Los cotilleos de Esperanza Aguirre y los medios españoles con el caso Carromero

Mentir, tergiversar u omitir (según convenga); suprimir o manipular hechos para legalizar actos delictivos de incorregibles corruptos, prometer idilios incumplibles a cambio de votos electorales, llamar desarrollo a la proliferación del desmedido consumismo, imponer el bipartidismo como fórmula de "pluralidad democrática", sentenciar como libertad de expresión los dictados de una clase minoritaria y dominante por sus poderes económicos, establecer la explotación como única base de crecimiento económico, establecer la acumulación de grandes capitales por unos pocos como filosofía democrática de "igualdad de posibilidades" o permitir el favoritismo (de todo tipo) a la creación de monopolios, son manifestaciones que se globalizan como única e inalterable vía de cohexistencia.
 
Un país entero puede desangrarse mientras su estado de salud quede colapsadamente inherte, mutis, enajenado y profundamente obediente a los mandatos de esa clase viral que absorbe con gran oportunismo para beneficio propio y subsistencia toda ánima del resto de la sociedad.
 
Para restringir el pan, se reparte circo. Claro, el circo es negocio y éste último genera capital.  Para eso, como sedante, el divertimento para calmar la sed de la plebe, obnubilar el  rasocinio,  cercenar cualquier indicio de emancipación, es la dominación a través del inútil cotilleo de chismes bendecidos con lentejuelas publicitarias... filosofía dominante para la desechable y/o reemplazable "chusma" (argor despectivo de la clase alta para las inferiores) que tiene como "responsabilidad" la inmolación, la condena al sufrimiento.
 
Quién se rebele llevará colgado el epíteto de "populistas"... agreguemos_ aun cuando los gorrones del país ibérico se apelliden "popular"**, siendo ambos términos relativos al sustantivo PUEBLO.
 
Es la ideología del sistema capitalista, inyectada en las venas de la sociedad; usando como conducto los medios informativos que gozan de gran poder.
 
Como ellos dirían ligeramente: "No es nada personal, es el simple negocio"... pero es a costa del sufrimiento de una sociedad entera... del resto del mundo.
 
Por tanto, no importa quién y como muere el desgraciado que no sea miembro del fardo... ese "infeliz" es "necesario" para darle alimento a la prensa; la misma que juega a la hipócrita empatía con la mayoría esperanzada: ese bulto que se le fuerza a ser adipta a la "droga" repartida a través de fastuosos programas de TV o radio (medios igualmente artífices del bulo orquestado por quienes tienen el poder).
 
Los medios sonrieron al invento imperialista (y la ayuda de la Unión Europea) de las primaveras árabes; el dominio sobre los recursos naturales de la zona se le llamó "establecer la democracia" en esos países_ auque hay todavía algunos dormidos siguen sobreponiendo a tantas muertes inocentes y destrozos de los países invadidos, el simple cotilleo de llamar al asesinado Gadaffi como dictador.
 
El gobierno de España desangra el tan afanado Estado de Bienestar con políticas de genocidio masivo: facilidad de despidos, legal eliminación de indemnizaciones, bajadas de salarios, estancamiento de jubilaciones, indefensión frente a los desahucios, recortes a servicios públicos, subidas de impuestos, privatizaciones en la educación y la sanidad, amparo a políticos corruptos, favoritismos a la banca quebrada, socializar la deuda privada, derroches en operaciones militares de corte injerencista en el extranjero, propiciar beneficios en el mercado armamentíscico y largo etcetera que no proporciona un horizonte palpable que le de fin a las desgracias que persisten.
 
El fútbol, los anuncios al consumismo y la cazería de tontos está presente las 24 horas del día en la radio, la televisión, la prensa escrita y hasta como "adornos" en las calles de cada ciudad. La navidad y los reyes magos, la vida de Messi o Cristiano Ronaldo, el interminable juicio de Isabel Pantoja o las consabidas torpezas del Rey con sus elefanticidios están por encima de las adversidades de la realidad ciudadana. El presidente puede mentir eternamente y su cohorte de politiqueros(as) verse enredados en constantes procesos de corrupción y malos haberes de gestiones administrativas y la prensa lo refleja como un acto del que hay que hacer cotidianeidad y nada más. Mientras estos políticos de la derecha y algunos de la "izquierda" perdida (que no se sabe bien dónde tienen los pies) siguen jugando a ver cómo sigo en el puesto, la ciudadanía va sufriendo los embates que le propina el decadente sistema liberal imperante.
 
Sin embargo, mientras en el Estado Español hay personas suicidándose al estilo bonzo como única vía de superar sus impuestas desgracias, los medios de prensa no cesan de seguir difamando contra Cuba para así justificar las burradas cometidas por un político del Partido Popular, Ángel Carromero, en una supuesta visita "turística" (la cual llevaba implícita carácter político) a la Isla y donde su cotidiana imprudencia terminó con la muerte en accidente de dos disidentes.
 
La noticia ahora son las palabras de acusación contra el sistema judicial de Cuba dichas por la benefactora de Carromero, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Televisión Española, el Diario ABC, Intereconomía, Tele Cinco, Cadena Ser, etc clasifican, sin argumento alguno, la estancia de Carromero en la prisión cubana como una tortura; pero él no presenta en su cuerpo ningún signo de haber sido golpeado, apabullado psicológicamente por medio de amenaza alguna u otros síntomas que denoten torturas.
 
Todos y cada uno de estos medios sobresaltan ese egocentrismo proyanqui de Esperanza Aguirre, pasando por alto las injustas detensiones realizadas a manifestantes de las diversas marchas realizadas en todo el Estado Español para reclamar el cese de las injusticias que se cometen por el gobierno y sus cuerpos policiales.
 
Por pura conveniencia existente, en contubernio con los centros de poder derechistas del Estado Español, ninguno de los medios hace análisis de la actividad subversiva que fue a realizar Carromero a Cuba (que no ha sido el único político español que irrespeta la soberanía de la Isla en actos de este tipo) y que el objetivo de su visita conlleva el derrocamiento de un gobierno constitucional, elegido en elecciones por el pueblo cubano (incluso con un porcentaje de participación que ningún gobierno de España ha logrado aún).

Tanto se irrespeta al pueblo del Estado Español que los medios le tergiversan la realidad cubana constantemente, (y lo hace de nuevo con el caso Carromero), de manera descarada, vil e intensionada. Lo hacen creyendo que pueden mantener la incultura en sus clientes con estas desinformaciones.

Muy a pesar de que Carromero no tuvo ninguna consideración de respeto con el gobierno y pueblo cubanos, yendo a reunirse con grupitos promocionados por los monopolios mediáticos y financiados por la USAID y entidades europeas (algunas españolas, amparadas por Esperanza Aguirre) que utilizan el dinero del contribuyente para estas acciones subversivas, y muy a pesar de que en más de una ocasión tanto el gobierno derechista de José María Aznar como este de Rajoy ha difamado sobre Cuba; la justicia cubana sí tuvo consideración con el exdirigente del Partido Popular al juzgarlo solamente por homicidio imprudente.

Creo, al menos, que los medios españoles y sus políticos deberían tener la verguenza de mantener la boca cerrada antes de seguir mintiendo con sus manipulaciones.

** Es paradójico y radicalmente cínico, que el partido de la derecha española se llame Partido Popular y esté aplicando medidas totalmente impopulares.

Vistas: 22

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución