Comunicado del Sindicato Andaluz de Trabajadores

jueves, 9 de agosto de 2012

Comunicado del Sindicato Andaluz de Trabajadores

Dos compañeros del SAT ya han sido detenidos por orden del Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que había ordenado la detención de los activistas que participaron en las acciones de expropiación solidaria de alimentos de primera necesidad que se desarrollaron el pasado martes 8 de agosto en dos supermercados.

 
El Gobierno del PP y su Ministro de Interior obedece así a las exigencias de Juan Roig (dueño de Mercadona) y de Ignacio García Magarzo (presidente de ASEDAS, la patronal de las grandes superficies). Estos dos personajes que están al frente de un sector donde se respeta muy poco los derechos laborales han exigido "mano dura" contra el SAT. En realidad, les importa bien poco la cuantía de los alimentos recogidos que no llegan ni a la categoría legal de "hurto". Lo que les preocupa es que el ejemplo cunda, pues señala un camino, el de la rebelión.
El Sr. Ministro del Interior, miembro numerario del Opus Dei e hijo de militar franquista, piensa que "Dios es el gran legislador del Universo" y seguramente se sentirá como su brazo ejecutor en la tierra. No hay otra explicación a su orden de detener a los activistas.
Sin siquiera haberse presentado aún denuncia el ministro se erige en defensor de la "santa" propiedad y ordena el arresto sin que un juez haya abierto diligencias. Pero, ¿esto no era un Estado de Derecho donde hay separación de poderes? ¿Hemos vuelto al franquismo de la mano del Opus Dei?
Cuanta celeridad ha tenido Interior por unas cuantas cajas de leche y varios paquetes de garbanzos. Si se empleara así con los banqueros que han gestionado las "preferentes" o con los pésimos gestores de Bankia...
Con esta decisión, Fernández Díaz ha demostrado ser un buen sirviente de Dios, pero de su dios, el mercado.

Vistas: 12

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución