Desaparezca la filosofía del despojo y habrá desaparecido la filosofía de la guerra.

“Desaparezca la filosofía del despojo y habrá desaparecido la filosofía de la guerra”.

Más de cinco décadas han transcurrido de aquel histórico discurso pronunciado por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 26 de septiembre de 1960, en las Naciones Unidas.
Luego de aterrizar en territorio norteamericano y hospedarse en el hotel destinado para los representantes cubanos, la gerencia del lugar le comunica a la delegación caribeña que, debe abandonar de inmediato la edificación. El Comandante Fidel Castro, en una visita al Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, protesta por las ofensas y groserías de las que son víctimas.
Pese a esta situación y como gesto de solidaridad, el propietario del Hotel Theresa, en al barrio de Harlem, les ofrece alojamiento. En él Fidel recibe alos presidentes Niñita Jrushxhov, de Rusia, al mandatario egipcio, además del primer indio y al dirigente Malcolm X.
Con su simbólico uniforme verde olivo, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana ofrece ese 26 de septiembre, ante representantes de todos los países del mundo su contundente discurso en la Asamblea General de la ONU.
Denuncia así la política agresora del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, demanda la devolución del territorio cubano ocupado ilegalmente por la Base Naval Yanqui en Guantánamo, y condena la explotación que ejercen los monopolios sobre millones de personas en todo el mundo.
Sin embargo al parecer los tiempos le han jugado una mala pasada a los países explotadores, muy a pesar de la actitud de gobiernos injerencistas, Cuba dirige por estos días la Conferencia de Desarme de las naciones Unidas, y como mismo se logró abolir la esclavitud nos queda la esperanza de eliminar de una vez y por todas el flagelo de la guerra y las desigualdades.
A los cubanos y cubanas también nos queda la esperanza de que, con una actitud consecuente de quienes tienen en sus manos la paz en el mundo, y sobre todo la ONU llegue alcanzar los verdaderos índices de democracia y no deje en manos de unos arrogantes y prepotentes Estados el poder absoluto del veto, lo que permite que con un NO de uno de ellos se eche abajo lo aprobado en asamblea por abrumadora mayoría.

Vistas: 11

Etiquetas: ., Fidel, Guerra, NuevaYork, ONU

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución