Cada vez más la derecha en este continente pierde terreno, sus intereses y manera de actuar repugnan y defraudan a los
pueblos.


Gracias al programa especial de la Televisión Cubana, pudimos dar seguimiento a una descripción conmovedora sobre la evacuación del presidente ecuatoriano Rafael
Correa, secuestrado en el hospital de Quito.


Disparos, bombas lacrimógenas, movimientos de tropas, de autos, asistencia a heridos y revelaciones de periodistas y presentes en el lugar de tan lastimoso hecho,
caracterizaron las desesperantes horas de secuestro del mandatario de Ecuador.


Muy oportuno el operativo de los miembros de las Fuerzas Armadas, quienes con valentía pusieron en juego sus vidas a favor de la tranquilidad y el orden de
la nación.


La llegada al Palacio de Correa, fue realmente un indescriptible acontecimiento, en medio de la alegría, del entusiasmo y en un clima verdaderamente tenso.


El presidente recordó que la sublevación, no fue más que un pretexto de algo que se viene orquestando por la derecha, algo que se ha denunciado con antelación,
pues las intensiones son evidentes: aplastar la Revolución.


Dijo Correa ante una multitud enardecida, ante su pueblo: “Hoy es un día de tristeza por la sangre derramada en vano y por el acto infeliz de traicionar a la
democracia ecuatoriana, por eso, debemos unirnos para vencer”.


Y hoy se consumó un triunfo importante, algo que ya pasa a los anales de la historia, como una de las victorias más importante de los latinoamericanos.

Vistas: 3

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución