El otrora estelar lanzador santiaguero de softbol, Jorge Luís Navarro Valdespino, integrante durante una década de nuestro equipo nacional y protagonista de una sobresaliente trayectoria deportiva que tuvo resonancias internacionales sigue prestando toda su atención a la labor del pitcheo, pero ahora ¨sube al box¨ por intermedio de sus pupilos, los actuales lanzadores de la preselección nacional, que tratan de materializar en cada juego las enseñanzas que les imparte el afamado ex-atleta devenido Jefe Técnico de esa área.

Más nos sólo a esa tarea se ha consagrado después de su retiro, también tuvo la responsabilidad de timonel del equipo santiaguero que conquistó el cetro nacional en el último torneo doméstico.

De manera que Jorge Navarro, hijo de la barriada de El Caney,  sigue prestando valiosos servicios a este deporte y resulta por tanto un interlocutor de altos quilates que no pasa inadvertido a nuestro olfato periodístico a pesar del escaso tiempo disponible para un diálogo extenso.

Periodista: ¿Cómo te iniciaste en la práctica del softbol?

Navarro: Me inicié como espectador asiduo a esta misma instalación que hoy lleva el nombre de Salvador Viñas Saeta –antiguo Estadio Caribe-. Figuras como Calixto Miyar –padre- , Jorge Marrero, Marino Nápoles etc;  a los cuales vi en acción, fueron un motivo de inspiración durante mi niñez. Posteriormente comencé a participar en las primeras competiciones organizadas,  primero como defensor de la antesala. En esos trajines me observaron los entonces entrenadores de la selección nacional Francisco Escaurido y Armando Calzadilla y decidieron moverme al área de pitcheo.

De manera que en calidad de novato en el box participé en el primer campeonato nacional que se realizó en nuestro país disputado en 1983 en las ciudades de Manzanillo y Bayamo. Luego de ese comienzo me mantuve como lanzador hasta el año 2000.

Periodista: ¿Cuándo llegaste al equipo nacional? y ¿qué tiempo permaneciste en sus filas?

Navarro: Al equipo nacional ingresé en el año 1989 y vestí la franela hasta 1999. Es decir una década completa

Periodista: ¿Cuáles fueron los resultados más sobresalientes internacionalmente?

Navarro: Bueno debo decir que la trayectoria fue bastante aceptable. Entre los resultados más destacados cabe mencionar el título logrado en el torneo panamericano que tuvo por sede a Valencia, Venezuela en 1997 –mejor resultado histórico logrado por Cuba- , medallistas de oro en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, Argentina, en 1995 y  Winnipeg, Canadá, en 1999. Nacionalmente en varias ocasiones fui líder en pitcheo en nuestros campeonatos nacionales, así como líder en ponches

Periodista: Para aquellos que no pudieron verte en acción y aún más para aquellos que se inician en estas lides y aspiran a sobresalir en el difícil arte del pitcheo sería bueno que hicieras un breve perfil de tus características como lanzador.

Navarro: Bueno fui un lanzador de aceptable velocidad que oscilaba entre 86 y 87 millas y pude incorporar a mi repertorio toda la gama de lanzamientos tales como la recta, el rise, el drop,  la curva, etc,. Cuando calentaba y notaba gran efectividad en uno de ellos ese era mi arma fundamental en el partido. Siempre tuve clara noción de lo importante que era la disciplina y así me proyecté a lo largo de mi carrera. También fui un incesante trabajador para lograr el dominio técnico estaba constantemente indagando sobre este tema, estudiaba videos de lanzadores de resultados internacionales y de experiencia en ligas profesionales para asimilar en todo lo posible sus habilidades técnicas.

Periodista: Si tuvieras que mencionar un bateador  que en el ámbito nacional resultó el más difícil para ti ¿qué me dirías?

Navarro: Bueno, hubo un bateador que me daba como quiera que lo la tirara, era Leonardo Cárdenas, un jugador de Villa Clara que fue torpedero de nuestro equipo nacional y quien actualmente también se desempeña como entrenador de la preselección cubana.

Periodista: Se dice que el aspecto en el cual nuestro softbol cede terreno frente a los equipos de mayor calibre en el continente es en el pitcheo. ¿En qué consistiría esa diferencia?

Navarro: De acuerdo a la experiencia que yo tengo como lanzador y como entrenador así como lo que he visto en diferentes eventos internacionales nosotros no estamos por debajo en la mecánica del pitcheo, ni en la velocidad, acaso ni siquiera en el logro de un adecuado repertorio; más bien pienso que mientras la mayoría de los jugadores extranjeros participan en diferentes ligas por todo el mundo que les significan una riquísima experiencia y un crecimiento en sus rendimientos, nosotros –por razones que conocemos y comprendemos- nos mantenemos entrenando y sólo participamos en un escaso número de eventos, la mayoría de muy corta duración. Ahora mismo el softbol varonil no estará presente en los Juegos Panamericanos de Guadalajara y ese vacío luego tiene sus naturales repercusiones.

Periodista: Finalmente, dame más detalles de tu labor actual.

Navarro: Actualmente trabajo en el Centro Único Capitán Orestes Acosta con la categoría 15-16 años, también estoy a cargo del área de pitcheo del equipo varonil cubano en la Escuela Nacional, radicada en Ciego de Ávila.


Vistas: 55

Etiquetas: Cuba, deportes, softbol

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución