Por Sergio PazTengo 51 años, pertenezco a la generación que se curtió como adolescente en la dictadura y querecibió como joven la recuperada democracia.Felizmente parece que estuviera hablando de la prehistoria, de cosas pasadas y superadas; de dolores, de esperanzas, de frustaciones, de vueltas atrás y así…Si bien muchos fuegos, resonozco se fueron apagando, como corresponde, otros muchos siguen incandesentes…Ayer, en este sentido, pude vivir una experiencia que me dio la pauta que somos un pueblo que no se cansa de levantarse.Asistí al acto convocado como “La juventud y Nestor” en el Luna Park, tuve la suerte de participar de una ceremonia tan cara a nuestra generacion: un acto político de la militancia, ni mas ni menos.Son muchas las particularidades del encuentro de ayer.En principio que se da después de casi dos décadas de políticas también de destrucción de la organización popular.Que venimos de un modelo económico instalado para terminar la entrega que inicio la dictadura civico-militar.Que las ultimas décadas significaron la perdida del rumbo de los distintos sectores políticos de la argentina desde el centro a la izquierda.Y cosas que podría seguir mencionando.En este marco ayer en el Luna me encontré con rayo que partió en mil pedazos el descreimiento, el pesimismo… miles de jóvenes dentro y fuera, estudiantes, trabajadores, secundarios, gente de los barrios, del interior… y también en el escenario rostros de dirigentes jóvenes…En definitiva me remonte a esos tiempo del “es posible”.La gran liturgia de la militancia, chicos del secundarios cantando consignas que ya eran históricas cuando yo era joven… como se dice, un mística que unía el pasado con el presente, mirando el futuro.Pero cuál es el presente, en que momento esos jóvenes y los no tanto nos sentimos convocados en el Luna.El gobierno, sin dudas, está dando una batalla por cambios históricos para desandar la revolución conservadora del neoliberalismo, casi nada… y esa masa de jóvenes que se decían “somos los soldados de Perón”, son los soldados de esta batalla, porque no puede haber una batalla sin soldados y debe haber mucho mas que no estuvieron allí…El acto, las palabras de Cristina fueron eso, reconocer el momento histórico, reconocernos como militantes, convocarnos por el futuro, de un futuro construidos por nosotros.Pienso, no soy peronista, ni joven peronista mucho menos, que disfrute del acto de ayer, mirarme en los rostros tan jóvenes, de comprobar la calidad política y humana de Cristina que no solo es la presidenta, sino una de las conductoras de este proceso, de entender que por fin después de mas de 60 años hay en marcha un proyecto nacional moderno, que miles de argentinos pasamos de ser los espectadores profesionales que le encuentran el pelo al huevo, para transformarnos en esa pieza pequeña y fundamental que es el militante.Ayer me emocione, pensé que es bueno con mas de 50 poder volver a soñar, no solo disfrutar medidas concretas e históricas, sino pensar que podremos ir por mas… y observen que interesante, en esta líneas no hice una sola mención del “enemigo” de este proyecto que por cierto es poderoso… eso refleja el clima de ayer en el Luna. Estuvieron presente el fervor militante, la mirada hacia el futuro, una conducción creíble, el proyecto de transformación en marcha, la política en su mas alto nivel… y es sabido en ese clima no hay enemigo que valga…

Vistas: 4

Etiquetas: argentina, politica

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución