Colombia una vez mas de rodillas ante el imperio

Una vez mas el gobierno colombiano prueba su falta de compromiso y su poca voluntad de integración. La postura blandengue y de total sometimiento a la voluntad del imperio, le impidió tomar una decisión firme y determinante, sobre la participación de la hermana republica de Cuba en la famosa cumbre.  Colombia perdió una oportunidad gigantesca de afirmar su propia pertenencia e independencia en sus decisiones. Aquí en Colombia se presenta la noticia como un gesto muy noble de la parte del presidente Raúl Castro, quien, sencillamente asintió a la solicitud de Santos. La verdad fue que, de una manera muy táctica y practica, el gobierno cubano consintió en que se manejara la cosa de una manera muy discreta y que era mejor aceptar su no participación “por falta de consenso” cuando en realidad esta situación más bien provocaba lastima y que era mejor no alborotar las cosas. La reacción que tuvo el canciller cubano no demuestra sino dignidad y orgullo revolucionario, pues no se prestó para el juego de la hipocresía colombiana ni para el juego del sometimiento al imperio. El papel que ha jugado Colombia con la hermana republica de Cuba no ha sido sino un entramado de hipocresía y falsedad. No es la primera vez que Colombia le demuestra a Cuba la poca lealtad como nación latinoamericana. Colombia es un país que quiere continuar viviendo en su mediocridad, se complace en la corrupción y la injusticia pero quiere seguir siéndole fiel a sus amos. Que lastima da ver un estado tan arrodillado y sometido. A pesar de que el presidente Chávez le ha tendido la mano y le ha abierto las puertas de par en par, para que Colombia se integre en un proceso de desarrollo y de integración socialista, que es bueno, para cambiar la historia de Colombia y hacer definitivamente un país donde todos los colombianos tengamos igualdad de oportunidades y que la justicia sea el motor de la sociedad, los sucesivos gobiernos quieren que nunca se haga un cambio positivo que favorezca a todos y al país. A la postre las cumbres de las américas no son sino emanaciones políticas de la diplomacia de la OEA pagada en dólares. El ministerio de las colonias de USA llamado OEA y las cumbres de las Américas sirven exactamente para la misma cosa: seguir los dictámenes del imperio y obedecer fielmente sus directivas y lineamientos. Así es que no se ha perdido nada, ya que la OEA, las cumbres de las américas y la SIP son exabruptos salidos de la misma placenta imperial. Y quiéranlo o no, de acuerdo a como van las cosas y al proceso de integración socialista llevado por el presidente Chávez, Colombia y “otros países” de la región terminaran por “seguir el ejemplo que Caracas dio” como dice el hermoso himno de la patria de Bolívar! Que viva el presidente Chávez, larga vida y buena salud para Él! El proceso de integración socialista debe continuar y debe instalarse definitivamente en toda América Latina! Que viva Cuba y Venezuela pioneros de la verdadera independencia de nuestra America!

Vistas: 43

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución