Por:Arthur González.

Desde hace meses un grupo numeroso de cubanos se plantó frente al Ministerio español de Asuntos Exteriores y Cooperación, para pedirle al gobierno ayuda por la precaria situación económicaen que se encuentran desde que arribaron al país de las “libertades y los derechos humanos”.

Estos cubanos forman parte de los 112 ex internos que España consideraba “presos de conciencia”, mientras estaban en Cuba, y accionaban provocativamente en contra del régimen socialista, instigados por el gobierno norteamericano y sus principales aliados europeos, pero por arte de magia, al entrar por el aeropuerto de Barajas, se les cambió la denominación por “Revoltosos”.

Llegados a tierra española con la ilusión de encontrarse con el paraíso terrenal, se dieron de bruces con un portazo del propio gobierno, que después de una ayuda inicial, los dejó a merced de la “buena de Dios” y a enfrentarse a la severa crisis económica que atraviesa ese país con su economía capitalista, como la sufren todos los españoles por igual. Mientras en la Habana eran atendidos como los más excelsos personajes y denominados “disidentes”, ahora en Madrid no quieren ni oír hablar de ellos, pues ya no les sirve para conformar campañas mediáticas que tergiversen la verdad de Cuba.

A tal punto ha llegado el desprecio hacia los “disidentes” cubanos, que el pasado  23.05.2012 cuatro de ellos fueron arrestados por 18 efectivos la Policía Municipal, incluyendo a cinco vestidos de civil que los arrastraron en el suelo, les golpearon la cara, brazos, uno de ellos tiene la nariz partida y un pie. Fueron imputados de cargos y se les impidió comunicarse con sus familiares. Pero si eso hubiese pasado en Cuba ya estuviera reunido el Consejo de Seguridad de la ONU a petición de la Unión Europea, pero como es allá, donde la policía lo hace como pura rutina y parte de accionar cotidiano, no es noticia.

Lo que llama poderosamente la atención es el silencio cómplice de los diarios de Miami, del blog “Generación Y” de la contrarrevolucionaria Yoani Sánchez, ahora corresponsal del periódico El País, de las llamadas Damas de Blanco, Guillermo Fariñas, Martha Beatriz Roque, del “defensor” de los Derechos Humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, José Daniel Ferrer y de Oswaldo Paya Sardiñas, todos asiduos visitantes de la misión diplomática española en la Habana y por supuesto de la yanqui.

Otros de los que ha enmudecido abruptamente es el señor ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, el mismo que declaró que no visitaría a Cuba si no podía ver a los “disidentes”, a los que incluso llama personalmente a sus casas y les impulsa a combatir al gobierno cubano, e incluso les mantiene abiertas las puertas de su embajada.

Así es la doble moral y la hipocresía de los llamados “luchadores por los derechos humanos”. Jamás en Cuba la policía ha actuado de esa forma contra ninguna de las provocaciones made in USA desarrollada por los diplodisidentes, es el pueblo revolucionario quien se encargan de decirle las verdades, bailar y cantar frente a ellos, en demostración de lo que realmente es la alegría del cubano, que dejó para siempre en 1959 la represión, el abuso, el desempleo y la falta de un trato justo y humano para todos.

Vistas: 15

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución