Jose Rosario Araujo

 

El caudillo revolucionario Emiliano Zapata nació en Anenecuilco (estado de Morelos), en un hogar de humildes campesinos.

Desde temprana edad se destaca por sus dotes de mando, en 1909 junto a ochenta hombres tomo tierras y se las dio a los campesinos con la consigna de “que las tierras eran del que las trabajara”.

El Presidente Porfirio Díaz anunció que recibiría con gusto un candidato opositor para las elecciones de 1910, a fin de demostrar su respeto por la democracia. El candidato propuesto por el grupo liberal fue Francisco Ignacio Madero. La influencia de Madero aumentó y, a pesar de que estuvo un tiempo encarcelado, el dirigente liberal se volvió cada vez más activo. Después de que Díaz fuera reelegido en 1910, Madero fue reconocido como el líder de la revolución popular.

En 1910 se unió a las fuerzas revolucionarias de Madero cuyo fin era derrocar a Díaz.

Este fue obligado a renunciar en 1911 e inmediatamente después abandonó México.

Al triunfar la revolución y Madero llegar a la presidencia, Emiliano Zapata perdió la confianza en él y, después de declararse en su contra, formuló su propio programa de reforma agraria, El Plan de Ayala. Proclamado el 28 de noviembre de 1911, no reconocía al gobierno de Madero y designaba jefe de la revolución a Pascual Orozco y, en su defecto, al propio Zapata.

Bajo el lema de “tierra, justicia y libertad”, el Plan, obra del maestro Otilio Montaño, pretendía el rescate de tierras y su redistribución entre los campesinos. Durante las presidencias del dictador Victoriano Huerta (1913-1914) y del constitucionalista Venustiano Carranza (1914-1920), Zapata siguió alzado en armas manteniendo sus actividades guerrilleras contra el gobierno y extendiendo su poder por todo el sur de México.

En el año de 1913, después de que Orozco fuera señalado traidor por haberse unido a Huerta, se convirtió Zapata en jefe de la Revolución.

Al año siguiente, junto con Francisco (Pancho) Villa, quien había aceptado el Plan de Ayala, entró en la ciudad de México al frente del llamado Ejército Libertador del Sur.

En 1915, Zapata se retiró a Morelos, donde continuó defendiendo sus posiciones frente a las tropas constitucionalistas.

El movimiento zapatista llegó a contar con aproximadamente 15.000 hombres, bien armados y, aunque su entrenamiento y organización pudieran ser deficientes, lucharon con valentía bajo la consigna “tierra y libertad”. Zapata quería que las propiedades nacionalizadas fueran entregadas a los campesinos sin tierras o que sus rendimientos sirvieran para proteger a las viudas y huérfanos de los caídos por defender los ideales del Plan de Ayala. En la Convención de Aguascalientes (1914) se pretendieron imponer, sin éxito, estos postulados.

El 10 de abril de 1919, Zapata fue asesinado en la Hacienda de Chinameca (Cuautla), el mismo sitio en que se entrevistó con Madero en 1911. Fue víctima de una emboscada autorizada por el Presidente Venustiano Carranza, organizada por el general Pablo González y ejecutada por el coronel Jesús Guajardo. Esta traición causó una enérgica condena de la opinión pública y de gran parte de los propios sectores constitucionalistas.

El cadáver de Zapata fue llevado a Anenecuilco, y sus restos reposan actualmente en Cuautla, al pie de la estatua que allí le fue erigida.

El Caudillo Revolucionario Mejicano Emiliano Zapata fue considerado por sus enemigos un bandido, mientras que los campesinos y gran parte del pueblo elevaron su figura a la condición de héroe y mito revolucionario. Su vida ha inspirado innumerables leyendas y corridos populares.

A finales del siglo XX ; exactamente el 1 de enero de 1994: se presenta en México una rebelión armada en el estado de Chiapas integrada por indígenas dirigidos por una pequeña cúpula militar liderizada por un líder apodado Subcomandante Marcos.

Tenemos una historia rica en personajes heroicos que debemos conocer para sentirnos orgullosos de pertenecer a la América hispana que parió hombres muy valiente y entregados a su pueblo como Bolívar, Sucre, Zamora, San Martín, Sandino, Martí , Zapata, Villa y muchos más que enriquecen nuestra tradición de raza hispana.

 

Vistas: 76

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Martha Lidia Ferreira Fernández el agosto 24, 2012 a las 10:54am

Gracias por el aporte compañero !

Un raconto necesario, de principios revolucionarios, en un hombre contemporáneo de Lenin y la Revolución Bolchevique, que surge con principios de carácter nacionalista.

Debemos estudiar más nuestros antecesores y dejar para lo último la lectura de "revisionistas" con mirada norteña sobre el SUR.

Un gran abrazo revolucionario !