Por Pedro Hernández Soto

Todos hemos visto filmes y si no leído sobre los vampiros. Ha sido tema recurrente en episodios, thrillers, cuentos, historietas, noveletas y novelas. De ahí sabemos de sus miedos mortales a los crucifijos. Son muchas las escenas y pasajes donde uno de estos tenebrosos y depredadores personajes es derrotado cuando el atacado esgrime el símbolo universal de la religión cristiana.

Algo similar les sucede hoy a los monstruos de la política anticubana en los Estados Unidos. Tan solo han conocido sobre la autorización de visas a un grupo de intelectuales cubanos para participar en algunos eventos culturales en el norteño país y han atacado la posibilidad de que nuestra verdad se conozca por importantes académicos, escritores, profesores, poetas, historiadores y activistas por los derechos civiles.Los fines de la presencia de tales calificados directivos y realizadores en USA son, en total puridad, culturales.

Ya el doctor Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de la Habana y Embajador de Buena Voluntad de la ONU, presentó su conferencia en The Brookings Institution donde, además de calificar como irreversibles las reformas económicas impulsadas por el gobierno cubano, expresó que el momento, en la relaciones entre ambos países, es de apertura, de diálogo, de construcción. Y algo más, entre pronunciamientos muy importantes, fue que afirmó: “No estoy aquí accidentalmente sino buscando y trabajando en la dirección que considero correcta, de que salvados los derechos nacionales y nuestro culto ancestral a nuestra soberanía, se establezca una relación normal”.

La pataleta mayúscula de la mafia norteamericana se ha producido por la visa otorgada a Mariela Castro junto al médico Alberto Roque, para asistir del 23 al 26 de mayo en San Francisco, California, al 30 Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, institución científica conocida LASA (Latin American Studies Association), una importante agrupación profesional de investigadores e instituciones dedicados a estudios en la región. Mariela Castro es una relevante especialista (Master) en Sexualidad, licenciada en Educación, profesora universitaria, presidió la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad, es miembro del Comité Asesor de la Asociación Mundial de Salud Sexual y ha publicado decenas de libros.Ahora recién acaba de realizar con notable éxito, en la isla y con sede en Cienfuegos, la Jornada contra la Homofobia.

La directora del Centro Nacional de Educación Sexual cubano (CENESEX) se propone encontrarse con miembros de la comunidad de lesbianas, gay, transgéneros y bisexuales de San Francisco y brindar una conferencia en el Hospital General de San Francisco sobre la política de Cuba hacia los transexuales.

Los congresistas de origen cubano Robert Menéndez e Ileana Ross–Lehtinen, presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja, y Mauricio Claver-Carone, presidente del PAC U.S. Cuba Democracy, lideran las desaforadas protestas de la más recalcitrante derecha anticubana en Miami por la autorización a la presencia nuestros investigadores en tan importantes eventos en USA.

El extremo llegó hasta la interpelación -por la prensa manipulada- al Departamento de Estado, acerca de las causas por las cuales se le autorizó a Mariela la asistencia a tales eventos. El DE declinó tales explicaciones, solo refirió que eran asuntos confidenciales y que no existen prohibiciones expresas de negar visas a funcionarios cubanos.

¿Y cuál es el fundamento de esta reacción al intercambio entre científicos e intelectuales, cubanos y norteamericanos? Pues es bien sencillo amigo lector, es el terror a la verdad cubana, el terror a que los norteamericanos conozcan como se realizan en Cuba los cambios aprobados en el VI Congreso y la I Conferencia Nacional del Partido, como mejoran la economía y los servicios, el trabajo docente-educativo por desarrollar en el pueblo el estudio y el respeto de nuestra historia, la ascendente marcha de la restauración la Habana Vieja, el tratamiento por las instituciones políticas y de gobierno a las comunidades LGTBI y así muchas cosas más.

Y todas esas verdades, en las voces de nuestros actores de las actualizaciones en Cuba, tendrán tribunas en esos eventos e instituciones científicas. Y esos crucifijos de Cuba, esas verdades de Cuba, espantarán de nuevo a los vampiros cubanoestadounidenses.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución