En el 67 aniversario del crimen contra Hiroshima y Nagasaki

Un trasnochado me ha dejado en mi muro de Facebook acerbas críticas por haber compartido fotos ayer sobre Hiroshima... y me cita en sus comentarios a  Pearl Harbor y el Holocausto y a los americanos como salvadores del mundo... fui breve en mi respuesta... pero realmente duele que tantos años despues el crimen pueda ser justificado. Como tampoco creo que el Holocausto sea excusa para los crímenes de Israel ni pueda ser borrado por sus enemigos... como dice mi querida Patricia "Los pueblos que no aprenden de su historia, están condenados a repetirla".

 

En el 67 aniversario del crimen contra Hiroshima y Nagasaki
Por Patricia Barba Ávila

"Sean capaces siempre de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda del revolucionario." Ernesto "Che" Guevara


Hoy se cumplen 67 años de un crimen de lesa humanidad todavía impune, como lo son cientos de actividades de una crueldad inaudita perpetradas por gobiernos como el norteamericano que por décadas se ha auto-publicitado como el paladín de la justicia y la democracia y se ha atribuido unilateralmente y con la complicidad de organismos como la ONU y la OEA, la facultad de vigilante del mundo, pese a que se cuentan por centenas de miles las víctimas de sus bombardeos, ataques e invasiones.

No cabe duda que vivimos en un mundo en el que los asesinos se pasean libremente como si fuesen próceres mientras miles de inocentes mueren y padecen cárcel, exilio y tortura. Vivimos en un mundo en el que los delitos son premiados y los valores como la ética y la integridad moral son castigados. Y es por este absurdo de absurdos, que el brutal bombardeo por órdenes de Harry Truman los días 6 y 9 de agosto de 1945, que provocaron la muerte en Hiroshima de 140,000 y en Nagasaki de 80,000 japoneses, permanece impune y sólo es citado como una efeméride más de las que difunden los medios como parte de su programación. Nada más, como quien anuncia, con congelada y robótica sonrisa, masacres, muerte e infortunio en noticieros transformados en shows mercadotécnicos.

Y como si este crimen de crímenes no hubiese originado suficiente sufrimiento, décadas después todavía seguían falleciendo seres humanos de leucemia y otras modalidades de cáncer debido a las radiaciones emitidas por las bombas lanzadas contra esas dos ciudades japonesas. Adicionalmente, también han nacido niños con malformaciones como microcefalia entre otras.

Así, bajo la égida de los anti-valores como la codicia, la crueldad, la mentira y la manipulación, seguimos atestiguando la muerte y el sufrimiento de mineros, campesinos, indígenas y comunicadores valientes y honestos en un número alarmante tanto en México como en otros países hermanos. No sólo llevamos registrados en nuestro país más de 60,000 muertos como resultado de una guerra que el gobierno calderonista ha publicitado como "combate al crimen organizado" cuando en realidad ha sido dirigida contra la población en el marco del Plan Mérida, sino que virtualmente todos los días, a lo largo y ancho de nuestra nación, nos enteramos del deceso de decenas de trabajadores de las minas de carbón, además del fallecimiento por hambre y enfermedades curables de cientos de hermanos en las comunidades indígenas, que se suman al asesinato y represión de decenas de periodistas, mientras que el cartel delictivo disfrazado de gobierno mexicano continúa promoviendo su imagen y disfrutando de una vida palaciega en total impunidad.

Ni la ONU, ni la OEA, ni la OIT ni la OMS, entre otras organizaciones, han podido o querido solucionar esta situación generalizada y masiva de permanente violación del mismísimo derecho a la vida, ya que su propia existencia depende de los millonarios subsidios que la clase gobernante de los países miembros les destinan para "parecer" que actúan y se preocupan, porque justamente de eso se trata: de apariencias; de simular que se protege y respeta los derechos humanos...sólo parecer. Así pues, se crea comisiones, procuradurías, etc, que sólo engrosan una burocracia onerosa e inútil mientras que los presupuestos para la salud, la educación, la vivienda son reducidos por órdenes de una entidad creada supuestamente para apoyar la economía de las naciones: el Fondo Monetario Internacional, llamado con toda razón "el Fondo Más Infame". Esta situación brutal prevalece lo mismo en las naciones del "tercer mundo" que en las mal llamadas del "primer mundo" como los E.U. e Inglaterra.

Hoy como ayer, los dictadores y criminales son apoyados por el cartel financiero internacional mientras que los gobiernos democráticamente electos son atacados mediante actividades desestabilizadoras o golpes de estado, como ha sido el caso de Guatemala, Chile, Argentina, México, Honduras, etc., a contrapelo de lo que sucede con sujetos acusados de crímenes de lesa humanidad como Ernesto Zedillo y Felipe Calderón, a quienes se les recibe con bombo y platillo en el vecino país. No es de extrañar, por tanto, que bajo el dominio de los poderes fácticos y cabilderos que controlan tanto el Congreso como la Casa Blanca, ocurran hechos terribles como asesinatos en escuelas y salas de cine perpetrados por adolescentes, jóvenes y ex miembros del ejército enloquecidos por el salvajismo que viven en las invasiones y ataques a naciones cuyo único pecado es su aspiración a la soberanía.

Somos testigos también del encarcelamiento y tortura al que están siendo sometidos Bradley Manning, Oscar López Rivera, los Cinco Cubanos, Mumia Abu-Jamal, etc., y la persecución infame de ciudadanos respetables y respetados como Julian Assange, Lucía Morett, Lydia Cacho, entre otros, mientras que asesinos y delincuentes como George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar, Silvio Berlusconi, Carlos Salinas, por nombrar sólo algunos, disfrutan de las fortunas derivadas de la sangre y sufrimiento de sus víctimas.

Sí, sin duda alguna, el mundo está al revés y está en manos de los pueblos su enderezamiento para construir una sociedad de naciones hermanadas por la solidaridad, el respeto y la igualdad entre todos sus miembros. Ahora, en que la potencia de las bombas de hidrógeno es 100 veces mayor a la de las lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki, es que la resistencia pacífica pero firme de los ciudadanos en el planeta, logre terminar con la crisis económica, moral y política que padecemos antes de que nuestra destrucción sea inevitable.

Los pueblos que no aprenden de su historia, están condenados a repetirla.

@setimorena

Vistas: 189

Etiquetas: EEUU, Hiroshima, Nagasaki, atómica, bomba

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución