Mientras los gobernantes de Estados Unidos estarán hoy sentados a la mesa de su oficina oval  en la Casa Blanca seleccionando a quien o quienes deberán asesinar sus sofisticados Drones en nombre del aseguramiento de la libertad y la independencia, no faltarán en todo el territorio norteño las coloridas fiestas populares, desfiles, singulares cenas, matizadas por fuegos artificiales para festejar con el característico glamour del american way of life el día de la independencia.

Por mandato del Segundo Congreso Continental el 11 de junio de 1776 Thomas Jefferson, principal redactor acompañado de John Adams, Benjamín Franklin, Roger Sherman y Roger Livingston, dieron vida a la Declaración de Independencia adoptada por el Congreso de Filadelfia el 4 de julio de 1776 hace hoy exactamente 236 años. Firmada por los 56 miembros del Congreso, el original, grabado en pergamino se expone al público en una caja de cristal sellada herméticamente y llena de helio en el edificio de los Archivos de la Nación en Washington, D. C.

T. Jefferson, principal redactor de la Declaración....

Cuidada para sí y pisoteada a diestra y siniestra por obra de la política expansionista yanqui, es orgullo de cada ciudadano mientras sus gobernantes en nombre de la tan cacareadas independencia y libertad invaden territorios ajenos y se apropian de los destinos de los seres humanos incluso hasta estos días en que el distinguido por el Premio Nóbel de la Paz Barack Obama, no cesa en su campaña bélica y hace oídos sordos a los reclamos de independencia como es el caso de los hermanos de Puerto Rico.

En nombre de aquel histórico documento sus tropas élites colonizan países, asesinan niños, cercenan derechos, violan las libertades de sus ciudadanos, espían, elevan a rango de ley la tortura, desaparecen la vida humana en cárceles secretas a su libre antojo, extorsionan, chantajean y satanizan la paz mundial.

Bloquean cruelmente e intentan ahogarla por hambre y miseria a una pequeña nación como Cuba, a pesar de que “Por bloquear nuestro comercio con otras partes del mundo” fue uno de los Hechos que dieron origen a la adopción de la Declaración de Independencia de la corona británica.

Arman mercenarios por todo el mundo creando conflictos bélicos; encarcela y condena a luchadores antiterroristas, mientras otorga su ciudadanía a consagrados asesinos y les da asiento en su territorio a asesinos y declarados terroristas internacionales.

En nombre del documento que exhiben irónicamente asesina, amenaza y se apropia ilegalmente de porciones de territorios ajenos como Guantánamo en el oriente cubano. Desvía millones de dólares del contribuyente norteamericano para derrocar revoluciones incómodas, para sacar del poder a presidentes progresistas elegidos democráticamente; en su nombre agraden el medio ambiente, amenazan  el ecosistema y ponen en peligro la existencia humana, negándose a respetar su derecho a perpetuidad.

Pero el noble pueblo norteamericano celebra el día de la irrespetada independencia ajena, manipulados por los grandes medios que justifican de antemano las apetencias expansionistas e imperiales de sus millonarios gobernantes inventando pensadas justificaciones mientras les sacan jugosas ganancias al humilde y trabajador pueblo norteamericano.

A ellos, que creen firmemente tener “derechos inalienables; que entre estos están la vida, la felicidad y la búsqueda de la felicidad”(1) a los sencillos norteamericanos a los que crean bienes de consumo, a los que trabajan y luchan por el sostenimiento humano, a los que con digna ejemplaridad se oponen a las guerras.

A los que se oponen al injusto encarcelamiento de Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino. A la infamante condena  dictada contra los ciudadanos norteamericanos Antonio Guerrero, que se consume injustamente en una prisión y René González, amenazado de muerte en Estados Unidos, rehén y víctima de la arrogancia y la injusticia; a los que se oponen a la injusticia cometida contra estos CINCO honestos hombres condenados por la prepotencia yanqui, por defender la independencia de Cuba.

A todos mi reconocimiento; mi respeto, mi gratitud y mi lealtad a la independencia a sus más nobles humanos y leales intereses aunque en Estados Unidos dormida en su altar sea solo un pergamino conservado en urna de cristal y su hermana la libertad una obra de arte de Bartholdi. (2)

 

(1)  Fragmento de la letra contenida en la Declaración de Independencia

 (2)  Frédéric Bartholdi, artista francés que gozó de fama al hacer la estatua de la Libertad, regalo del pueblo francés al terminar la Guerra de Secesión, en virtud de la cual Francia sufragó los gastos de la estatua y Estados Unidos los del pedestal.

 

 

 

Vistas: 81

Etiquetas: Cuba, EEUU, cinco, independencia, libertad, los, terrorismo

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución