Hoy he estado leyendo un articulo que hablaba sobre los efectos de la crisis en la gente, sobre todo en las personas que son de otros paises, fundamentalmente sudamericanos, que deben de dejar todo lo que construyeron en sus momentos de trabajo legal o ilegal, para irse con una mano adelalante y otra atras, porque todos aquellos sueños que les presentaron los Kapitalistas, para comprarse un pisito, se le han quedado en nada, deudas para muchos años y no poder siquiera tener donde estar, pues el unico derecho que tienen es irse en el embargo y gracias a ONG y otras personas son capaces de poder volver   a sus tierras, esa que les espera a pesar del fracaso, de la perdida, de las deudas, con los BRAZOS ABIERTOS. No los gobiernos, no las leyes de retorno, de sus paises, que casi no existen, sino los que son de verdad, abrazos de familias, de madres y padres que animaron a sus hijos para un mejor vivir, y que ahora tienen que acogerlos sin nada, como nacieron, y no importa. Lo que si importa es como se ha permitido que toda esta locura de burbuja hiciera caer a gentes tan humildes, que ni siquiera yo entiendo como se podían dar hipotecas a personas que ganaban 500 € al mes, un disparate jugar con los sueños e ilusiones de gente humilde. Este es el gran desastre de la crisis, el desmantelamiento de sueños, esperanzas ilusiones y que nadie será responsable, porque eso no tiene carcel. 

Vistas: 14

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Martha Lidia Ferreira Fernández el mayo 7, 2012 a las 12:35pm

Respondo como exiliada "retornada", como se nos llama.

La hostilidad de la gente, nuestra gente, los compatriotas, se hace sentir, como un "castigo" al retorno, diciendo "Para qué lo hiciste, por qué no te vuelves?" . Esto se ve hasta por TV.

Desarraigados y "castigados" por haberlo hecho, sin analizar causas, derechos legítimos, o con la necesidad de rendir cuentas... Sin preguntar cuál fué el castigo real del que habita "Patria ajena", ni lo que tuvo que hacer allí para ganarse un espacio.

Continuamos siendo "ciudadanos de segunda", incluso para algunos de la familia, fuera y, aún en nuestro país.

La Dictadura dejó estas "secuelas" ideológicas, emocionales, de desvalor? No lo se; ya pasaron treinta años !

Gracias por tu aporte, tan sentido, amiga.

PATRIA ES HUMANIDAD. Red de blogueros y revolucionarios de Nuestra América y el mundo.

Estamos en Blogoosfero

Solidaridad incondicional

 

Súmate

Miembros

Insignia

Cargando…