o, odio y amor compitiendo...

...Chávez es un fenómeno electoral que, con la misma intensidad, enciende pasiones entre sus seguidores, y odios entre sus detractores… no existe el término medio… o se está con Chávez o se está contra Chávez...




Por: Jorge Mier Hoffman


La oposición venezolana es como un aluvión de votos que va y viene en cada proceso electoral. Despierta con el llamado de Chávez cuando el país entra en un torbellino de pasión, de uno y otro bando, para luego hibernar en la pesadilla de la frustración de no haber logrado su único objetivo: Chávez

Y en esa paradoja de buscar en el pasado la juventud perdida, la oposición ha envejecido de alma y espíritu, porque son 14 años de derrotas electorales; una tras otra, para luego volver al sueño hibernal en espera de un nuevo llamado de su único líder: Chávez

No es sarcástico decir que Chávez es el líder de la oposición… Ese aluvión de votos respetable por su cantidad y fundamentalismo ideológico, sólo responde al llamado: Chávez

Ninguno de los políticos de la oposición, tiene un discurso coherente, encendido y cautivante, para despertar ese aluvión que hiberna en el sueño de su pasado de privilegios, y que sólo se mueve cuando llama su único líder: Chávez

¡Y es por esta razón! que el clima de intolerancia y confrontación política, que existe en Venezuela, tiene un solo nombre: Chávez

Chávez es un fenómeno electoral que, con la misma intensidad, enciende pasiones entre sus seguidores, y odios entre sus detractores… No existe el término medio… O se está con Chávez o se está contra Chávez… Es el mensaje irreconciliable de cada campaña electoral, donde Chávez siempre sale victorioso, no así algunos de sus candidatos a Alcaldías y Gobernaciones, porque para seguidores y detractores, su líder es: Chávez

¡Y mientras la oposición! se comporta como un movimiento aluvional con un solo objetivo: Chávez… para los políticos opositores, ese caudal de votos no es un movimiento ideológico, sino un “chaleco Antivotos” que se quita y se pone cuando se pide prestado para un solo objetivo: Chávez

Salas Rômer se puso el “chaleco Antivotos” en las elecciones del 98… en el 2006 lo usó Manuel Rosales… y en el 2012 Capriles Radonski. En tres oportunidades, más el revocatorio, el “Chaleco Antivotos” no pudo frenar la arremetida de votos, porque afectos y detractores dijeron: Chávez

A diferencia de otros candidatos, Capriles lo tiró al piso como se lanza trapo sucio, puesto que, en lugar de llevar con hidalguía ese “Chaleco Antivotos”, los abandona para buscar una “chamba” como gobernador en Miranda, donde por cierto tampoco pudo frenar los votos de Chávez ¡Y por lo tanto! de seguro se lanzará a la alcaldía de Baruta cuando pierda también la Gobernación ¡Ojalá! que la oposición haya aprendido la lección y tenga la arrogancia de guardar su “Chaleco Antivotos” para una nueva oportunidad, cuando otro político oportunista salga del closet para usar esa prenda que tiene la oposición para enfrentar a su único líder: Chávez



Vistas: 18

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución