Entrevista a Guillermo Cieza, dirigente del Frente Popular Darío Santillán “El mejor apoyo que se le puede dar a Chávez es profundizar todas las iniciativas y las perspectivas de izquierda”



por Diego Sequera


Hace un par de semanas estuvo por aquí Guillermo Cieza, dirigente del Frente Popular Darío Santillán (FPDS). El Frente, producto de la confluencia de diversas luchas barriales, de trabajadores desocupados,

de agrupaciones de comunicación alternativa y popular, encarna uno de
los movimientos sociales más combativos y novedosos del amplio espectro
político de la izquierda argentina. Se trata, también, de una agrupación
militante que con gente como Cieza o Miguel Mazzeo realizan un aporte
de peso al pensamiento crítico revolucionario nuestroamericano,
constituyéndose, también, en un movimiento sólido y renovador en lo
discursivo. Proveniente de la militancia sindical, Cieza formó parte de
las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en los turbulentos 70 del siglo
pasado. Ante la hegemonización del desencanto político que cundió a la
izquierda mundial que tuvo su colofón en el 89, cuando la indigestión
neoliberal hizo que tantos detractaran sus ideas y se sumaran al
ridículo del fin de la historia, Cieza es de los que se quedaron de este
lado del combate.


Del sindicato al corte de ruta


“En Argentina, la mayor modificación, fue que nos cambiaron la cancha, a partir de la dictadura del 76. Nosotros teníamos experiencia fundamentalmente en lo sindical y nos generan el cierre de empresas, hoy
los trabajadores formales en Argentina no superan el 30 por ciento en
un país con tradición industrial. Nosotros tuvimos que aprender toda una
lucha a partir de mediados de los 90, empezar a trabajar en lo que
menos sabíamos que era la lucha territorial –un proceso rápido cuyo
punto más conocido son los piqueteros, pero que en realidad son las
organizaciones territoriales que mudan a organizaciones piqueteras que
luego vuelven al trabajo territorial, pero hay toda una continuidad–. Es
un proceso que se desarrolla rápidamente (5 o 6 años) pero
evidentemente tiene que ver con toda la experiencia anterior”, explica
Cieza.


La huelga tradicional de los 60, pasando luego por la bajas programadas de producción como mecanismo para golpear al gran capital, “todo eso funciona hasta que se desindustrializa el país”, aclara. “La
clase trabajadora es como si encontrara un nudo que dura unos cuantos
años, que se resuelve con los primeros cortes de ruta –años 96 y 97– y
empiezan nuevas formas de lucha donde se puede afectar al gobierno, a
las grandes empresas, alterando la circulación de mercancías. Esto
aparece en ciudades petroleras afectadas por la privatización y luego se
extiende a todo el país”, dice.


En ese sentido, la cronología que ilustra Cieza narra de forma sucinta claves de la lucha que no sólo se limitan a la historia argentina. Si bien el movimiento piquetero fue una expresión
característica, el discurso de fondo nos habla de la actualización de la
misma lucha, pero también destaca elementos que tradicionalmente fueron
temas pocos discutidos o planteados dentro de un marco de acción de la
izquierda militante: “Hay cambios en el sujeto porque no es el
trabajador industrial clásico, sino en gran parte son trabajadores
informales, trabajadores precarizados, y cambios también en la
composición de las luchas, por ejemplo, una mayor participación de las
mujeres, esto tiene que ver con la marginación. La mujer adquiere un
carácter muy importante porque del grupo familiar es la que está más
entera. Hay un gran peso de las organizaciones con alta composición
femenina en la lucha. Se ha empezado a dar el salto hacia el vincular
discusiones de genero, al cuestionamiento no sólo del sistema
capitalista y el imperialismo sino también al sistema patriarcal. Que no
sólo es producto de la lucha en sí misma sino de la reflexión sobre la
lucha”.


Cuál socialismo se construye


En ese sentido, y procurando hablar desde un nosotros más que desde la afirmación personal, lo que plantea Cieza (y el FPDS) apuesta a una revisión crítica de lo que debe pensarse y definirse como socialismo del
siglo XXI, donde es necesario hacerle frente a las grandes
contradicciones heredadas del siglo XX: “El tema de la construcción de
la nueva sociedad empieza cotidianamente. El establecimiento de nuevas
relaciones, todos tus actos, en lo que hace a las relaciones entre los
compañeros, en lo que hace a cómo manejás las finanzas internas, a como
te organizás, prefiguran una nueva sociedad, siempre es más fácil en el
momento en el que se den cambios de sistema dar ese salto porque ya
estás experimentando, estás vivenciando una nueva forma de organizarte”,
sostiene. En ese sentido, la democracia asamblearia es central para la
organización, basada necesariamente en la práctica, “Planteado esto
claramente en el marco de una estructura de resistencia”. Y que, por lo
demás, cabe mencionar que se trata de una alternativa contra la
burocratización.


Lo vemos acá, lo vio el mismo Cieza, en el caso venezolano “por lo que he visto, leído y me han comentado otros compañeros, opiniones que se van construyendo a lo largo del tiempo, hay un liderazgo muy
importante, un pueblo que adhiere y que ha luchado en un período de
luchas importantes, y a veces se da como un vacío entre todo lo que
empuja ese liderazgo y la imposibilidad del propio pueblo de asumir esa
responsabilidad, de ejercer poder popular, y que en ese vacío se anidan
sectores burocráticos, arribistas”. “El mejor apoyo que se le puede
hacer a Chávez es respaldar lo más progresivo, lo mejor que tiene su
gobierno y criticar lo que está de más. Porque el oficialismo, en última
instancia, es el resultado de una correlación de fuerzas y lo que hay
que hacer es fortalecer una correlación hacia el polo de la izquierda,
trabajar y desarrollar propuestas y construcciones porque no es
solamente lo testimonial, poco le ayuda a un gobierno queriendo imponer
un discurso, me parece que el pueblo organizado toma determinados
planteos, pero el mejor apoyo es aportar, profundizar todas las
iniciativas y las perspectivas de izquierda y los matices que tiene el
proceso que son muchísimos”.


Una significación para el Bicentenario


“Una cosa que me parece extraordinario en la revolución bolivariana es el tema de la vinculación al pasado, los hilos de continuidad, las clases dominantes siempre buscan la forma de cortar con ese pasado.
Ahora que estamos hablando del bicentenario poder vincular el proyecto
de Morelos, de San Martín, de Artigas, de la revolución paraguaya, de
Bolívar con nuestros proyectos de ahora, poderlos vincular, porque en el
fondo hay un intento de salir de alguna forma con un montón de cosas.
Que podamos entender que la película no empezó cuando llegamos nosotros,
que hay esfuerzos populares que hacen a una vida más digna que nos
preceden”.
(Semanario Temas Venezuela)


Fuente http://www.albatv.org/El-mejor-apoyo-que-se-le-puede-dar.html

Vistas: 334

Etiquetas: Otra, hace, posible., se, televisión

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución