Este 29 de marzo festejaremos el cumpleaños 80 de Bustos,(Mauricio, el Pelao, Pelado o Carlos que así también se nombró Ciro Roberto, para burlar un enemigo muy capaz) sus familiares en primer término, muchos de sus compañeros que lo aprecian sin reservas, sus amigos que lo queremos mucho y también, sin lugar a dudas, quienes lo quieren sin proclamarlo por alguna razón que no estoy en capacidad de comprender.

Yo recibí una colección virtual de pinturas de este Artista de la Plástica, que no ha dejado de ser guerrillero en su conducta ante la vida, y aun cuando no soy capaz de hacer una apreciación autorizada del mensaje que transmite el autor, he percibido en esos trazos fantásticos el amor a la vida, sensación de soledad y un muy delicado erotismo.

El hecho de que Ciro sea un excelente pintor le ha traído grandes problemas ante los que son incapaces de realizar un análisis inteligente y desprejuiciado de su trayectoria; hay detalles de tanta significación que es absurdo ignorarlos. O es mala intención.
El 19 de marzo de 1967, un mes antes de que Bustos fuera apresado por el enemigo, el Che describe en su diario que dos de los hombres de Moisés Guevara habían desertado, los bolivianos: Vicente Rocabado Terrazas y Pastor Barrera Quintana, así como que la policía había caído en la finca. El día 20 refiere que le han capturado un mensajero, el boliviano Salustio Choque Choque. Escribe el Che ese día: Todo da la impresión de un caos terrible.
El 10 de abril se produjo la muerte del primer combatiente, el cubano Jesús Suárez Gayol, que estaba situado al lado de Bustos y había sido advertido por Inti acerca de la peligrosidad de la posición que ocupaba. No fue posible hacer nada por preservarle la vida. Ese día Che describe detalles interesantes como que los prisioneros hechos por los guerrilleros habían declarado acerca de la ocupación del Campamento Central que no se había ocupado nada, sin embargo, la radio habló de fotos y documentos.
De aquellos años recuerdo vagamente que se habían encontrado fotos del Che y otros guerrilleros. No creo que para nadie la imagen del Che fuera desconocida ya en ese tiempo pues desde enero de 1959 su imagen empezó a recorrer el mundo.
Su anotación del 11 de abril concluye así:
Un periodista chileno hizo una narración pormenorizada de nuestro campamento y descubrió una foto mía, sin barba y con pipa. Había que investigar más como fue obtenida. Fin de la cita.
El día 19 de abril el Che describe como un presente griego el regalo que le hace la posta: un periodista inglés (George Andrew Roth) que impresiona con algunas cosas sospechosas.
El francés pidió al Che plantearle al Roth que los sacara de allí…Carlos aceptó de mala gana y yo me lavé las manos, escribió el Che. ¿Por qué Ciro aceptaría de mala gana? Ya todos sabemos quien era el presente griego.
El próximo 20 de abril al tiempo que yo festeje mi aniversario 65 estaré recordando también que ese día se cumplirán 43 años de la detención de Ciro Roberto Bustos y del inicio de lo que yo no acepto y no califico para no herir a nadie: atribuir a Ciro Roberto Bustos el estigma de traidor. Ya a Ciro no debe preocuparle mucho eso pues el tiene su conciencia tranquila pero ¿sus descendientes? Después de que haya desaparecido Bustos no creo elegante que nadie diga que es un Héroe. Digámoslo ahora. O nunca.
Ciro ha explicado de la manera más convincente el por qué de las pinturas y la imposibilidad de que con las mismas se pudiera servir al enemigo con una información que ya poseía.
Para mí Bustos fue más grande en prisión que cuando estaba viajando por varios países cumpliendo órdenes de su Jefe, o en las selvas luchando pues desde prisión preservó la vida de los combatientes que dependían de él en Argentina por ejemplo, ninguno de los cuales fue detenido ni molestado, salvando ese proyecto, según palabras suyas. Por otra parte no es posible pensar que el enemigo se enterara a través de la pintura realizada por Ciro que el Che estaba allí en Bolivia. Eso sólo puede ser ingenuidad o calumnia vil.
Hoy muchos de los que estaban implicados en el Proyecto Liberador viven gracias a que Ciro no habló…ni confirmó nada de los que estaban en prisión y él lo conocía muy bien. Para mí, reitero, el Ciro preso es más grande que el Ciro libre. Fue condenado, en un juicio espectacular, a 30 años y liberado en 1970 por el gobierno de Juan José Torres.
En los tiempos en que François Mitterrand ocupó la Primera Magistratura de Francia, Régis Debray otro detenido junto a Ciro, fue nombrado Asesor de la presidencia para temas relacionados con el Tercer Mundo y en el ejercicio de ese cargo visitó Cuba interesándose, por indicación presidencial y quizás por sugerencia del Departamento de Estado de Estados Unidos de Norteamérica, por el poeta inválido Armando Valladares, un preso contrarrevolucionario que no era ni poeta ni invalido pues estaba en silla de ruedas simulando invalidez.
Refiero el anterior detalle para decir que ojalá alguna vez Ciro Bustos pueda venir a Santa Clara a rendir homenaje a su antiguo Jefe y compañeros…seguro temblará pero de sana emoción. Si me fuera dado ese privilegio estaría a su lado, sabiendo que las manos de Ciro estrecharon las del Che y de sus compañeros y que en lo íntimo del corazón de este hombre que se acerca a los 80 años, hay muchas cosas del Che. Otra cosa deseo todavía: que en Cuba se publique El Che quiere verte, libro-testimonio de Ciro que Ignacio Ramonet muestra en la foto que encabeza estas notas: Ramonet es muy Amigo de Cuba…y de Bustos.

Vistas: 93

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución