Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)
 

Los profesores de las escuelas públicas de Chicago iniciaron una huelga de diez días para exigir mejoras laborales y en protesta por la reforma educativa planteada por el Gobierno local que dirige Rahm Emanuel, ex jefe de Gabinete de Barack Obama.

El paro de actividades involucra a unos 25 mil profesores y afecta a una población de 400 mil alumnos matriculados en más de 600 escuelas. Solo 144 han permanecido abiertas para garantizar las dos comidas diarias -desayuno y almuerzo- a la que tienen derecho los alumnos.
 
Los dirigentes sindicales argumentan que durante nueve meses de negociaciones del nuevo convenio colectivo, las autoridades del distrito no mejoraron su oferta inicial, que proponía un aumento salarial no mayor del dos por ciento durante los próximos tres años.
 
“Ha sido una decisión difícil que hubiéramos querido evitar, pero debemos hacer las cosas de manera diferente en esta ciudad si queremos dar a nuestros estudiantes la educación que se merece”, explicó la presidenta del sindicato de profesores de Chicago (CTU), Karen Lewis
 
La relación entre Emanuel y los sindicatos ha sido tensa desde que éste asumió las riendas del Gobierno local en 2011. El exjefe de Gabinete de Obama heredó un sistema educativo que debía enfrentarse a un recorte presupuestario de 700 millones de dólares. Al poco de asumir el cargo, su administración redujo en un 4% las bonificaciones salariales de los maestros e inició reformas en el sector educativo.
 
Propuso un plan que amplía la jornada escolar para incluir tiempo de recreo, daba más poder a los directores de las escuelas para contratar y despedir a profesores, imponía remuneraciones a éstos en función de la evolución de los alumnos y les ofrecía un aumento salarial significativamente menor que el que piden los sindicatos.
 
Políticos conservadores de todo el país han impulsado este tipo de reformas ante lo que consideran una falta de control de calidad en el sistema, que no exige responsabilidades a los profesores en cuanto a la calidad de la enseñanza y que, en muchos casos, por la presión de los sindicatos, hace prácticamente imposible rescindir sus contratos.
Emanuel se encuentra entre ese grupo de alcaldes de importantes ciudades estadunidenses que adoptaron reformas escolares que fueron aprobadas por la secretaria de Educación de Obama, Arne Duncan, ex titular de escuelas públicas de Chicago (CPS, sigla en inglés)
 
Duncan, como ex director ejecutivo de las CPS, fue un eficiente promotor de la política neoliberal Race to the Top (¡Compita por el primer lugar!) de Obama. Una iniciativa federal agresiva que revela la fe de su administración en los principios del libre mercado para resolver cuestiones de preocupación pública. Y que ha obligado a casi todos los estados a alterar su código de la educación.
 
En los últimos cuatro años, la Administración Obama a otorgado miles de millones en ayudas a aquellos Estados que observaban los parámetros de su nuevo modelo educativo.
 
Los sindicatos, por tanto, son los principales opositores a las reformas acometidas por el presidente, unas reformas similares a las incorporadas por Emanuel en Chicago, hoy convertida en el centro de un intenso debate sobre la modernización del sistema educativo, donde los profesores vienen luchando contra la ofensiva privatizadora que viene impulsando el gobierno de la ciudad.
 
Los profesores rechazan que las evaluaciones de los estudiantes determinen parte de sus bonificaciones salariales y alertan contra la intención del alcalde de cerrar aquellos centros que no cumplan con ciertos niveles de calidad de enseñanza para sustituirlos por escuelas ‘charter’.
 
En su propósito, los maestros no están solos, ya que cuentan con el respaldo de numerosos padres de familia que integran el grupo parents4teachers bajo el lema "defender a los maestros es defender a nuestros hijos"
 
Las agrupaciones de profesores, por otro lado, quieren reducir el número de alumnos por clase, también estaban pidiendo que se instituya un sistema de reenganche de aquellos profesores que permanecieran desempleados tras el cierre de los establecimientos escolares en los que impartían clases.
 
La huelga de Chicago puede convertirse en una de las acciones sindicales más importantes de los últimos años. El resultado de las negociaciones y el efecto que la presión del sindicato pueda tener en ella, está siendo observado por otros distritos escolares del país que se enfrentan a reformas similares
 
En chicago se juega el destino de los sindicatos y las negociaciones colectivas que han sido criticadas en muchas partes del país en una época de dificultad económica.
 
Los sindicatos de Wisconsin, que en verano vieron como se frustraban sus esfuerzos por desbancar del poder al gobernador Scott Walker por haber debilitado sus poderes, convocaron esta semana un acto de apoyo a los profesores en huelga
 
La lucha en Chicago también amenaza con complicar las relaciones entre el Partido Demócrata de Obama y los sindicatos, uno de los mayores apoyos del presidente que buscará la reelección el 6 de noviembre.
Alberto Ampuero es periodista de Riverside, California.

Vistas: 14

Etiquetas: :, ALBERTO, AMPUERO, BARACK, DERECHOS, EDUCACIÓN, EDUCATIVO, ESTADOS, LABORALES, MAESTROS, Más...OBAMA, OPINIÓN, SISTEMA, TRABAJADORES, UNIDOS

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución