(Colectivo Avanzar)
*Frase utiliza por Fidel Castro al referirse a la situación Libia.
 
Por Colectivo Avanzar por la Unidad del Pueblo
Día a día la situación en el norte africano da nuevas esperanzas de cambio para una sociedad que despierta luchando. Recientemente, el pueblo de Egipto sorprendió con su espectacular revuelta que culminó derrocando al régimen pro imperialista de Mubarak, lacayo de los grandes dominantes del mundo, como ser Estados Unidos e Israel.
En Libia se viene dando un fenómeno similar al reciente mencionado, pero la distancia y la diferida información que llega desde aquellas tierras lejanas, nos dificultan tener una posición definida sobre el asunto. Es por esto que ofrecemos como material de análisis, la siguiente nota elaborada en base a una recolección de  distintas tendencias informativas.
Historia Reciente
En 1912, Italia invade y coloniza Libia, un país sin muchos recursos descubiertos (en aquel momento) y sin gran importancia a nivel de explotación de sus suelos.
Durante la segunda guerra mundial, este territorio fue testigo de las batallas entre las “Afrikas corps” hitlerianas (milicias nazis, en apoyo al ejercito fascista de Italia) y las tropas británicas que dieron combate en dicha tierra.
Al finalizar la guerra, derrotado el nazismo, los aliados no logran ponerse de acuerdo con el futuro de dicho país, que para aquel entonces era seis veces más grande que Italia con tan solo un millón de habitantes.
La intervención de la ONU dio la independencia a LIBIA otorgándole el gobierno al Rey Idris, quien aplico políticas tibias ante situaciones coyunturales como la guerra de los seis días, además su mandato se destacó por ser muy débil en generar una conciencia de unidad nacional ante las diferentes provincias. Con el correr de los años se generó un gran descontento social que daría como resultado la asunción de un nuevo líder hacia finales de los sesenta.
Un golpe de Estado, “musulmán y socialista”.
Tras un golpe de de Estado, el Coronel Muammar al-Gaddafi (se pronuncia con K) tomó el poder en 1969. Proclamando para el pueblo Libio una nueva forma de gobierno llamado “Yamahiriyya” (Estado de las Masas) que pretende ser un sistema de gobierno directo donde el pueblo ejerce el poder mediante la participación directa y protagónica en las tomas de decisiones (Poder Popular).
En el transcurso de su gobierno se le adjudicaron diferentes atentados a países imperialistas como; Estados Unidos, durante el gobierno de Ronald Reagan, Gran Bretaña y Francia. Siendo EEUU un gran oportunista colonizador, ordenó bombardear las dos principales ciudades Libias, Trípoli y Bengasi en 1986 (como contrapartida de supuestos atentados). En medio de estas acciones murieron varios civiles, incluyendo una hija de Al-Gaddafi de 15 meses de edad.
En el 2001, se forma en Sirte, capital de Libia, la “Unión Africana” organización de las diferentes naciones de aquel continente en busca de su independencia, obviamente para los ojos de los principales capitalistas del mundo tildaron a este intento independentista como un atentado terrorista a la libertad de los países democráticos.
¿Quién es Muammar al-Gaddafi?
Nacido en Sirte, Libia. A los 21 años se gradúo en derecho e ingreso al ejército, donde fundaría un movimiento llamado “Unión de Militares Libres”. A los 30 años toma el poder y establecería 5 puntos de mandatos innovadores para Libia en aquel entonces estos fueron:
  1. Neutralidad exterior
  2. Unidad nacional (preámbulo de la unidad árabe)
  3. Prohibición de los partidos políticos
  4. Evacuación de las bases militares británicas y estadounidenses
  5. Explotación de la riqueza petrolera en beneficio del pueblo.
Destacando que lo primero que hizo fue proponer crear fuerzas militares especiales en solidaridad con Palestina, contra la política exterminadora Sionista. En 1970 exigió y obtuvo que se retiraran las bases extranjeras y se nacionalizaron algunas empresas petroleras. Se iniciaron los planes agrícolas en la costa del país. Prohibió el consumo de alcohol a cualquier persona dentro de territorio libio y decidió aumentar decididamente la igualdad de la mujer en la sociedad, desafiando al Islam tradicional. El nivel de vida de la población creció rápidamente con los beneficios del petróleo, convirtiendo a Libia en la nación africana con mayor PIB.
Durante la década del ochenta Estados Unidos anualmente realizo toda serie de atentados y bloqueos contra el país Libio. Entre ellos podemos nombrar:
En el 81 presentaron un plan de asesinato contra el líder libio, además de enviar aviones de guerra para sobrevolar el territorio realizando tareas de inteligencia e invadiendo territorio marítimo.
En el 82, tomo medidas económicas contra Libia. En el 83 aplico sanciones a cuídanos libios en EEUU. En el mismo año intimo a sus aliados a no negociar con Libia. Del 85 al 86 se le adjudicaron diferentes atentados con lo cual EEUU tendría motivos de sobra para bombardear Libia. Así los “defensores de la libertad y la democracia” mantienen todo tipo de ofensivas contra dicho país.
El 9/11 “Libia y EEUU, amigos incondicionales”
Luego que Al-Qaeda haya atentado contra el líder libio, este mismo se declaro enemigo incondicional del mismo. Y fue así que de una forma un tanto descarada extendió solidaridad a EEUU luego del supuesto atentado contra las torres gemelas. En octubre de 2002, el canciller Mohamed Abderrahman Chalgam admitió que su gobierno colaboraría estrechamente con los EE.UU. en la lucha contra el terrorismo, y después de unos meses, el aparente heredero de Gaddafi, Saif al Islam al Gaddafi, habló gustosamente sobre el apoyo de Libia para la guerra contra el terrorismo impulsada por Bush. Parte de una declaración publicada por el líder libio dice, "El fenómeno del terrorismo no es un motivo de preocupación solamente para los EE.UU., es la preocupación del mundo entero. Estados Unidos no puede combatirlo en soledad. Aunque es lógico, razonable y productivo encomendar esta tarea a los EE.UU. solamente”.
Estratégicamente EEUU necesitaba a Gaddafi, ya que era el terror de grupos fundamentalistas como el “Grupo Islámico Combatiente Libio”.
Del “Socialismo Musulmán a el Capitalismo popular”
Ya finalizados los noventas, Gaddafi llama a la privatización de empresas Estatales, poniéndolas en venta a las principales potencias capitalistas del mundo. Estas medidas son fuertemente rechazadas por la Asamblea Popular en septiembre del 2000, ya que este organismo, no apoyó la privatización de las empresas estatales ni la creación de enclaves de libre comercio. Su periódico, al-Zahf al-Akhdar, se manifestó contra empresas extranjeras y el sector turístico., a su vez, otra sección también manifestó su oposición con Gaddafi por las concesiones a la ONU (darle fin al programa nuclear de Libia fue parte de estas concesiones). El Congreso intentó alargar sus tiempos para que las reformas no ocurran. Estos hechos irritaron al FMI, cuyo informe del año 2006 concluye: “El desarrollo de una economía de mercado ha sido lento y discontinuo”.
Lejos de ser un gobierno anti-imperialista actualmente, Gaddafi ha pactado en varias ocasiones con el imperialismo mundial, reuniéndose y firmando acuerdos con Berlusconi, Sarkozy, Zapatero y Blair. También ha recibido visitas del rey español Juan Carlos, en representación de los empresarios de este país.
En 1993-4, Gaddafi introdujo las primeras leyes que formaban parte de un giro económico, en la dirección a la apertura del mercado libre.
En el 2003 Libia comenzó a profundizar sus dificultades económicas y el proceso de “apertura al mercado” se aceleró. Siendo así que las leyes  preparaban las privatizaciones y un mayor recibimiento a la inversión del capital extranjero, empezando por una profunda reconciliación con el imperialismo que pronto dio resultados.
Como consecuencia de estos negociados, en septiembre de 2003 la ONU levantó todas las sanciones económicas contra Libia, a cambio un paquete económico que incluía planes para privatizar 360 empresas estatales y en el 2006 Libia pidió entrar a la Organización Mundial de Comercio. En el 2008 la misma Condoleezza Rice (ex secretaria de Estado norteamericana) dijo que Libia y los Estados Unidos compartían intereses comunes, como "la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia".
Hoy en día todas las grandes petroleras multinacionales están operando en Libia; British Petroleum, Exonn Mobil, Total, Repsol, entre otras. Por otro lado, vale la pena señalar que Gaddafi es dueño del cinco por ciento de las acciones de la FIAT, como resultado de abrir el país a los capitalistas italianos.
Todo esto deja claro que este régimen es un servidor a los intereses capitalistas e imperialistas que y no a los intereses de su propio pueblo y de la revolución verde, que él mismo proclamó. Lejos quedo el "instigador revolucionario", que cuyo lema levantaba  " que las masas tomen el mando de sus propios destinos y de sus recursos”.
Estados Unidos, Israel y la Unión Europea, la conclusión de un final abierto.
Este levantamiento tiene las mismas causas que Túnez y Egipto. El resultado de la apertura de los acuerdos de Gaddafi con el imperialismo ha sido un desastre económico para la mayoría de la población, a pesar de la riqueza petrolera del país. Libia es un país con 30 por ciento de desempleo y un costo de la vida cada vez más alto. Productos básicos como arroz, harina y azúcar se han encarecido con 85% en los últimos tres años. Este es un fuerte puntapié que ha conducido a la rebelión popular que se vive en Libia. Previniendo que pronto seria su turno Gaddafi apoyó a Ben Alí y a Mubarak contra el levantamiento revolucionario de los pueblos de Túnez y Egipto.
Pero ¿Quiénes son los que están en las calles? En la actualidad solo se registran dos focos fuertes de resistencia en sus dos principales ciudades. Hay jóvenes, estudiantes, obreros, desocupados, sectores oportunistas de la sociedad unidos al sector más reaccionario que desea quedarse con el lugar de Gaddafi, hay grupos revolucionarios, todos juntos bajo el paraguas del Islam, sin un programa definido, pero con dos consignas fundamentales:
  1. Fuera Gaddafi
  2. No al intervencionismo de EEUU y la OTAN
En la actualidad, se manejan cientos de datos cuales rezan atentados contra la población civil sin pruebas reales de los mismos, como ser el “bombardeo sobre opositores dejando 250 muertos”, no hay una sola foto del hecho y acusan al gobierno de ocultar las pruebas en pocas horas ante los ojos del mundo. Pero si hay más de una veintena de muertos que hoy lloran el pueblo libio.
Lo cierto es que el régimen actual va perdiendo fortaleza, los máximos cargos militares renunciaron y se están uniendo al pueblo. Los restantes dudan mucho en continuar bajo las órdenes de represión indiscriminada.
Solo cuida del viejo dictador una elite de mujeres militares y custodia privada.
Estados unidos en esta primer semana de marzo de 2011 ya envío a Libia 2 buques de guerra con mas de 2 mil marines en cada uno, Canadá envió 1 porta aviones con mil soldados. La secretaria de Estado yankee, Hillary Clinton, no dudo en “defender la democracia” de aquel país y a su gente. Se declaro incondicional a los pedidos que le puedan realizar, toda una estratega, justo en el momento que Obama es acusado de tibio.
Lo curioso de todo esto, que a pesar de confluir diferentes sectores de la sociedad con diferentes ideas y propuestas, llegaron al acuerdo de hacerse escuchar que no quieren, ni necesitan el intervencionismo extranjero, ya que ellos saben bien como arreglárselas. No quieren darle motivos a Gaddafi, para una sangrienta matanza.
En conclusión
Gaddafi durante décadas fue un líder revolucionario que introdujo mejoras inobjetables a su país además de tener claras políticas anti imperialistas y cuasi socialistas.
Pero a mediados de los noventa, comienzos del dos mil. Vende su doctrina del socialismo musulmán al mejor postor, las primeras aperturas al mercado las realiza con Rusia, comienza a privatizar todo aquello que le pertenecía al pueblo, pozos petroleros, explotaciones de la tierra y frutos marítimos. Todo generativo de ganancia fue puesto en manos extranjeras. Hasta su moral fue subastada al agacharse frente a EEUU por el temor a Al-Qaeda. Realizo los más crueles ajustes a la vida de los libios, abrió sus puertas a Italia, compro el 5% de las acciones de FIAT. ¿Dónde quedó aquél líder revolucionario? No existe más y a las pruebas nos remitimos.
Como conclusión decimos:
  • Fuera Gaddafi del poder, por traidor a su pueblo
  • Rechazo de la comunidad internacional al intervencionismo Estadounidense, Israelita y de toda la UE
  • Fuera las tropas de OTAN
  • Que Argentina rompa relaciones con EEUU e Israel
  • Solidaridad Internacional con Libia
  • Estatización ya de todos los bienes del país, como ser pozos petroleros y recursos marítimos.
  • Conformación de un verdadero y legítimo Estado de las masas, bajo el gobierno de los trabadores
  • Milicias obreras contra toda resistencia de la reacción y el imperialismo
  • Conformación de una Unidad de Países en lucha.

Vistas: 14

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución