Ex Teniente Coronel de La Marina, en huelga de hambre por la Paz en Colombia.

Por: Lina M. Arango P.

 

La problemática social que se vive en el país indigna a la comunidad, este es el caso particular de Alejandro Yina Suarez, Ex Oficial de la Marina colombiana, oriundo de Medellín,

 

Marzo 15 del 12.- La problemática social que se vive en el país indigna a la comunidad, este es el caso particular de Alejandro Yina Suarez, Ex Oficial de la Marina colombiana, oriundo de Medellín, lleva más de medio mes hospedado a la intemperie en el centro de la Plaza de Bolívar en Bogotá, a causa de una huelga de hambre que levantó como manifestación en contra de la injusticia social, con el fin de buscar “diálogos de paz que generen cambios, porque hay mucha pobreza, mucha injusticia, los desplazados, los damnificados por el invierno (…) la gran mayoría de los colombianos, tienen que estar sufriendo para conseguir la papa todos los días”.

 

Estar retenido injustamente durante un año en una prisión norteamericana, también fue motivo de cólera para el ex oficial, quien actualmente vive bajo el monumento de Simón Bolívar y duerme al interior de una carpa en la que cabe sólo una persona; de manera simbólica, auto encadenó su pie izquierdo a una cruz metálica que colocó fuera del cambuche; su “cama” es una colchoneta delgada con un par de cobijas; al interior de la toldo hay algunos libros, unas prendas de vestir y una caja en la que duerme su única compañía, su perra; a manera de sugerencia por la sociedad que lo apoya, su único sustento han sido los líquidos que toma. En la parte externa, tiene varios letreros hechos a mano, algunos de estos dicen: “INDIGNADO”, “DI SÍ A UNOS DIÁLOGOS DE PAZ”, “AYUNO POR LA PAZ”, “EX OFICIAL DE LA MARINA EN HUELGA DE HAMBRE”…entre otros. Pero, a pesar de que el hambre y la edad se reflejan en su rostro demacrado, él se dispone lleno de vigor en la lucha.

Años atrás Alejandro, fue compañero del Presidente Santos, trabajó para el gobierno en la Flota Mercante Gran Colombiana, pero tanta desigualdad social hicieron que hoy se opusiera al Estado y se pasara a favor del pueblo, lo que le costó haber sido un perseguido político en estados Unidos de Norte América y prisionero durante un año por luchar en contra de la guerra y porque los inmigrantes latinos tuvieran la visa de trabajo allí.

 

De acuerdo con lo descrito, surge la siguiente entrevista complementaria que da paso a una versión vívida de alguien que se atrevió a marcar una diferencia entre un pueblo adormecido y uno que quiere buscar mejorías para sí mismo y como tal para las nuevas generaciones.

 

Lina M. Arango Páez S.  (L. A.) ¿Usted hace parte de alguna Organización Jurídica, o es una iniciativa personal?

Alejandro Yina Suarez  (A. Y. S.) Es una iniciativa personal. Vine solo. Completamente solo, con una perrita y no le voy a decir a nadie, ni a la familia. Yo fui Oficial de la Marina. Ex compañero del Presidente Santos. Y hace muchos años, yo he tratado de encontrar un poco de justicia social. De cambios. Porque hay mucha pobreza, mucha injusticia. Los desplazados, los damnificados por el invierno.

Y entonces me vine aquí a buscar diálogo. Porque también con la guerrilla, esos bombardeos, soldados y policías muertos, colombianos que disidentes con el sistema de gobierno. Eso me motivó a hacer esto.

 

L. A. Para que usted hable de intercambio debe haber tener algún motivo particular, ¿cuál es ese motivo?

A. Y. S. No. El motivo personal, es que yo estoy viviendo una situación, que está viviendo la tercera edad. Sin trabajo, sin pensión, sin oportunidades, es lo que me motivó. Pero me ha motivado a hacer esta huelga de hambre, es que desde hace mucho tiempo la situación que sufren los colombianos en general. La gran mayoría de los colombianos, tienen que estar sufriendo para conseguir la papa todos los días.

 

L. A. Y ante esta guerra fratricida que se libra en el país, que algunos no quieren reconocer que hay un conflicto armado y social, ¿Usted que opina?

A. Y. S. Eso, son tácticas. Hay un conflicto. Todo Edmundo lo sabe. Ahora por que lo van a negar, diciendo que no hay conflicto y que más bien lo que hay son terroristas. Hombre, el terrorista, es quien influye el terror. Y yo veo esos bombardeos que cometen contra los campos guerrilleros, o de los guerrilleros contra los soldados.  En esas filas de los rebeldes hay mujeres, según dice el mismo estado. Que hay, menores de edad y mujeres embarazadas y las bombardean cruelmente. Yo creo que esto tiene que acabarse por todos lados.

 

L. A. ¿Cuánto tiempo lleva aquí con su protesta?

A. Y. S. Llevo aquí, ya 16 días, que cumplo hoy y sin nada de alimentos. Tomo líquidos. Los había suspendido dos días, pero la gente que me apoya, dice que nó me deje caer, que siga en la lucha, que me mantenga y entonces voy a seguir.

 

L. A. ¿Qué llamado le hace a la población, a través de los medios de comunicación?

A. Y. S. Que nos manifestemos en pro de unos diálogos abiertos, públicos, participativos

 

L. A. ¿Qué opina usted, si hubiera un plebiscito que convoque al pueblo en el que se decida si hay el intercambio humanitario o no; y que no dependa eso de la voluntad del presidente nada más?

A. Y. S.  Es que el intercambio humanitario para mi, no es la esencia. No es el todo. Yo creo que lo que debemos hacer, es sentarnos a dialogar los colombianos, donde participen los diferentes actores de la sociedad, con el gobierno, para buscarle soluciones a toda esta problemática, a los problemas de tierra; porque creo que Colombia es de los colombianos y deben tener derecho a tener un poco de tierra.

 

L. A.  ¿O sea, la redistribución de la riqueza?

A. Y. S. La riqueza. Sí. Que son dos: La tierra y el dinero. Porque uno, teniendo su tierra, puede subsistir dignamente

 

L. A. ¿Hay jóvenes en la guerra en cualquiera de los bandos?

A. Y. S. Si! Eso hay de todo, por todos lados. Están involucrando a la niñez, a la juventud en la delincuencia común, en las bacrim, en las guerrillas, en el narcotráfico. Incluso en posmilitares, que también están dañando a nuestra juventud, porque a un muchacho de 16 años, ya lo llevan a la guerra. Le enseñan a la brava, forzado al servicio militar obligatorio, a coger las armas, para dispararlas contra quien….

 

L. A.  El estado tiene tras de rejas a muchos inocentes y los cataloga “presos” –los que para nosotros, son secuestrados-, el movimiento insurgente, tiene a los contrarios, privados de su libertad y los llama prisioneros de guerra. ¿Usted, que opina?

A. Y. S. Pues los que están secuestrados y todas esas marchas que han hecho dizque por los secuestrados; son prisioneros de guerra. No nos mintamos y no mintamos a la población. Son prisioneros de guerra, todas las personas que están detenidas por la guerrilla en su gran mayoría.

 

L. A.  ¿Son prisioneros de guerra, porque están combatiendo en igualdad recondiciones?

A. Y. S. Sí. Están en combate. Y esa es una lucha armada y también hay mucho prisionero de conciencia y de esos no se habla. ¡Entonces, hablemos con la verdad!

 

L. A. Acaba de hacerse un foro en Bogota, denominado “Colombia tras de rejas” debido a esos 7.500 preso que hay privados de la libertad por disentir del régimen

A. Y. S. Sí. También hay hasta médicos, que juran salvar la vida. ¿No cierto? Y porque atienden a un guerrillero, ya lo meten preso.

 

L. A.  Usted que estuvo trabajando para el estado, ¿Qué opina del Acuerdo Humanitario y qué sería lo esencial para el diálogo?

A. Y. S. Voluntad y ser abierto. Porque creo que debe ser público, que la gente se entere de que están hablando y de todos los temas y amplio, porque deben cubrir a los diferentes actores sociales.

 

L. A.  El anterior presidente decía que el movimiento insurgente estaba acabado, que estaban comiendo raíces y desmoralizados. ¿Usted, que cree de todo eso?

A. Y. S. No. Ellos cambian. Esto es una lucha de muchos años más donde mueren policías, soldados, colombianos insurgentes o rebeldes que nos estamos matando.

 

L. A.  ¿Usted que exige para levantar esta protesta o esta huelga?

A. Y. S. Yo pido que haya un compromiso de los partidos, de los dirigentes del presidente para que inicie un proceso de paz.

 

L. A.  El presidente Santos, dijo, que tenía una llave para eso…

A. Y. S. ¡Qué la saque! ¿Qué le cuesta? Todos los colombianos, queremos la paz. ¿Entonces, porqué no la saca?

 

L. A.  ¿Qué lo sensibilizo para estar haciendo esta huelga de hambre por la Paz en Colombia?

A. Y. S. Yo me he venido sensibilizando desde hace muchos años. Yo he trabajado con los desplazados. He trabajado con las comunidades o pueblos que no tienen agua, buscando el desarrollo.

 

L. A.  ¿Y no cree que lo puedan calificar de terrorista?

A. Y. S. ¡No, no, no! ¡Yo no soy ningún terrorista! Pueden mirar mi hoja de vida completa.

 

L. A.  Es que para el régimen, todo el que reclama sus derechos lo califica de terrorista

A. Y. S. No. Yo no soy ningún terrorista. Terrorista, es el que infunde el terror. Yo no infundo el terror. Yo busco la Paz.

Y le cuento pues, que a mi me tocó una experiencia ¡muy horrible! A mi metieron en los Estados Unidos, un año injustamente en una cárcel, por perseguirme políticamente, porque yo estaba opinando en contra de la guerra y porque estaba pidiendo la visa de trabajo para los inmigrantes que vivieran en los Estados Unidos.

Fue una persecución ¡Un secuestro! Yo digo que a mi, me secuestraron, pero como es el estado, no es secuestro y cuando el estado dice que soy culpable, la gente cree que soy culpable y ¡Soy Inocente! Lo puedo demostrar, lo puedo sustentar.

 

L. A.  Y usted que perteneció al estado de las fuerzas regulares, ¿hoy qué opina hablando así?

A. Y. S. Es que mira. Yo estuve en la escuela naval de Cadetes. Yo estudié cuatro años con los navales y me gradué de Oficial de la Marina y teniente Corbeta de la Reserva. Recibí mi espada, mi anillo y mi uniforme.

De ahí, me retiré a navegar con la Flota Mercante Gran Colombiana y navegué por el mundo habiendo trabajado también en empresas públicas y privadas, trabajando en Cerrejón zona norte, que so a mi me parece un pecado lo que están haciendo allá. Se están llevando el carbón y contaminando por todos lados y están explotando irracionalmente, nuestros recursos naturales.

 

Ya conociendo dicha versión, se puede concluir con que no importa dónde se haya formado o trabajado y para quién, lo importante es que si hay conciencia de lucha por su pueblo, ésta lucha se da, y es lo que el pueblo colombiano y mundo en general, debe apoyar vinculándose a la causa por la verdadera libertad y en contra de la desigualdad social.

 

Por: Lina M. Arango P.  linmarapa@hotmail.com

Directora de Eruditos y Corresponsal de CLARIN de Colombia; Blogueros y Corresponsales de la Revolución;  Kaos en la Red;   HERMES e  Indymedia

Vistas: 71

Etiquetas: http://www.clarindecolombia.info/nohora-y-lina/eruditos/1085-ex-teniente-coronel-de-la-marina-en-huelga-de-hambre-por-la-paz-en-colombia.html

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución