CaixaBank va por el mismo camino de Bankia

CaixaBank va por el mismo camino de Bankia


No se asusten, CaixaBank no es Bankia, algo muy parecido a lo que decían los ministros del gobierno anterior: “España no es Grecia”. Cierto, pero también es cierto que ambos países compartían la misma raíz del problema y el contagio era cuestión de tiempo. CaixaBank y Bankia comparten el experimento, ya que es la primera vez que las cajas de ahorros se transforman en bancos, y como todo ensayo no tiene garantizado el éxito. Además, había que añadir, al proceso legal de reconversión, que no se notara demasiado la pirula que les montaban a los nuevos accionistas al salir a Bolsa. Para coincidir con las semejanzas CaixaBank iba en solitario hasta que se emparentó, por intercambio de acciones, con Banca Cívica que agrupaba a las renqueantes cajas: Caja Navarra, CajaCanarias, Caja de Burgos y Cajasol. Este matrimonio puede ser de conveniencia en conexión con el de Bankia con Bancaja que se dice fue a punta de pistola. La captación de dinero, de eso se trataba la reconversión, era fundamental para poder seguir adelante dada la implicación de las cajas de ahorro con la otorgación de créditos en el sector inmobiliario. La locura de los banqueros iba paralela a su retribución personal con bonus y martingalas camufladas de todo tipo de prebendas que se extendía a los equipos directivos. Crecer era el objetivo y la expansión del crédito su instrumento a lo que se emplearon con tenacidad por la codicia de la desmedida retribución. ¿Hubiera sido lo mismo llamarle expansión crediticia que llamarle expansión de deuda? La expansión crediticia parece estar ligada a “favor que te hacen”, en cambio expandir deuda parece estar ligado a algo más purulento. La expansión monetaria, en masa, como se hizo no podía traer nada bueno, el dinero tenía que salir de alguna parte y toda su emisión esta sujeta en asignarle la deuda al banco que la solicita y en cascada expandir esta deuda entre la clientela. Ver ¿Sabes que todo el dinero que circula es deuda? No acaba aquí la cosa, una vez el dinero en manos de los clientes endeudados en cuanto lo mueven en el mercado y cae en manos de los bancos entra en escena el sistema fraccionario, un arte mágico de multiplicar el dinero. Ver Los bancos crean dinero de la nada.

No puedo resistir la tentación, a costa de desviar la narración, de dejar aclarado un asunto que los salvapatrias pregonan en cuanto cogen a alguien desprevenido, que la culpa de la desmesura es compartida entre los receptores del crédito y quienes lo otorgaron, los banqueros. El que recibe el crédito no lleva la cuenta de los otorgados por el banco, ni tiene porque llevarla, por lo contrario la entidad financiera está obligada. Es más, el Banco de España tiene un registro, la Central Informativa de Riesgos del Banco de España CIRBE –en otro momento hablaré con más detalle- donde figuran cada uno de los créditos otorgados por todos los bancos y cajas. El Banco de España tiene la obligación de controlar que no se estire más el brazo que la manga, Si en esto tan evidente, que lo veía cualquier españolito, como la construcción de obra pública y privada que surgía como setas desde una punta a otra de España han tratado de encubrirlo que será en otros ámbitos menos expuestos a la visión externa. ¿Nadie se preguntaba de donde salía el dinero? Algo gordo ha ocurrido en este país, ahora cuando la debacle se percibe salen voces del gobierno, para sacarse la culpa de encima, que el Banco de España no cumplió con su función supervisora. En la oposición, que tiene la obligación de control, sobre este asunto no abrieron la boca. Los sistemas de control están hechos unos zorros, El Banco de España, con la camarilla que rodea al poder en un océano de tiburones, es más un lobby que otra cosa. Desviada o no la narración viene al pelo para lo que anuncia el titular.

El poder económico, los bancos, se han intoxicado con su propia medicina, un brebaje que todo lo cura consentido por la autoridad de supervisión que ha ido rodando de legislatura en legislatura hasta llegar a ser una bola incontrolable producto de la acumulación de balances contables mentirosos, engaños estratosféricos, robos descarados y todo lo imaginable y más. Se ha llegado a tal extremo que ya no queda a quien engañar, excepto a los españoles mediatizados por una plaga de embusteros a su servicio. Se da la paradoja que mientras el presidente Rajoy anuncia en Chicago que seguimos en la Champions de Zapatero, casi al unísono el ministro de Guindos da la buena nueva de que Bankia recibirá 7.500 millones de euros que con los 4.465 millones  de la semana anterior al convertir un préstamo en capital resulta la bonita cifra de cerca de 12.000 millones de euros entregado por la patilla. Los de la vieja guardia pueden hacer la traducción a pesetas; dos billones. ¡Agua vaaa! Para esto si que hay dinero. Todo esto sin intervenir Bankia que está fuerte como un roble y ocultando que el pasado mes de febrero recibió 15.000 millones de euros del Banco Central Europeo con el aval del Estado. Veamos esta salud de hierro que disfruta esta entidad financiera que ha sido refugio, y lo sigue siendo, de toda una tropa de políticos, conocidos, amigos y parientes del Partido Popular que harán lo posible e imposible para enchufar la manguera del dinero antes de intervenir Bankia y tener que abrir en canal el cerdito de los caudales madrileños y alrededores.

Desde el mismo momento que nace la criatura y los administradores de Bankia evalúan el valor de las acciones estas salen al mercado con un descuento del 60% de su valor contable. Normalmente, para captar inversores parece lógico aplicar un descuento con el fin de hacer atractiva la emisión. En aquel momento su capitalización era de 6.500 millones y circulando en bolsa 3.100 millones, no obstante su valor en libros era de 12.000 millones. Una ganga o estaban dando gato por liebre. La Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España y los que tocan el violón tenían que alertar a los inversores, muchos de ellos convencidos en las propias oficinas de la caja de que sacaran sus ahorros de las cuentas a plazo y los volcaran en la adquisición de acciones, que según el director, los iba a hacer ricos. Este valor contable, el que figura en libros, de 12.000 millones no está ahí para hacer bonito, está ahí para aguantar el peso muerto que sostiene al Banco Financiero y de Ahorro la matriz de Bankia con el 45,3% de las acciones. Los auditores hasta ahora tragaban con todo pero se lo ven venir por la situación de sospecha de que no cabe nada más bajo las alfombras y sin tirar de la manta no están dispuestos a desaparecer otra vez camuflados con otro nombre del de Arthur Andersen. El mes pasado, último para que el auditor Deloitte presentara su informe se salieron con la excusa que precisaban más tiempo. A nadie se le puede escapar lo que ocurre realmente, se trata que, el auditor, no quiere firmar el informe de cuentas. Ningún auditor se planta por una u otra salvedad que puede dejar reflejada en su informe.

Se trata de lo siguiente, visible y que cae por su propio peso relacionado con el derrumbe del valor de la entidad financiera. Los 12.000 millones que hacían falta para aguantar sobre el papel a Bankia se han vuelto frágiles en cuanto han enseñado el culo y mostrado sus vergüenzas al escrutinio del mercado de valores. La apuesta, en forma de ruleta rusa, que con una salida a precio de ganga las acciones iban a remontar hasta posiciones sostenibles próximas al valor en libros ha resultado fallida. A los estrategas les ha salido mal del todo. En lugar de subir se han derrumbado con estrépito. La capitalización bursátil, lo que el mercado dice que vale Bankia se acercaba, peligrosamente, a los 2.000 millones una distancia de 10.000 millones del valor contable. Ningún auditor, ni harto de vino es capaz de firmar una insensatez de tamaño calibre por lo que el gobierno, como primo de Zumosol de Bankia, ha salido a su rescate por la cuenta que le trae. Se ha actuado en todos los frentes, incluso en una descarada compra masiva de acciones para parar la sangría de ventas y alejar a los depositantes de las oficinas para reclamar su dinero. Las cajas de ahorros, en cuanto han tenido que sacar a pasear los balances contables se les han visto sus miserias y el engaño que contenían. Los bancos más de lo mismo, aunque con más tradición inflando sus acciones en bolsa para según ellos proporcionar “más valor al accionista”. Sin ir más lejos, el Santander y el BBVA tienen un valor en libros de más del doble de su valor en bolsa. Otros bancos extranjeros, afectados por la deuda griega y española, también están en esta situación. Mal de muchos, consuelo de tontos.

Un banco con la salida inoportuna de su presidente, con el auditor negándose a firmar el informe de cuentas anuales, con un desplome del valor de las acciones, con rumores a cual peor, sin cobertura de garantía por FGDB que está desfondado, era lógico que los depositantes se pusieran de los nervios y retiraran el dinero de sus cuentas. El banco se enorgullece de la resistencia numantina de sus empleados en entregar el dinero a sus clientes acompañado con un gasto de saliva considerable y la convicción de que las vacas vuelan. La dirección minimiza los retiros de fondos y afirma que habían emitido, unos días antes, cédulas hipotecarias dirigidas al BCE por 2.000 millones de euros para parar la posible avalancha de clientes reclamando en efectivo su dinero. Mentira, he comprobado en la CNMV el registro de emisiones que deben de tener un número de ISIN y no consta ninguno desde hace meses. Si mienten en esto también pueden mentir en una supuesta sangría que afecta a las disposiciones. El dinero lo sacan de otro sitio que les ha enchufado la manguera. Dicho de otra manera; el retiro de fondos continúa.

La Caixa asegura que tú eres la estrella.

La Caixa, desde los inicios de su expansión, ha tenido en su ADN el espíritu empresarial, pero no aquel saludable y honesto en apoyo de la industria y el comercio. No, el de la Caixa tenía más altos vuelos y la vista fija en las grandes empresas, sobre todo aquellas en que los ciudadanos están atrapados y que se nos vende como de servicio público al suministrar los servicios básicos, agua, gas, electricidad, carburantes e incluso autopistas. Su ADN está contaminado por una radiación nuclear revertido  en obsesión al añadir a la cuota de la hipoteca una retahíla de gastos familiares en una escalada que no tiene fin. Este espíritu empresarial, en su faceta más dañina por lo de especulativa, se puso de manifiesto una vez que con los recursos proporcionados, por su posición de privilegio, se hizo con el control de importantes empresas con consumidores atrapados. Luego, las concentro en una empresa participada que llamó Criteria. Un invento de categoría que aprovechando su amplia red de oficinas y de clientes, muchos de ellos condicionados, les colocó acciones de Criteria e irrumpió en Bolsa con un paquete de acciones de varias de las sociedades que ya cotizaban en ese mismo mercado de valores. El invento tenía de maravilloso que la Caixa controlaba los consejos de administración de estas privilegiadas empresas y el dinero lo habían puesto otros “inversores” diseminados por su amplia red de clientes con cuenta en la entidad financiera. Cuando las cosas se pusieron feas y se tuvieron que reconvertir las cajas en bancos, La Caixa ya tenía una parte del camino andado. CaixaBank tomo el relevo en Bolsa de su antecesora Criteria, y la Caixa quedó como matriz al traspasarle el negocio bancario.

Si fuera un chiste del fallecido Eugenio empezaría diciendo ¿Saben aquel que parte y reparte y se lleva la mejor parte? Pues en el reparto de activos entre banco y caja, es decir entre Caixabank y la Caixa, que se reconvertía en una fundación, fue de chiste por decirlo de la mejor manera. Caixabank se llevaba el negocio bancario y la Caixa se quedaba con el “negocio” inmobiliario además de sufragar la Obra Social con los fabulosos beneficios que le iban a reportar la participación accionarial en el banco. Lo de negocio inmobiliario todo el mundo lo ha entendido, a la fundación que tiene que sostener la Obra Social se le deja con la patata caliente del tocho devaluado. No obstante la cúpula directiva saca pecho de la astracanada cometida y fanfarronea que son los mejores gestores del mundo mundial. A todo ello, con el consentimiento del Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores CNMV y lo más sorprendente con la aprobación y aplauso de los nacionalistas catalanes que se llenan la boca en su cansino proselitismo que lo primero es Catalunya. Dime de que presumes y te diré de qué careces. Vamos al grano y apreciemos los paralelismos entre CaixaBank y Bankia.

CaixaBank salió a Bolsa con un valor en libros de 20.600 millones de euros y colocó sus acciones con un ligero descuento, nada comparable al de Bankia. Aquí voy a referirme a un aspecto que deliberadamente, por no repetir, he dejado de mencionar en la anterior parte relativa a Bankia, se trata del modelo de transformación de caja a banco que se ha institucionalizado. El dividir en dos partes, en la que una se lleva el negocio bancario y la otra queda en un disimulado “banco malo” resulta factible si todo marcha sobre ruedas. De lo contrario el carromato se precipita por el abismo, o lo que es lo mismo, al “banco malo” le queda toda la chatarra valorada a precio de oro sostenida por el valor de las acciones de la parte que se lleva el negocio bancario. Las circunstancias no animan y los tiempos se han vuelto convulsos y la prueba de fuego de la aceptación del valor contable por los inversores en Bolsa no ha sido coincidente. Si las cosas no empeoran, tan sólo que se mantengan así es una debacle. La cotización del pasado 18 de este mes CaixaBank cotizó a 2,20 euros la acción que multiplicado por 3.840.103 (x1000) acciones emitidas resulta una capitalización bursátil de 8.448 millones, una distancia abismal con su valor en libros de nada menos de 12.152 millones de euros. No se trata de hacer elucubraciones tan sólo la cuenta de la vieja. La acción ha perdido más del 50% de su valor contable y el auditor Deloitte, el mismo de Bankia para mayor coincidencia, tendrá que recordar a los administradores de Caixabank, si persiste esta cotización, que están en quiebra técnica según la legislación vigente, y que tienen que reponer los fondos propios que se han ido al cielo, más aún cuando se trata de un banco con depósitos.

http://ataquealpoder.wordpress.com/2012/05/22/caixabank-va-por-el-m...

Vistas: 48

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución