Fidel Castro en la Cumbre Iberoamericana. LA HORA DE LOS PUEBLOS

20 AÑOS DE SOLIDARIDAD ANTIIMPERIALISTA

En este año, cuando recién celebramos los 20 años de existencia de la Asociación de Amistad con Cuba de Sevilla y recordamos las primeras coordinaciones entre las distintas asociaciones de amistad entonces existentes en otras provincias andaluzas (lo que ha venido a conocerse como Coordinadora Andaluza de Solidaridad con Cuba), se cumplen también 20 años desde la última vez que Fidel Castro, entonces Presidente de la República de Cuba, visita España.

El Comandante vino entonces para participar en dos grandes acontecimientos que se desarrollaban en nuestro país; la II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, y la Exposición Universal de Sevilla. Dos  acontecimientos distintos, con escenarios y auditorios distintos pero ambas con el empeño de evocar, rememorar, y solemnizar el Descubrimiento de América.

La sesión inaugural de la II Cumbre Iberoamericana es un reflejo del contexto latinoamericano del momento.Las palabras de nuestro Jefe de Estado, su Majestad el Rey, con un claro propósito de destacar por encima de cualquier “saludable polémica” la hazaña de Colón y el encuentro entre dos mundos y de eliminar por tanto de su discurso toda referencia a la incuestionable conquista y colonización que trajo consigo, partió de la base de una Cumbre entre países soberanos, independientes y en igualdad de condiciones.

Cuba llevaba entonces más de 30 años bloqueada despiadadamente por EE.UU. (y con la transigencia del resto de países), ni siquiera alimentos y medicamentos estaban excluidos, por lo que Fidel fue claro en su discurso:

Grandiosa fue la hazaña de Colón, e intrépidos los que fueron capaces de conquistar y colonizar decenas de millones de kilómetros cuadrados de territorio poblado en el hemisferio occidental. Pero también sin precedentes en la historia fueron los ejemplos de resistencia heroica como la de Tenochtitlán, capital de los aztecas, e insuperable la hazaña de los hombres que, con Bolívar a la vanguardia, fueron capaces de liberar después todo un continente. Juntos hemos escrito una dramática y fabulosa historia. Pero no se viaja desde tan lejos para asistir simplemente a una conmemo ración por importante que sea. Nos trae aquí la conciencia de que en América Latina nuestra unión no existe todavía, nuestra independencia está por consolidarse y nuestro pleno desarrollo está por realizarse.

Y es que, pese a que comúnmente es reconocida la Independencia de los países de América Latina, recientemente celebrada en sus Bicentenarios, realmente los imperios habían renovado su forma de desplazamiento colonial a un neocolonialismo económico.

Recordemos que sólo un año antes de la ésta II Cumbre Iberoamericana, en 1991, se disuelve la Unión Soviética, y que EE.UU. sigue avanzando (ahora sin ninguna otra potencia que hacerle frente) en propuestas a los gobiernos americanos que atentan contra su soberanía nacional, como la concertación de tratados bilaterales asimétricos de libre comercio y cuyo objetivo, como pudimos ver una década después, era rematar en un tratado conjunto de libre comercio de los 35 países del hemisferio, el ALCA.

Éste era el contexto en que se desarrolló la II Cumbre Iberoamericana. Cuba estaba sola en su proyecto socialista, y con sus palabras Fidel perseguía alcanzar lo que ya Martí tenía claro y por lo que luchó toda su vida: la segunda independencia de América Latina, la económica.

Divididos, nuestros pueblos no podrán garantizar su independencia, el respeto de los poderosos, el bienestar a que aspiramos y un lugar decoroso en el mundo” – expresó Fidel en el mencionado discurso.

Pocos días después los Jefes de Estado se trasladan a Sevilla para celebrar en la Exposición Universal el Día de la Comunidad Iberoamericana. Fidel Castro hizo presencia en el Pabellón de Cuba, donde se celebraba además el Día de la Rebeldía Nacional, el 26 de julio.

Alrededor de 4.000.000 de personas visitaron el Pabellón de Cuba. Todo un éxito político pues se consiguió romper el bloqueo mediático con la presencia de un pabellón propio (pese a las dificultades que se impusieron para que no fuera factible), con las actividades culturales que se sucedieron en la ciudad durante todo el año, y con la presencia permanente de amigos y amigas de la Solidaridad con Cuba, garantes del éxito del Pabellón. Antonio Gades y Rafael Alberti fueron dos de esos grandes amigos, y allí mismo, en el Pabellón de Cuba, se hicieron Socio de Honor el uno, Presidente de Honor el otro, de la Asoc. de Amistad con Cuba Bartolomé de las Casas.

Sólo hay que observar la prensa de aquellos días para comprobar los gritos y manifestaciones de Solidaridad con Cuba, incomparable con el significado mismo de la Expo 92 o de la propia Cumbre Iberoamericana.

Y fueron algunos de esos hombres y mujeres, comprometidos con todo lo que giraba en torno a esa gran oportunidad que se presentaba a Cuba, los que constituyeron unos meses antes, la Asociación de Amistad con Cuba “Bartolomé de las Casas” de Sevilla.

Han pasado 20 años desde aquellos acontecimientos y en estos días se vuelve a reunir la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, ésta vez en su XXII sesión, pero el contexto, por fortuna, ha cambiado.

Aunque el Bloqueo se ha recrudecido, y EE.UU ha bloqueado a Cuba comercial, económica y financieramente con el beneplácito de Israel, 186 países del mundo entero ya lo condenan.

Después de 20 años, Cuba sigue bloqueada, pero ya no está sola. Cuba, cuya integración económica y política con América Latina aparece inscrita como objetivo en las páginas de su Constitución, participa activamente en la verdadera independencia de América Latina. Pablo Neruda decía de Bolívar que despierta cada cien años, cuando despierta el pueblo. Llevamos diez años viviendo ese despertar, y de ese despertar, con Hugo Chávez a la cabeza, ha nacido ese necesario espacio de unidad solidaria entre los pueblos de Suramérica y el Caribe: la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América y Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

La Hora de los Pueblos” es el nombre que recibe la Cumbre Alternativa a la de Jefes de Estado y de Gobierno. Allí volveremos a hacer presencia los amigos y amigas de Cuba, pero también los de Venezuela, los de Bolivia, de Ecuador, Nicaragua, Dominica, San Vicente y Las Granadinas, Antigua y Barbuda, y los de aquellos pueblos aún denigrados por sus propios gobiernos. Porque mientras exista el ALBA, hay esperanza para la Humanidad.

Fidel terminó su discurso hace 20 años con una frase de José Martí, y que bien parece concebida también para estos tiempos:

Cuba no anda de pedigüeña por el mundo: anda de hermana, y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva. Nuestra América no le fallará, porque ella no falla a América.

Ana Verjel. Miembro de la Asociación de Amistad con Cuba “Bartolomé de las Casas” de Sevilla

Para la revista  TIEMPO DE CUBA, que saldrá próximamente

Vistas: 76

Etiquetas: 92, América, Castro, Cuba, Cumbre, Expo, Fidel, Iberoamericana, Latina, Sevilla, Más...Tiempo, de

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución