Israel prepara ataque sorpresa a Irán, advierten a Obama expertos militares y de inteligencia.




Agosto: De Irak a Irán, el Desenlace se Aproxima

Memorando de VIPS señala que Netanyahu planea un ataque sorpresa para conseguir el apoyo incondicional de Estados Unidos en una campaña militar.

Paul Joseph Watson y Aaron Dykes

Veteran Intelligence Professionals for Sanity, un grupo de ex funcionarios militares y de inteligencia, advirtió al presidente Obama en un memorando que Israel se prepara para atacar a Irán este mes, y que Obama tiene que denunciar públicamente un ataque como ese con el fin de evitar una guerra más amplia y la destrucción última de Israel.

“Escribimos para alertarle sobre la posibilidad de que Israel ataque a Irán tan pronto como en este mes. Esto probablemente conduciría a una guerra más amplia", afirma el memo de VIPS, que va dirigido al Presidente.

La carta está firmada por Phil Giraldi, ex CIA (20 años), Larry Johnson, ex CIA, DoS, (24 años), Patrick W. Lang, Coronel de Fuerzas Especiales de EEUU (retirado), Director de la Colección HUMINT, Agencia de Inteligencia de Defensa (30 años), Ray McGovern, del. Oficial de Inteligencia del Ejército de EEUU, CIA (30 años), Coleen Rowley, el FBI (24 años), y Ann Wright, Coronel, Ejército de Reserva de EEUU (retirado), (29 años); funcionario del Servicio Exterior del Departamento de Estado (16 años).

Los expertos de inteligencia explican que táctica de Israel es poner en marcha la guerra repentinamente y luego conseguir que sea políticamente insostenible para Obama hacer cualquier cosa que no sea ofrecer el total apoyo militar de Estados Unidos para la campaña.

Tras señalar que Israel ha empleado habitualmente la sorpresa y el engaño en la promoción de sus objetivos geopolíticos, VIPS advierte Obama que la confianza infundada en el Primer Ministro israelí [Benjamin] Netanyahu de que Israel no lanzará un ataque por sorpresa sería una locura.

El memo pone de relieve la actitud de Netanyahu respecto a la forma dócil en que cree que el gobierno norteamericano está para satisfacer las demandas de Israel, haciendo referencia a los comentarios que hizo hace nueve años en la televisión israelí.

"Estados Unidos es algo que se puede manejar fácilmente. Moviéndonos en la dirección correcta... No se interpondrán en nuestro camino... El ochenta por ciento de los estadounidenses nos apoyan. Es absurdo", dijo Netanyahu.

"Como esperamos que sus asesores le hayan dicho, el cambio de régimen, no las armas nucleares iraníes, es la principal preocupación de Israel", afirma el memo, y agregó: "Una fuerte declaración pública por parte usted, advirtiendo personalmente a Israel a no atacar a Irán probablemente descabezará una movida israelí como esa".

Los miembros VIPS apelan a sólo Obama puede evitar un ataque contra Irán, que podría tener lugar tan pronto como en este mes. Pero el llamado del grupo a Obama a denunciar un asalto militar contra Irán probablemente caiga en un saco roto, puesto que Washington ha estado casi tan activo como Israel en la planificación de un ataque contra las instalaciones de enriquecimiento nuclear de Irán.

Un informe publicado en la revista Time la semana pasada confirmó que Israel había convencido a Washington en instalar firmemente la idea de un ataque militar en la vanguardia de la planificación estratégica. El informe señala que el Comando Central de Estados Unidos está finalizando un plan de ataques aéreos dirigidos a las instalaciones nucleares de Irán y que Israel habría sido introducido en dicho proceso.

El Domingo, 1 de Agosto durante una aparición en "Face The Nation" de la cadena CBS, el Almirante Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, reiteró que la opción militar sigue sobre la mesa.

Cualquier ataque de este tipo vendría desde el aire y se utilizarían bombarderos B-2 y misiles de crucero como parte de un golpe contundente contra las instalaciones nucleares de Irán. Esto sería seguido por una revolución de terciopelo donde grupos de oposición, que son en mayor medida controlados por la CIA y sus aliados, que buscarían derrocar al gobierno de Ahmadinejad.

Los esfuerzos de desestabilización en la búsqueda de este derrocamiento han estado desarrollándose desde hace años, el último de los cuales parece ser la afirmación de que Ahmadinejad mismo fue blanco de un intento de asesinato hoy, historia que los medios de comunicación estatal iraníes han negado.

El gobierno de Estados Unidos ha estado financiando y entrenando al grupo terrorista sunitas Jundullah, anteriormente liderado por el acusado de organizar el 9/11, Khalid Sheikh Mohammed, para llevar a cabo atentados con bombas y otras campañas de desestabilización en Irán como parte de una campaña "destinada a desestabilizar y, eventualmente, derrocar, el régimen teocrático de los mulás".

Como hemos documentado, están siendo ejercidas claramente sobre Obama presiones políticas en un esfuerzo por obtener la luz verde para el ataque a Irán. Voces de ambos lados del espectro político están repitiendo el mantra de que la única manera de salvar la caída de los índices de aprobación de Obama es reunir el país en torno a una nueva guerra en Medio Oriente.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, parece poco probable que la administración Obama no haga otra cosa más que apoyar vehementemente un ataque israelí dirigido contra Irán. Quizás la mejor manera para tratar de detener ese resultante sería apelar a insiders militares y de inteligencia que vivieron de primera mano la debacle de las armas iraquíes de destrucción masiva y que, según se observa en el Informe Nacional de Inteligencia de Noviembre, se muestran reacios a ser engañados en otra guerra orquestada bajo falsas premisas.

En un intento de posar como un hombre de paz y que mantiene sus promesas en el período previo a las elecciones de mediano plazo, el presidente Obama ha declarado "El Fin de la Guerra en Irak", afirmando que la retirada de las tropas de Irak se completará en agosto 31, 2010, y es "el calendario previsto, según lo prometido."
"Como candidato a la presidencia, me comprometí a llevar la guerra en Irak hacia un final responsable. Dejé en claro que el 31 de agosto de 2010, la misión de combate de Estados Unidos en Irak iba a terminar. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo - como se había prometido y en la fecha prevista ", declaró el Presidente Obama.

Creerse esta ficción implica ignorar el hecho de que 50.000 soldados o más, así como un sinnúmero de contratistas, permanecerán en Irak. Además, habría que olvidar que durante la campaña, Barack Obama se comprometió a traer las tropas a partir del primer día de su administración, o su otra promesa de traerlos a casa a finales de 2009.

El engañoso anuncio de Obama coincide con la noticia de que Julio fue el mes más mortífero en Irak desde mayo de 2008, aunque el Pentágono ha intentado discutir estas cifras. El anuncio también se produce poco después que el senador McCain comentara sobre Irak, sentenciando que "Ya hemos ganado una". Mientras tanto, el Irak de hoy es todo menos estable, y nuestra continua participación ha contribuido poco o nada. No obstante, el informe Quadrennial Defense Report: Meetings America’s National Security Needs in the 21st Century sugiere claramente que estas guerras no parecen terminar, de hecho, no están destinadas a eso:

"El conflicto con Irak... un esfuerzo que -si tiene éxito- se extenderá por tiempo indefinido hacia una asociación estratégica en desarrollo. Pero Irak no es ni el único ejemplo, ni la única anomalía: el compromiso estadounidense de Afganistán está en su noveno año y la retirada parece estar a muchos años de distancia."

De hecho, Obama, cuidando no repetir el error de George W. Bush de anunciar "Misión Cumplida" demasiado pronto, admitió a regañadientes durante su anuncio de que, "La dura verdad es que no hemos visto el fin del sacrificio estadounidense en Irak." Por lo tanto Obama, que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por las guerras a las que pondría fin, ha proclamado un pseudo-fin a la pseudo-guerra que no ha ganado precisamente y que se prolongará indefinidamente.

Sin embargo, el presidente Obama debe aparecer como un pacificador para avivar su fallida imagen falsa; no importa cuántos premios Nobel de Paz u otros premios y galardones posea, no puede ocultar el hecho de que la guerra de Afganistán y Pakistán se está ampliando o que las tensiones con Irán nunca han sido tan altas.

Sólo el fin de semana, el Presidente de la Junta del Estado Mayor, Mike Mullen, admitió que Estados Unidos tiene un plan para atacar a Irán y está a la espera para la eventualidad de su lanzamiento. Los expertos han advertido de que una guerra contra Irán podría comenzar en cualquier momento dentro de los próximos meses. El incremento de las sanciones y la presión de Israel hacen mucho más probable una guerra tan peligrosa como esa.

Esta guerra tiene el potencial extremadamente peligroso de dar comienzo a un conflicto más amplio, incluso la Tercera Guerra Mundial. Esta amenaza es demasiado grande para permitir que un presidente títere pose como si estuviera consiguiendo paz a través de la diplomacia.

Los Papeles del Pentágono, que fueron filtrados hace cuarenta años aproximadamente, fueron lo suficientemente impactantes para provocar una significativa oposición contra la guerra de Vietnam y ayudar a su fin. Hoy en día, las perspectivas de paz parecen muy diferentes.

Los War Logs de Afganistán filtrados por Wikileaks, que deberían haber llevado a un cuestionamiento de la sociedad sobre nuestra participación en este compromiso de larga duración, que ya es el más largo en la historia de nuestra nación – gatillaron la profundización del Pentágono y la Casa Blanca. La oposición en el Congreso, de gente como Ron Paul, Dennis Kucinich y un número de demócratas de la Cámara fue ignorada sistemáticamente, mientras el presidente Obama y compañía garantizaron 59 mil millones de dólares más en financiación y un compromiso adicional de 30.000 soldados en la región. Los documentos filtrados -en lugar de llamar atención por la corrupción, la asociación vergonzosa en el crecimiento del opio y la financiación secreta de los talibanes- se utilizaron para sustentar la afirmación de que Osama bin Laden sigue vivo, y que los talibanes son más fuertes de lo que se pensaba.

El atolladero en Afganistán, ampliado a Pakistán, con la guerra simultánea en Irak, y la amenaza de guerra en Irán marca un punto alto en la desmoralización de Estados Unidos. La política exterior de Obama, un caballo muerto de la política exterior de Bush, es el colmo de nuestro exceso y degradación imperialista. Ralph Nader señala:
"Esta es una guerra asimétrica, multi-matriz. Es una guerra definida por la intriga compleja, alianzas cambiantes, motivaciones mutantes, soborno crónico, muertes de civiles a control remoto, barreras insuperables de lengua y conflictos étnicos y subtribales. Se luchó por señores de la guerra, milicias, bandas criminales, y escuadrones de la muerte de fuerzas especiales discretas. Millones de civiles están empobrecidos, aterrados y viven con violentas interrupciones. No existe un gobierno central con quien hablar. La Casa Blanca utiliza estrategias y tácticas ilusorias para ganar tiempo. En Afganistán, el cementerio histórico de los invasores, la esperanza es infernal".

Incluso Leslie Gelb del Council on Foreign Relations admite que Obama probablemente debería aceptar la derrota sin esperanza en Afganistán y buscar puertas de salida:

Aunque el mismo presidente Obama y el general Petraeus, el comandante de la OTAN en Afganistán, siguen llamando a la victoria allí, probablemente sea cierto que Obama e incluso el general hayan llegado a la conclusión de LBJ: "No puedo ganar, y no me puedo ir."

El General McChrystal fue despedido recientemente por decir al presidente Obama algo muy similar.

Mientras el presidente Obama espera que la apariencia de "cumplir sus promesas" en Irak lo eleve en las encuestas y cubra completamente el campo minado de sus otras promesas incumplidas y cínicas mentiras, incluso observadores de izquierda como Andrew Sullivan en The Atlantic y el profesor de Harvard, Steven Walt, están comentando que el presidente probablemente enfrente un registro de "0-4 respecto a Política Exterior" con una nación cansada de la guerra buscando otro liderazgo.

El presidente Obama puede esperar una pequeña victoria de relaciones públicas presentando el "Fin de la Guerra de Irak", desde hace mucho tiempo impopular entre el pueblo estadounidense, pero en el largo plazo, la estrategia real de Guerra es Paz - cuando el final de un conflicto marca el comienzo de otro - sólo conseguirá un público enojado, más irritado y listo para el cambio real. Son personas que desde hace tiempo saben que les han mentido sobre estas guerras, con falsas afirmaciones exageradas sobre Armas de Destrucción Masiva, los ataques del 9/11, el viejo del saco, Osama bin Laden – diciendo no a ambos partidos de la guerra, y diciendo no a la Tercera Guerra Mundial.

Originales en: Infowars [1], [2]

http://www.infowars.com/intel-experts-warn-obama-israel-may-bomb-ir...

http://www.infowars.com/obama-heralds-end-of-iraq-war-as-war-on-ira...

[Tomado de A LAS PUERTAS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL]

Vistas: 76

Etiquetas: Iran, Netanyahu, Obama, ataque, expertos, guerra, inteligencia, militares, sorpresa

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución