En la serie de tres partes, Webb investigó las actividades de contrabando de cocaína de los Contra y CIA la que se distribuía como cocaína de crack en Los Ángeles.

Es sabido que tras la voladura del avión de Cubana de Aviación y tras su cautiverio en Venezuela, Luis Posada Carriles se trasladó a Centroamérica y comenzó a trabajar con Feliz Rodriguez en la lucha contra el Gobierno Sandinista.

Según el plan Irán –Contras, los aviones llegaban con pertrechos a Centroamérica y regresaban a Estados Unidos cargados de cocaína que se distribuía por la CIA para la venta en las calles de Los Ángeles, como parte de la financiación de esas operaciones.

La famosa guerra contra el terrorismo alcanza su punto culminante con la invasión de Iraq en el 2003. La invasión causó la muerte de miles de inocentes ciudadanos, un número infinitamente superior al producido por cualquier ataque de un grupo terrorista.

La invasión a Iraq es antecedida por una intensa campaña de desinformación basada en la falsa información de que Iraq poseía armas de destrucción masiva que ponían en riesgo la seguridad de Estados Unidos y la coalición de sus aliados regionales.

Los mismos invasores reconocieron la falsedad del argumento para invadir el país. No existían armas de destrucción masiva, y se limitaron a declarar  – en una hipócrita distorsión de la historia – que únicamente habían encontrado algunos remanentes dispersos de armas químicas, omitiendo que eran las mismas que Estados Unidos le había vendido a Saddam Hussein en un intento desesperado de EE. UU para que Irán perdiera la guerra de fines de los 80.

Cuando divulgan el video del ahorcamiento del tirano Sadam Hussein –entre burlas y choteos- omiten una realidad histórica: Si Saddam era un tirano, esa condición solo pudo alcanzarla con el apoyo de Estados Unidos.

En octubre de 2002 –antes del inicio de la invasión-, Bill Clinton, en un discurso en Inglaterra ante el Partido de los Trabajadores (Labor Party), refiriéndose a un ataque contra Iraq, advirtió: “No me interesa cuan precisas sean sus bombas, cuando las tiren, personas inocentes morirán” .

Y el 16 de septiembre de 2004, Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, refiriéndose a la invasión declaró: “No estuvo en conformidad con los capítulos de la ONU…Fue ilegal”

¿Cuál es su opinión en cuanto a los oídos sordos del presidente de Estados Unidos a ese reclamo internacional de libertad de los Cinco antiterroristas cubanos?

 

El Presidente Obama está absolutamente consciente que un indulto a Los Cinco por decreto presidencial tendría un alto costo político que él no está dispuesto a pagar.

Ya él ha pasado por situaciones muy alarmantes. Obama llegó a la Presidencia con promesas de cambios que beneficiarían a los obreros norteamericanos, el sector mayoritario pero siempre olvidado por los políticos norteamericanos. Ningún candidato en las elecciones a cualquier nivel menciona a los trabajadores para nada.

Siempre e invariablemente, prometen lo que van a hacer por la clase media.

Al principio de su administración, cuando entre los grandes intereses cundió el temor a los cambios prometidos por Obama, muchos comentaristas de la prensa escrita y la TV desataron una campana de burlas y difamaciones irrespetuosas. No se referían al Presidente con su nombre de Barack Obama sino como Hussein, y lo tildaban de socialista, comunista, musulmán y cosas por el estilo. Las calles de muchos pueblos donde predominan grupos reaccionarios y racistas empezaron a llenarse de carteles con fotos que pretendían ridiculizar al Presidente por su condición de negro y origen musulmán: retratos de un Obama vistiendo turbantes musulmanes y cosas de esa catadura.

Obama reaccionó moviéndose hacia el centro, asumiendo la actitud del político tradicional norteamericano. Los ataques y las burlas desaparecieron como por arte de magia y en la actualidad es tratado con el mismo respeto que se le concede a cualquier presidente norteamericano.

Otro factor a considerar es el escaso conocimiento del pueblo norteamericano sobre Los Cinco. Por una serie de razones, el mensaje, la historia de Los Cinco, no trascendido. De modo que el Presidente no contaría con el apoyo ni la simpatía del pueblo por una acción a favor Los Cinco ya que el pueblo los desconoce.

A mi criterio, la liberación de Los Cinco pudiera acelerarse siguiendo la siguiente estrategia: Priorizar la difusión de Los Cinco de modo que el pueblo conozca su historia, su situación, las irregularidades del arresto y las sanciones, su misión, etc.; y continuar la presión sobre Washington. La combinación de tácticas pudiera ser muy fructífera.

¿Cómo es posible que una persona que ha recibido el Premio Nobel de la Paz, se resista a poner en libertad a cinco hombres que luchaban por la paz y evitaron el sufrimiento humano en el propio EEUU?  No solo evitaron que murieran personas inocentes en Cuba sino también en Estados Unidos.

El Presidente Obama es parte de una maquinaria, la maquinaria del Partido Demócrata.

Tanto el Presidente, como los miembros de la maquinaria del Partido Demócrata en la Florida, le temen a un hipotético efecto negativo que la liberación de Los Cinco en las elecciones y pierdan las elecciones en el estado.

Aunque el temor puede que sea infundado, prefieren no arriesgarse y dejar las cosas como están.

Coincidentemente, los mismos que se oponen a la liberación de Los Cinco en Miami, se oponen a Obama. En ese círculo miamense, se publica un tipo de propaganda negativa contra Los Cinco y contra Obama.

Es conocida el tipo de propaganda contra Los Cinco en Miami, pero contra Obama, que publican? Críticas de carácter económico y político que no dejan de ser meras abstracciones que en realidad no afectan de modo particular a Obama.

Ahora bien, si Obama indultara a Los Cinco, los ataques contra Obama adquirían otro tono con ciertas ramificaciones de carácter nacional. El candidato del Partido Republicano, Mitt Romney, y toda su maquinaria, desencadenarían una campaña multimillonaria, y la noticia del Presidente liberando a Los Cinco seria redactada con términos totalmente opuestos a la pregunta que me formulas.

 

Ten presente que el objetivo de los candidatos en la campaña presidencial consiste en anar votos. No está basada en principios de carácter político, ideológico o moral.

El proceso judicial de los Héroes cubanos ha sido el más largo de la historia norteamericana ¿Qué puede comentar al respecto?

Personalmente pienso, aparte de la prolongación del proceso, que el mismo nunca debió de haber ocurrido. Tienes el ejemplo de los diez espías rusos arrestados no hace tanto. No cumplieron condenas de prisión sino que fueron canjeados por cuatro espías americanos arrestados en Rusia.

El tratamiento diferente dado a Los Cinco es una muestra notoria de manipulación política. Lo de los diez espías rusos sobrepasó los límites del ridículo y el choteo.

En la comparecencia del Vicepresidente Joe Biden en el show televisivo de Jay Leno, Jeno le muestra a Biden una foto de la joven espía rusa Anna Chapman, la cual había impresionado a muchos por su belleza física, y le pregunta:

-          Tenemos nosotros una espía que este tan buena como esta?

Y el Vicepresidente Joe Biden responde en tono jocoso:

-          Déjame aclararte algo. La idea de que se fuera no fue mía.

La irregularidad de todo el proceso judicial no me sorprende. Del mismo modo que no sorprendería a la mayoría de los ciudadanos estadounidenses, quienes consideran que el sistema judicial de EE.UU es totalmente injusto.

La situación se agrava cuando los acusados son negros o latinos.

En una encuesta realizada por la Asociación de Abogados Americanos, publicada por el New York Times en 1999, el 47% de los encuestados considero de injusto el sistema legal contra las minorías.

En el caso de Los Cinco la situación de irregularidades se agrava porque el arresto, la acusación y  los procedimientos de los tribunales no se ajustan al espíritu de las leyes ni a las normas de procesamiento judicial sino que responden a intereses de ciertos grupos influyentes, y la complacencia a esos círculos prima sobre el sentido universal de la legalidad.

En el sistema judicial de Estados Unidos abundan los casos donde los jueces actúan de manera carente de ética, abusando de sus poderes de manera prejuiciosa, fallos parcializados, retardando y dilatando el proceso, dándole tratamiento especial a amigos, socios y parientes, aceptando regalos y sobornos, emitiendo fallos que en realidad son favores especiales, reuniéndose privadamente y de manera inapropiada con una de las partes en el litigio, actitudes prepotentes y hostiles contra ciertos acusados, y otras numerosas actitudes violatoria de los estándares de conducta inherentes a la función de los jueces.

Un ejemplo notorio de las numerosas irregularidades y violaciones cometidas contra Los Cinco ocurre cuando el Tribunal Supremo de EE.UU rehúsa revisar – a solicitud del Presidente Obama- la apelación radicada por Los Cinco.

Estos jueces tienen el poder de fallar en los casos que ellos estimen pertinente y tirar al cesto de la basura lo que no sea de su conveniencia.

Este mismo año, los tribunales de USA se negaron a que se radicara la demanda judicial de tres afganos y tres iraquíes, quienes fueron víctimas de torturas por parte de soldados americanos mientras se encontraban prisioneros en Iraq y Afganistán. A pesar de la evidencia abrumadora de los delitos cometidos, filmadas por los propios soldados norteamericanos, los jueces de USA se negaron a que la acusación se radicara formalmente en las cortes. Hay que tener en consideración que el mundo entero ha visto los videos de las violaciones cometidas contra estos seis acusadores, y quienes fueron víctimas de torturas y trato inhumano y denigrante: torturas, repetidas palizas, acuchillamientos, humillaciones y violaciones sexuales, ejecuciones fingidas y prolongados castigos físicos en posturas físicas abrumadoras y lesivas a su salud.

No en balde, el Partido Verde (Green Party) de USA califica las violaciones del sistema judicial y carcelario como “Vergüenza de América”

Gualdo Hidalgo coincide que ante tanta injusticia corresponderá a un jurado de millones de personas la liberación de los Cinco antiterroristas cubanos sancionado indignamente en EE. UU.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vistas: 97

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

PATRIA ES HUMANIDAD. Red de blogueros y revolucionarios de Nuestra América y el mundo.

Estamos en Blogoosfero

Solidaridad incondicional

 

Súmate

Miembros

Insignia

Cargando…