La grandeza del periodista cubano Guido García Inclán, en Haití_ Entrevista a Consuelo Doris Díaz 43 años en la Emisora COCO.

 Foto: Gilberto González García. Archivo de la Emisora COCO.

                                                                                        Yirian García de la Torre 

Siempre en la premura de los tiempos, pero con el suyo que parece lento o infinito, si se trata de ayudar a alguien que está comenzando en la COCO o que necesita de su ejercicio profesional. No es extraño verla en la comunidad haitiana en Cuba, donde ha sido Presidenta y Vicepresidenta o en la solidaridad de otros escenarios hablando de René, Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando.

Ella se llama Consuelo Doris Díaz con la que compartimos en la Finca de los Molinos, en La Habana, durante el encuentro realizado por la Sociedad Cultural José Martí de la Emisora COCO y su delegación de Base de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, donde  periodistas y trovadores abordamos el tema: Martí Periodista.

 Haití en Consuelo

Son tantas las anécdotas vividas después del terremoto que no se por cual podría empezar. A Haití lo llevo muy de cerca porque mi papá era haitiano y mi mamá era descendiente de haitiana. Es decir que yo nací hablando el idioma Creole, y tengo una anécdota para empezar. Cuando me matricularon en la escuela con cuatro o cinco años, allá en el campo y la profesora me preguntó: ¿Cuál es tu apellido? Yo no sabía que significaba apellido en español y alguien me dijo la palabra en Creole y entonces fue que supe qué era apellido en español.

De manera que aunque viva en Cuba, el haitiano, tiene por hábito, enseñarles a sus hijos todas sus costumbres, sus hábitos y entre ellos el idioma. Y a medida que una fue creciendo e insertándose en la sociedad que nacimos, en la que nos desarrollamos, pues fuimos creciendo con el amor a las dos patrias, a Haití y a Cuba.

Yo siempre he tenido vínculo con Haití porque he estado en la dirección de la Comunidad Haitiana en Cuba. Primero era Vicepresidenta durante varios años, hasta que últimamente tuve que hacerme cargo de presidencia de la Asociación Caribeña de Cuba. Cargo que he tenido que dejar después de mi jubilación al tenerme que ir a cumplir una honrosa misión en Haití.

Consuelo en Haití

La misión consiste en que ocupo la dirección de una emisora muy común, muy sui géneris que se llama Radio Timoun, la palabra timoun, en creole, significa niños. Es una emisora y una televisión que se llama Tele Timoun (Canal 13), creadas por el ex presidente de Haití, el Doctor, Jean-Bertrand Aristide

Esta emisora estuvo cerrada después del golpe de estado y se  reanudó cuando lo enviaron para su Sudáfrica. Aristide hala mucho pueblo, es muy popular. Ten en cuenta que de la humildad y la pobreza llegó al poder en Haití. Fue el primer gobierno propio, del pueblo. Ahora trabaja en la educación, enseñando, enriqueciendo a su pueblo. Hace poco entregó un libro en creole para que el pueblo se sienta reconocido en su idioma, para que siga siendo protagonista.

La emisora estuvo prácticamente en baja, le cogieron casi todo lo que tenía. Los equipos que no se cogieron ya estaban echándose a perder y con el esfuerzo de los propios  trabajadores que los fueron conservando, se mantuvo la frecuencia y ya Radio Timoun sale al aire con un horario de seis de la mañana a seis de la tarde por la frecuencia 90.9 FM Stereo y por www.radiotimoun.com y www.teletimoun.com para que el mundo entero se mantenga con nosotros internet.

Tenemos varios programas  dedicados a la formación de niños y jóvenes. No hemos llegado a la etapa de las informaciones, no trabajamos noticias. Son programas vinculados a la cultura, didácticos, ejemplo Curso de Español, donde el niño interactúa con la profesora y le va preguntando. Ha tenido gran éxito porque los niños cantan, hablan y preguntan a través del teléfono: - Profesora, ¿Cómo se dice tab? (que en español es mesa). Entonces la profesora le responde y le deletrea la palabra en español y así sucesivamente. Similar trabajo se hace con el inglés y el portugués.

Tenemos también programas de salud, ejemplo Sante Plus, por un médico. La mayoría de los médicos que hacen los programas son médicos que han estudiado en Cuba, son estudiantes haitianos que antes del Golpe de Estado estaban estudiando la carrera de medicina en la Universidad de Jean - Bertran Aristide que está en la zona de Tabarre en Puerto Príncipe.

Cuando el Golpe de Estado, el estado cubano los llevó a Cuba a terminar su carrera. Como los profesores, en medio de los sucesos, eran cubanos, Cuba trajo a los profesores también y esos profesores vinieron con sus alumnos para que terminaran su carrera en Cuba. Hoy son médicos especialistas, han podido terminar sus especialidades y de muy buena calidad según dice la propia población haitiana.

También en la emisora Radio Timoun tenemos otros programas como Allo Dokte (Hola Doctor) en el que cada día un especialista aborda un tema, ejemplo la diabetes, te da una explicación con un lenguaje ameno sobre qué es la diabetes, cómo usted puede evitar tener la diabetes, como llevar a cabo la alimentación diaria. Se enfatiza mucho en la salud, en el lavado de las manos, lo preventivo es colateral, se ajusta a todos los programas.

Después que el doctor (a) hace la explicación general se abre la línea del teléfono y se interactúa con la población. La gente hace todo tipo de pregunta y ellos le van explicando que es lo que deben hacer o lo envían a la consulta médica. Cuando se puede resolver con remedio casero, con atención, se le da la información o se le dice que acuda a la consulta médica porque en la fundación del expresidente también hay una consulta a precio módico para la población y esa fundación, que es donde está la emisora, está en la zona El Tabá en la misma capital haitiana.

Guido en Haití

En cada uno de los programas, en cada una de las acciones de  trabajo en Radio Timoun me viene a la mente una gran persona, Guido García Inclán. ¿Por qué  Guido García Inclán?, porque Guido fue un maestro de maestros del personal de la radio. Yo no diría solamente para los periodistas sino de todo el personal de la radio porque el inculcaba a los trabajadores una ética profesional que te hacía convertirte en lo que el público necesita, una fuente de inspiración, una fuente creíble, una fuente que haga llegar lo que tú deseas que reciba y lo que se necesita.

Yo trabajé muchos años con Guido García Inclán, por estos días de homenaje en su familia de la COCO (falleció el 17 de mayo de 1983), trabajé desde muy joven con él. Imagínate tú que yo comencé a trabajar con él cuando tenía 16 ó 17 años y estuve en la emisora de Guido 43 años de trabajo. Toda mi vida es la COCO.

Se dice fácil pero no es fácil porque yo empecé como operadora de audio, después me preparé como musicalizadora, hice mi curso, me adiestré. También me preparé como directora de programa, como grabadora, es decir que pasé todas las etapas hasta que me matriculé en la universidad y estuve mis cinco años hasta licenciarme de periodismo.

La COCO para mí fue una gran escuela y esa escuela de la COCO, esa disciplina de la COCO, esa responsabilidad de hacer que las cosas salgan bien es la que estoy llevando a cabo en Haití en estos momentos.

Consuelo en la COCO

¿Quiénes eran Stevenson y Milián en la COCO? (Sonríe) En la COCO comencé jovencita. Yo me casé estando en la COCO. Tuve dos varoncitos que tenían adoración con Guido. ÉL era una persona. . . (Se queda pensativa) En su puerta tenía un letrero, me llamó la atención siempre, que decía: - Entre, no toques. Estás en tu casa -. Eso te da la medida de la confianza que les daba al trabajador y al visitante.

Mis hijos siempre se estaban fajando  y la bronca terminaba en la oficina de Guido. Entonces él dijo: - Estos muchachos están como Stevenson y Milián - , les dio un lápiz a cada uno. Uno de ellos dijo: - ¡Claro!, usted quiere más a Stevenson por eso le dio el lápiz con la figurita bonita. Él le respondió: - Está bien jabaíto, ahora los lápices,  iguales para los dos-. Y así crecieron mis hijos.

El más chiquito, tiene en estos momentos 38 años. Vive en Kioto, Japón y siempre se acuerda de su tío Guido. El otro  es médico que cumplió misión en Venezuela. Ahora posiblemente se vaya para África a continuar aportando y ayudando a las sociedades del mundo.

Guido hablaba mucho con los muchachos, estos míos se criaron en la COCO, desde que nacieron, durante la secundaria y el pre, siempre lo visitaban y siempre era el amor que él les tenía. No solamente a los hijos míos, sino a los hijos de todos los trabajadores, ¿Por qué?, porque éramos muy consagrados y él inmenso.

En la época mía, existía una ley en el embarazo, donde usted podía faltar, usted podía ausentarse y no te descontaban. Sin embargo ni con esa oportunidad yo dejaba de ir a trabajar. Recuerdo que en aquellos tiempos se podía trabajar hasta los últimos meses de embarazo. Yo un día fui y le dije al otro operador - Necesito que vengas a trabajar por la tarde porque voy a dar a luz. Me dice - ¡Tú serás médico! Le digo – Bueno el turno no puede quedarse embarcado. Efectivamente, él me dijo – Déjame venir por si acaso.

Yo me fui para el hospital porque yo daba a luz con esa tranquilidad, gracias a Dios, no tenía ningún tipo de complicación. La salud cubana en estos momentos está mejor, pero en aquellos tiempos, aunque no había tantos médicos de familia, había una asistencia. Esa es de las bondades que tenemos en nuestro país y la que nosotros, estemos donde estemos, tenemos que seguir defendiendo y apoyando.

Fíjate que yo empecé como operadora graduada de la escuela “MINED (Ministerio de Educación) – ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión), Más Revolución”. Una escuela que organizada por el Comandante Serguera con Raúl Ferrer.

Raúl Ferrer era Ministro de Educación de Adultos en ese momento y fue quien,  dando una clase, me dijo: Me gustaría que usted formara parte de esos jóvenes que necesita la radio en estos momentos y me llevó para formarme como operadora de audio en la escuela “MINED – ICRT, Más Revolución” que radicaba en Séptima y 36, en Miramar (Playa. La Habana. Cuba)

Consuelo y Los Cinco

En el año 1995 fuimos a Canadá a inaugurar la organización Comunidad canado - haitiana de ayuda a los Haitianos en Cuba. Una organización de solidaridad. Me reuní con la Comunidad haitiana y tuvimos la oportunidad de hacer varios programas, tanto en español como en el idioma Creole y en cada uno de esos programas yo les daba a conocer la realidad de Cuba.

Recuerdo que gracias a uno de esos encuentros es que conozco a República Dominicana, porque en una reunión que había con los descendientes haitianos de Canadá, me invitaron a que hablara de Cuba y mientras yo hablaba de Cuba había un señor que no me quitaba los ojos de encima. Yo me decía – Este Señor está interesado en lo que yo estoy diciendo –.

Les expliqué la situación del Haitiano en Cuba, cómo vive el haitiano en Cuba, las posibilidades que les da la Revolución, no solamente a los haitianos y a sus hijos, sino a todo los que viven en el país. Cómo a pesar del férreo bloqueo norteamericano que tenemos encima, se trabaja mucho por mantener la ética profesional, tanto como preservar a toda costa los conocimientos y logros de la Revolución.

Y cuando terminé esta intervención en la que me hicieron muchas preguntas, el Señor me abrazó y me dijo - Te agradezco mucho y te felicito por defender tu raza, por defender tu idiosincrasia y por defender a tu país de muchas realidades que a las gente le llega tergiversado y por reconocer el trabajo que ha hecho ese gran líder que tienen ustedes (Se refería a Fidel Castro).

El Señor era un pastor, el Padre dominicano Julio Acosta, y me dijo – Te invito a República Dominicana para que participes en un encuentro de religión (era el Tercer Encuentro Internacional de Religiosidad Popular). Yo le digo – Si pudiera invitar. . . Hay otras personas que han hecho grandes estudios del tema, yo soy lo que soy porque soy una persona que lee mucho y por eso tengo ese dominio. Me dijo - Queremos gente sacrificada. Tienes un año para prepararte.

En el evento en República Dominicana presenté el tema “El Vodou haitiano y su interrelación con la Religiosidad Popular de Cuba”, es decir con el folclor en Cuba, o sea la línea que está presente y une al Vodou haitiano con la Religiosidad Popular cubana.

Fue un panel muy lindo porque recuerdo que Brasil presentó su Candomble, México su forma de religiosidad popular, el representante haitiano era el Presidente del Instituto de Energía de Haití y presentó el Vodou haitiano como tal. El Padre presentó el Oliborismo, una forma religiosa propia de una zona de República Dominicana.

Mi primera visita a ese país fue una experiencia muy, muy grande. Después el propio Pastor Julio Acosta, en su aniversario 30 de trabajo de base, de trabajo popular en las zonas, digamos marginales, en las zonas pobres de su país; me invitó a las celebraciones. En esa ocasión tuve la oportunidad de reunirme con los participantes y hablarle de los Cinco Héroes. Había representantes de Nicaragua, Bolivia y varios países. Abordé el tema del que no se había  hablado.

Antes de irme, la UPEC me entregó marcadores de libros, textos sobre los Cinco en inglés y en español, con lo que me apoyé en ellos para introducir el tema. Ahora me doy cuenta que mi regreso se pudo haber aprovechado más, podíamos haber aprovechado muchas entrevistas porque yo le preguntaba, - dime Colombia, ¿Qué usted puede hacer por los Cinco?, le preguntaba a Nicaragua, -¿Qué usted puede hacer? y me decían – Yo pertenezco al Comité de Solidaridad, por lo que comenzaremos  a trabajar en este tema.

Otros contestaban – Nosotros somos amigos de Cuba y tenemos vínculos con el Instituto de Amistad con los Pueblos, ICAP, y eso nos da pie para cuando vayamos a Cuba poder preguntar y ahondar en el tema. Eso prácticamente no se aprovechó aquí, pero otros lugares del mundo si lo pudieron aprovechar a favor de Cuba.

Consuelo en los pinos nuevos

Los que comienzan, los que tienen la oportunidad de ayudar como lo hemos hecho nosotros, de manera desinteresada, sobre los temas tratados y que hemos trabajado en la Emisora, lo que trabajamos ahora, donde quiera que he estado; me gustaría que nos recordaran con la misma sinceridad que los recordamos, con la misma honestidad, con la misma sencillez que lo hemos hecho y seguimos haciendo todo.

Con el mismo rigor de estudio, de profundización en cada una de los temas o actividades. Y con ese respeto, el que es religioso respetarlo en su religión, el que es político respetarlo en su forma de ver la política y asumir la vida, de una forma que pueda una dar lo mejor de sí en cooperación, en ayuda  a los demás y aprendizaje mutuo.

Es una vía de quererse, de respetar, de amar al prójimo y pensar que el mundo no se centra en uno mismo, que siempre hay posibilidad de dar un poquito más. Tener siempre en mente a todas las personas, a todos los héroes, a los héroes anónimos que no se mencionan, a los  conocidos. Recordarlos porque cada persona es un mundo y hay que respetar a cada cual en su mundo y aprovechar de cada cual lo mejor. Aprovechar lo conocimientos y no dejarlos dormidos, echarlos a andar. Fundamentalmente preparar a los jóvenes.

En Radio Timoun hay un refrán que dice: Timoun jodia se espura de men (Los niños de hoy son la esperanza del mañana) y otra Timoun jodia granmoun demen (Niños hoy, mayores mañana). Muy importante. De la forma en que tú prepares a esos niños hoy es lo que vas a recoger en el mañana. Por eso es que yo admiro mucho todos los programas que hacemos allá en la Radio, porque en todos hay una enseñanza.

Hay un programa que se llama Vio Timoun (Voces de niños). Se reúnen los niños y se deja que los niños hablen y ahí tú vas interiorizando qué problemas tienen, cómo enfocarle, cómo trabajar los problemas sociales que tiene cada cual en su casa.

Tenemos un programa con Psicólogos también, Ann Aprann Konne (Vamos a prender a conocer), con la psicóloga  Chrisnette St George, que ayudan, que tratan de enfocar cómo insertarse en el mundo del sistema educacional de allá, que muchas veces no va acorde al avance del mundo moderno.

Se aprenden muchas cosas de memoria sin interiorizarse y la psicóloga les enseña a estudiar, cómo prepararse para los exámenes, cómo mantener el respeto y perder el miedo al profesor. De este y otros temas incursionamos a través de las llamadas de los oyentes, principalmente niños y adolescentes. Me siento realizada en este trabaja que estamos haciendo. Siento como se dice Ayitiyon peyi rich (Haití un país rico), hay esperanzas.

Consuelo para Haití después del terremoto

Es cierto hay algo que quedó en el anonimato, que me marcó mucho, fue durante el temblor de tierra en Haití. Tú sabes que Cuba fue uno de los países que primero puso el pie allí para ayudar, que desembarcó con un personal calificado, con instrumentos.

Atrás nos quedamos un pequeño de trabajadores, que con el apoyo del Comité Central del Partido y el periódico Juventud Rebelde, JR, hicimos un trabajo, que solamente yendo a Haití se puede ver la magnitud del impacto.

El equipo lo hicimos el compañero Eladio Batista de Radio Habana Cuba y una servidora. Hicimos la traducción y un periódico para Haití, porque al quedarse el país colapsado, no había imprenta, no había radio, no había apenas televisión y ese periódico que se hacía en la madrugada en JR, se llamaba “Flambo y coraje” (Llamarada y Coraje), primero tuvo una tirada de 10 mil y después de 15 mil ejemplares y jugó un papel muy importante.

También se hizo la traducción de una carta con mensajes de prevención donde se daban numerosas indicaciones: Lávese las manos para mantener la higiene, no haga las necesidades en cualquier lugar, proteja el agua, la Cruz Roja se encuentra en tal y mas cual lugar, etc. Informaciones esenciales que el pueblo necesitó en aquel momento. Ese trabajo se hacía en la madrugada después de cerrada la edición de JR. Y es un punto más que se le agrega al trabajo de solidaridad en Cuba.

Por muy poco que se haga, el cubano esté donde esté, debe pensar en ese don que tenemos nosotros de no enquistarnos, de dar a saber lo que conocemos y de solidarizarnos con el prójimo. 

Guido García Inclán en la Consuelo de Haití

Gracias a todos los que trabajan en la COCO, los que hacen hoy www.radiococo.icrt.cu , a Guido siempre.

Regreso a la figura de los Cinco porque es una tarea pendiente para todos los cubanos. Todo lo que hagamos es poco y más siendo una  madre, que se ha criado en Cuba y sabe lo que significa el trabajo que esos muchachos estaban haciendo en Estados Unidos que era evitar el derramamiento de sangre (el terrorismo) no solo en Cuba sino en cualquier lugar del mundo, incluso en ese país.

Siempre que podemos lo presentamos en el programa Sábado fraternal, un espacio en español que sale al aire cada sábado de cuatro a seis de la tarde por Radio Timoun www.radiotimoun.com . En él se divulga el trabajo que se hace en Haití, porque este tema se trabaja bastante con la embajada de Cuba allí y se divulga para que la gente conozca la realidad de los cinco y se sumen a la solidaridad internacional que se quiere para que esos muchachos retornen a su patria.

Recuerdo el editorial de Guido en la COCO. Guido era muy calmado, pero muy enfático en lo que quería puntualizar. Era directo, por ejemplo, en uno de los tantos que le escuché decía: - Sacude la mata Fidel. No son todos los que están, ni están todos los que son. Sacude la mata Fidel.

Guido entraba a hacer su editorial tranquilamente, no le gustaba repetir la idea y el operador que le editaba su trabajo tenía que tener muy buena práctica. Un día, por ejemplo, llegó Ramón Castro a verlo y Guido en el editorial estaba hablando del Che y en vez de decir Ernesto Che Guevara dijo Ramón Che Guevara, entonces yo le dije: - Jefe, ¿Por qué no tomamos el párrafo completo? –, y él dijo: - No, yo voy a alzar la mano y cuando alce la mano tu sueltas, que la palabra va a encajar.

¡Imagínate tú, Imagínate tú! Milagrosamente  caía, pero una se mantenía en puro nervio. Y otra cosa que tenía, es que él era muy metódico en el horario de grabación de su editorial. Si fuera hoy de seguro pediría mantener en alto los principios, la honestidad de la Revolución, la educación y el ejemplo de nuestros dirigentes, el aquello de preservar y educar a los que vienen detrás.

De seguro cada editorial sería una guía a seguir, que diría ni más ni menos lo que se necesita de forma válida, con frases que queden, que impulsen, que te encaminen a preservar nuestro proceso con la verdad. ¿Me entiendes?

Cuando terminé de entrevistarla no me extrañó entonces que Guido García Inclán, precursor del periodismo de opinión y el informativo radial cubano; vaya a la nación haitiana en el quehacer de una de sus alumnas más fieles que acude al llamado de sus ancestros, la solidaridad y el deber.

No me extrañó que Guido esté en el pensamiento de quienes rehacen una nación que hoy día (2012) es noticia, más por el reciente descubrimiento de reservas de metales preciosos en su geografía, que por los más de 40 mil personas que aún habitan en carpas después del terremoto más cruel que azotó ese país y espere por las grandes promesas de ayuda que aún no han llegado.

Nota: Todas las palabras en idioma Creole son escritas por la entrevistada.

Vistas: 108

Etiquetas: 13, Aristide, Canal, Cinco, Consuelo, Creole., Cuba, Doris, Díaz, García, Más...Guido, Haití, Inclán, Jean-Bertrand, Los, Radio, TV, Timoun

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución