La nueva línea estará produciendo a plena capacidad a mediados de este año.

Energía solar alumbra el ALBA

Ronald Suárez Rivas

Con la instalación de una línea productiva que multiplica por cinco la capacidad actual, Pinar del Río podrá incrementar a partir de este año la fabricación de paneles solares, destinados fundamentalmente a respaldar proyectos de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Al igual que la anterior, la nueva línea se inserta en la Empresa de Componentes Electrónicos Ernesto Che Guevara, cuyo papel ha sido decisivo en programas de electrificación rural en el país, y también en naciones como Venezuela y Bolivia.

Tras la ampliación, la fabricación de paneles en la industria pinareña —única en Cuba que produce este tipo de equipos, capaces de convertir la radiación solar en energía eléctrica— estará en condiciones de alcanzar anualmente hasta 10 megawatts pico (MWp) de potencia.

El control de la calidad es tema constante para una fábrica empeñada en asegurar su presencia en el mercado.


Ello significa un salto considerable en comparación con los 2 MWp que constituían la capacidad máxima de producción hasta ahora, dice el ingeniero Carlos Iván Cabrera, director adjunto de la Empresa.

"Tal crecimiento se debe a que la nueva línea posee un nivel superior de automatización, que incluye a la soldadura, un proceso realizado hasta el momento de forma manual."

Paneles a la carta

El papel de la Empresa pinareña ha sido decisivo en los programas de electrificación rural del país.

Sin nada que envidiarles a los manufacturados en otras partes del mundo, los módulos fotovoltaicos que salen de esta fábrica abarcan diferentes formatos (desde los 5 hasta los 160 watts) según la solicitud del cliente, y poseen garantía de larga vida. Se afirma que al cabo de los 20 años de explotación, mantendrán no menos del 90% de su potencia original.

"Siempre hemos tenido como prioridad la actualización tecnológica, según los parámetros internacionales, para asegurar nuestra presencia en el mercado", afirma Carlos Iván. Y como los números a veces dicen más que las palabras, explica que ello se traduce en que el 65% de los 70 000 paneles ensamblados históricamente han sido exportados hacia otros países, mientras la demanda crece continuamente.

"Tratamos de ser flexibles a los pedidos de los clientes y hacemos diseños a la orden para aplicaciones específicas, como las señalizaciones marítimas, que requieren sistemas con características muy particulares."

Precios más favorables, la posibilidad de ajustar los diseños, y sobre todo autonomía para llevar adelante proyectos sociales como los que han cristalizado en el marco del ALBA, son otras virtudes.

Energía hecha en Cuba

La Empresa de Componentes Electrónicos se estrenó en la fabricación de paneles solares en el 2001, con una capacidad máxima de 1 MWp y parte del equipamiento concebido por sus propios especialistas.

"Un conjunto de accesorios que integraron la primera línea de producción fue desarrollado por nuestros ingenieros y técnicos", recuerda Alberto Falcón, su director general.

Poco después tendría lugar el despegue definitivo, cuando la implementación del programa audiovisual en la educación exigía la electrificación de las escuelas de zonas intrincadas, adonde no era posible llegar con los tendidos. "La inmensa mayoría de los sistemas que se montaron en aulas y salas de televisión salieron de aquí", apunta.

"Con el tiempo, nuestra fábrica se ha ido adaptando a los cambios tecnológicos que se suceden a nivel internacional. Así, por ejemplo, incorporamos varios formatos de celdas solares."

También la maquinaria ha evolucionado, gracias en buena medida al aporte de sus especialistas, de cuyas manos han salido las líneas para la colocación de las cajas de interconexiones, la de conformación del encapsulado, la de tratamiento final...

Incluso, se espera en un futuro cercano poder confeccionar otros componentes de los sistemas fotovoltaicos, como el inversor y el regulador de carga solar. "En estos momentos se trabaja en la fase de diseño, con el propósito de sumarlos como elementos comercializables", asegura Falcón.

De esa manera, la producción alcanzará este año las 16 500 unidades y podría continuar creciendo en el 2010, algo que abre la posibilidad de que la luz del Sol ilumine las noches de quienes aún viven al margen de las bondades de la electricidad.


http://www.granma.cubaweb.cu/2009/02/25/nacional/artic03.html

http://snipurl.com/cm8nb

Vistas: 5

Etiquetas: 7mares, ALBA, Cuba, albada, alternativa, bolivariana, energía, solar

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Vilma Soto Bermúdez (7mares) el febrero 25, 2009 a las 2:30pm
Sí compa, vamos en marcha, poco a poco pero con buen ritmo.
Comentario de YAKELIN el febrero 25, 2009 a las 1:34pm
TODO VA MARCHANDO BIEN
GRACIAS POR ESTE INTERESANTE ARTICULO.